'il ri­torno'

El nue­vo di­rec­tor ar­tís­ti­co de ER­ME­NE­GIL­DO ZEG­NA ha vuel­to a ca­sa con to­dos los ho­no­res y con el man­da­to de rein­ven­tar un se­llo cen­te­na­rio. Tras cin­co años de exi­lio vo­lun­ta­rio en Pa­rís, la fir­ma que le vio cre­cer co­mo di­se­ña­dor ha con­clui­do que jun­tos es

GQ (Spain) - - Gq Style Alessandro Sartori - Por: IÑA­KI LA­GUAR­DIA El hi­jo pró­di­go ha vuel­to a ca­sa.

En no­viem­bre de 2015 re­ci­bió el pre­mio Hom­bre GQ del Año al Me­jor Di­se­ña­dor y, unos me­ses des­pués, en fe­bre­ro de 2016, Er­me­ne­gil­do Zeg­na anun­ció su fi­cha­je pa­ra di­ri­gir las tres lí­neas de la ca­sa. Tal vez por eso, en ho­nor a ese trián­gu­lo que tan bue­na suer­te le ha traí­do en el pa­sa­do, Ales­san­dro Sar­to­ri (Bie­lla, Ita­lia, 1966) ha he­cho un hue­co en su apre­ta­da agen­da pa­ra con­ce­der­nos su pri­me­ra en­tre­vis­ta en Es­pa­ña tras el ri­torno a la em­pre­sa ita­lia­na en el mes de ju­nio. Des­de su nom­bra­mien­to no ha pa­ra­do de tra­ba­jar: ha uni­fi­ca­do el dis­cur­so de las tres mar­cas de la fir­ma (Er­me­ne­gil­do Zeg­na, Er­me­ne­gil­do Zeg­na Cou­tu­re y Z Zeg­na) y ha lan­za­do la cam­pa­ña De­fi­ning Mo­ments. Cie­rra así –por el mo­men­to– el círcu­lo de una vi­da pro­fe­sio­nal li­ga­da a la com­pa­ñía des­de su gra­dua­ción en la es­cue­la de di­se­ño, en 1989 –tras desem­pe­ñar en ella di­ver­sas la­bo­res, des­de 2003 has­ta 2011 di­ri­gió la lí­nea Z Zeg­na, jus­to an­tes de asu­mir la di­rec­ción crea­ti­va de Ber­lu­ti, en Pa­rís–. Hoy, de vuel­ta en ca­sa, ha pues­to los dien­tes lar­gos a quie­nes con­fían en el ta­len­to de es­te geek de la mo­da mas­cu­li­na al que le pier­de ha­cer vir­gue­rías con los te­ji­dos.

GQ: A. S.: Es­toy muy fe­liz, la ver­dad. Es­te ha si­do un año re­don­do pa­ra mí. Er­me­ne­gil­do Zeg­na es una gran ca­sa que dis­po­ne de una es­truc­tu­ra ple­na­men­te in­te­gra­da y eso pa­ra un di­se­ña­dor es fun­da­men­tal, pues cu­bre to­das sus ne­ce­si­da­des. Lo más in­tere­san­te de es­ta eta­pa es el equi­po: te­ne­mos ener­gía, so­mos jó­ve­nes y nos so­bran las ideas. GQ: ¿Por qué crees que te ofre­cie­ron el pues­to? ¿Te echa­ban de me­nos? A. S.: Creo que fue una de­ci­sión es­tra­té­gi­ca. Nun­ca les pre­gun­té cuán­ta gen­te ha­bían en­tre­vis­ta­do an­tes de mí, sim­ple­men­te les de­bió de con­ven­cer la idea de in­te­grar las tres mar­cas de Er­me­ne­gil­do Zeg­na en una so­la fir­ma, es de­cir, la po­si­bi­li­dad de con­tar una so­la his­to­ria a tra­vés de tres co­lec­cio­nes que com­par­ten el mis­mo uni­ver­so crea­ti­vo: una tríada con la mis­ma pa­le­ta de co­lo­res y la mis­ma es­tra­te­gia co­mer­cial. De es­ta ma­ne­ra se pue­de di­bu­jar una so­la si­lue­ta, una so­la ima­gen de mar­ca. En de­fi­ni­ti­va, creo que lo que les con­ven­ció de mí fue la idea ge­ne­ral que yo te­nía so­bre la mar­ca. GQ: ¿Cuá­les son las di­fe­ren­cias fun­da­men­ta­les de las tres lí­neas de la mar­ca y qué tie­nen en co­mún? A. S.: Ca­da una de ellas tie­ne su ti­po de clien­te, pe­ro al mis­mo tiem­po ese clien­te pue­de com­prar in­dis­tin­ta­men­te cual­quie­ra de las co­lec­cio­nes. Y es­to an­tes no ocu­rría, por­que la ins­pi­ra­ción de las co­lec­cio­nes

