TECNÓFILO ES­CÉP­TI­CO

Por Na­cho Pa­lou -

GQ (Spain) - - Eventos -

y bu­los de in­ter­net, coin­ci­de en el ar­gu­men­to de que aho­ra hay más per­so­nas que se con­si­de­ran ce­le­bri­da­des de­bi­do a que "el pa­no­ra­ma del en­tre­te­ni­mien­to ac­tual abar­ca múl­ti­ples ca­na­les y pla­ta­for­mas". Aña­de ade­más que hay un nú­me­ro ma­yor de me­dios in­for­man­do "con in­ten­si­dad" so­bre ca­da una de esas muer­tes: "Sen­ci­lla­men­te, es un te­ma que atrae a mu­chos lec­to­res".

Cuan­do la muer­te de un fa­mo­so em­pie­za a re­co­rrer las re­des so­cia­les, mu­chos creen es­tar sien­do los pri­me­ros en en­te­rar­se y se apre­su­ran a com­par­tir­lo, nor­mal­men­te sin con­tras­tar la in­for­ma­ción, aun­que en el fon­do el de­ce­so del per­so­na­je en cues­tión no les en­tris­tez­ca de­ma­sia­do. A eso se su­ma que las re­des so­cia­les fa­ci­li­tan la di­fu­sión de un sen­ti­mien­to fu­gaz que an­tes se ha­bría que­da­do en el co­ra­zón de ca­da uno, lo que acre­cien­ta un to­rren­te de la­men­tos que mag­ni­fi­ca ca­da pér­di­da. Sin ol­vi­dar que las re­des acer­can a los fa­mo­sos al pú­bli­co y dan vi­si­bi­li­dad a ce­le­bri­da­des que en otro tiem­po ha­brían si­do ol­vi­da­das mu­cho an­tes de mo­rir; y, por en­de, su muer­te ha­bría pa­sa­do más inad­ver­ti­da.

En 2016 tam­bién mu­rie­ron Brit­ney Spears y la rei­na Isa­bel de In­gla­te­rra, aun­que so­lo ocu­rrió en el ci­be­res­pa­cio y du­ran­te el tiem­po que los in­tere­sa­dos tar­da­ron en des­men­tir­lo. 2016 no pu­do des­men­tir te­ner un ape­ti­to es­pe­cial por los fa­mo­sos ni evi­tar pa­sar a la his­to­ria co­mo "el año del que no ha­bla­mos", aun­que sea en una ti­ra có­mi­ca que apa­re­ce en in­ter­net.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.