Li­cor ca­fé

Por Ma­nuel Jabois -

GQ (Spain) - - Eventos -

ró en 15 eu­ros y que la reali­dad pu­so en 90: no ol­vi­de­mos en su des­car­go que el al­cal­de de Or­ti­guei­ra le pa­ga­ba las co­pas a Po­cho­lo en Ibi­za con bi­lle­tes de 500 co­mo si fue­sen de cin­co (si­gue cir­cu­lan­do el ví­deo por You­tu­be co­mo si no hu­bie­se un ma­ña­na). Mien­tras no ba­ja­ba al co­che a pro­bar su acu­sa­ción, la dipu­tada del PP se que­dó en el Par­la­men­to ha­blan­do de la siem­bra de fre­so­nes en la al­dea de los pi­tu­fos. No hay prue­bas de que se pu­sie­se co­lo­ra­da, por­que es­ta gen­te es­tá muy en­tre­na­da, pe­ro se­gu­ro que no le hu­bie­ra di­cho que no a un buen Chi­vas.

Así fue co­mo el mi­ni­bar se des­pren­dió de su au­ra eli­tis­ta y pa­só a ser pu­ra mer­can­cía po­lí­ti­ca con re­sul­ta­dos desas­tro­sos. Aho­ra, ca­da vez que me ten­go que hos­pe­dar en un ho­tel, no so­lo no me ale­gro por­que ha­ya mi­ni­bar, sino que lla­mo a un pe­ri­to pa­ra que lo va­lo­re, y si el cos­te es ma­yor de 15 eu­ros re­cla­mo que me lo qui­ten de las ma­nos. No por al­coho­lis­mo, sino por­que uno nun­ca sa­be cuán­do pue­de ser vi­ce­pre­si­den­te de un go­bierno: ya no es su­fi­cien­te con bo­rrar los tuits, tam­bién es ne­ce­sa­rio evi­tar te­ner a mano una bo­de­ga por­tá­til. Y así, su­pri­mien­do ex­ce­sos, has­ta con­ver­tir la po­lí­ti­ca en la pro­fe­sión más arries­ga­da es­té­ti­ca­men­te del mun­do.

"… por­que no ha­bía na­die co­mo King Kong. No ha­bría ja­más ga­lán más al­to, ni más os­cu­ro: la Bes­tia era in­mor­tal"

Ima­gi­na cuán­tas bo­te­lli­tas po­drías com­prar con 6.000 eu­ra­zos… Uno ya no sa­bría si tie­ne un co­che con mi­ni­bar o un bar con rue­das.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.