y la pa­le­ta de co­lo­res eran di­fe­ren­tes. Aho­ra to­das com­par­ten dis­cur­so e ins­pi­ra­ción. Lo que cam­bia son las pro­por­cio­nes y la es­té­ti­ca. GQ: Ha­ce un mes ce­le­bras­te tu pri­mer des­fi­le, don­de pre­sen­tas­te la colección Craf­ted Mo­der­nity. Nun­ca ha­bía­mos vis­to pro­pues­tas tan he­te­ro­do­xas en la sas­tre­ría de Er­me­ne­gil­do Zeg­na. A. S.: La con­ta­mi­na­ción cru­za­da en­tre la sas­tre­ría y la mo­da de­por­ti­va, a tra­vés de los pro­pios pro­duc­tos o las si­lue­tas, es la ba­se de es­ta colección. Me gus­ta de­fi­nir es­te con­cep­to co­mo cou­tu­re out­door o tai­lo­ring spor­ts­wear. Nues­tros clien­tes via­jan mu­cho y no tie­nen una edad o es­ti­lo con­cre­tos. Son ja­po­ne­ses, ame­ri­ca­nos, es­pa­ño­les o chi­nos; y to­dos ellos com­par­ten el de­seo de ofre­cer una ima­gen que sea cohe­ren­te con su per­so­na­li­dad. Son hom­bres que han de­ja­do de per­se­guir el cli­ché del es­ti­lo glo­ba­li­za­do y bus­can al­go que pue­dan ha­cer su­yo. Les gus­ta com­bi­nar sas­tre­ría con cal­za­do de­por­ti­vo o cha­que­tas de fin de se­ma­na con za­pa­tos de ves­tir. Es­ta idea es la pun­ta del ice­berg de la es­tra­te­gia de in­te­gra­ción que quie­ro apli­car en ade­lan­te.

So­bre el tan co­men­ta­do see now, buy now o ven­ta di­rec­ta de las co­lec­cio­nes des­pués de su pre­sen­ta­ción en pasarela, Sar­to­ri no ex­hi­be un mie­do cer­val al res­pec­to ni tam­po­co mues­tra un gran en­tu­sias­mo. Se in­cli­na por una ter­ce­ra vía. En las dos se­ma­nas que si­guie­ron a su des­fi­le de enero, el ita­liano ofre­ció la po­si­bi­li­dad de ad­qui­rir 15 looks de la colección bajo de­man­da y a me­di­da. La de­ci­sión, iné­di­ta en la his­to­ria de la com­pa­ñía, bus­ca­ba sa­tis­fa­cer los de­seos de in­me­dia­tez de su clien­te­la sin ape­nas al­te­rar la es­tra­te­gia co­mer­cial. GQ: ¿Por qué de­ci­dis­te ofre­cer la po­si­bi­li­dad de com­prar al­gu­nos looks de la colección des­pués del des­fi­le? A. S.: Es muy im­por­tan­te man­te­ner una re­la­ción flui­da con el clien­te y dar­le la opor­tu­ni­dad de cons­truir su pro­pio ar­ma­rio. Pa­ra lo­grar es­te ob­je­ti­vo, na­da me­jor que el ma­de to mea­su­re. To­dos los pa­tro­nes de la colección los he­mos he­cho no­so­tros, así co­mo la for­ma­ción de los sas­tres que han tra­ba­ja­do con nues­tros con­su­mi­do­res. GQ: Aho­ra que el street­wear do­mi­na el dis­cur­so de la mo­da mas­cu­li­na, ¿tie­ne al­gún sen­ti­do to­do es­te mi­mo ar­te­sano? A. S.: Cla­ro que sí. La in­fluen­cia del street­wear afec­ta so­bre to­do a los es­ti­lis­mos, no tan­to a los te­ji­dos. De to­das for­mas, ten­go la con­vic­ción de que aque­llo que co­no­ce­mos co­mo cou­tu­re mas­cu­lino ya no tie­ne que di­ri­gir­se ex­clu­si­va­men­te al mun­do de la sas­tre­ría, sino tam­bién al cal­za­do, a la ro­pa de­por­ti­va, etc. Sin ir más le­jos, ha­ce cin­co años im­pe­ra­ba una vi­sión mu­cho más clá­si­ca. Por el con­tra­rio, yo de­fien­do un pro­ce­der más jo­ven y fres­co a la ho­ra de acer­car­se al cou­tu­re, con una vo­ca­ción eter­na y con la pren­da co­mo pro­ta­go­nis­ta. GQ: ¿Crees que los mi­llen­nials apre­cian es­ta for­ma de en­ten­der el lu­jo? A. S.: De al­gu­na ma­ne­ra, ya lo ha­cen. La sor­pren­den­te ju­ven­tud de al­gu­nos de los clien­tes que se in­tere­sa­ron por los looks que pu­si­mos a la ven­ta des­pués del des­fi­le de enero fue muy elo­cuen­te. Con el fin de co­no­cer­los me­jor, voy a es­ta­ble­cer un diá­lo­go con ellos en el mar­co de la ini­cia­ti­va De­fi­ning Mo­ments.

Sar­to­ri se re­fie­re al gran pro­yec­to de la nue­va eta­pa, una cam­pa­ña co­mún a las tres lí­neas de Er­me­ne­gil­do Zeg­na que pre­ten­de per­pe­tuar­se a lo lar­go de va­rias tem­po­ra­das. Su pri­me­ra en­tre­ga, com­pues­ta

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.