MO­DA BOHE­MIA EN MO­VI­MIEN­TO EL RE­NA­CER DEL AVE FÉ­NIX BELLEZA LA SÍN­TE­SIS DE SU MUN­DO

La pri­ma­ve­ra que ha ima­gi­na­do Trus­sar­di rin­de un ho­me­na­je a las múl­ti­ples iden­ti­da­des del hom­bre. Del in­tros­pec­ti­vo ar­tis­ta que vis­te co­mo un dan­di al eje­cu­ti­vo que no te­me lle­var tra­jes es­tam­pa­dos, los jue­gos de co­lo­res y la ex­pe­ri­men­ta­ción de los te­ji­do

GQ (Spain) - - Gq Style -

Las me­jo­res ca­sas de mo­da ita­lia­nas no son em­pre­sas nor­ma­les don­de los em­plea­dos tra­ba­jan y sus em­plea­do­res pa­gan im­pues­tos y nó­mi­nas: sue­len ser ne­go­cios fa­mi­lia­res don­de las de­ci­sio­nes se dis­cu­ten con in­ten­si­dad y los hi­jos en­mien­dan la pla­na a los pa­dres cuan­do es­tos ce­den sus po­de­res. Pe­ro si al­go las ca­rac­te­ri­za y las ha­ce úni­cas es su pre­dis­po­si­ción a las his­to­rias de pe­lí­cu­la, en oca­sio­nes de­ma­sia­do trá­gi­cas.

Así, el fun­da­dor de Blu­ma­ri­ne mu­rió aplas­ta­do por un ele­fan­te afri­cano y Vit­to­rio Mis­so­ni pa­só a me­jor vi­da tras la caí­da de su avio­ne­ta. A Gian­ni Versace y a Mau­ri­zio Guc­ci los acri­bi­lla­ron a ba­la­zos, y Ni­co­la Trus­sar­di y su hi­jo Fran­ces­co fue­ron víc­ti­mas de sen­dos ac­ci­den­tes de trá­fi­co en la mis­ma au­to­pis­ta. Los fa­lle­ci­mien­tos de es­tos úl­ti­mos, se­pa­ra­dos por un lap­so de cua­tro años, ca­si aca­ba­ron con la mam­ma, Ma­ria Lui­sa Ga­vaz­ze­ni, hoy pre­si­den­ta de la com­pa­ñía.

Des­de en­ton­ces, las rien­das de la fir­ma del le­brel (el lo­go de la ca­sa) las lle­van la ma­dre y los her­ma­nos más jó­ve­nes, To­ma­so y Gaia, con­se­je­ro de­le­ga­do y di­rec­to­ra crea­ti­va, res­pec­ti­va­men­te. Es es­ta, la ar­tis­ta de la fa­mi­lia, la res­pon­sa­ble de dar for­ma a la nue­va per­so­na­li­dad de es­ta mar­ca de lu­jo cen­te­na­ria: "Mi tra­ba­jo con­sis­te en man­te­ner, por un la­do, la vi­gen­cia de los có­di­gos de la fir­ma y, por otro la­do, ac­tua­li­zar su iden­ti­dad sin per­ver­tir el ar­ma­zón es­té­ti­co que la sus­ten­ta", ex­pli­ca. "Mu­chas ve­ces los di­se­ña­do­res sue­len ser víc­ti­mas de su pro­pia crea­ti­vi­dad o de las ten­den­cias, pe­ro hay que tra­tar de en­con­trar un equi­li­brio y con­se­guir que aque­llo que se con­si­de­ra tra­di­cio­nal o ele­gan­te pue­da ser vis­to tam­bién co­mo al­go jo­ven y mo­derno".

En sus ma­nos se en­cuen­tra una em­pre­sa pre­sen­te en más de me­dia do­ce­na de paí­ses que, ade­más de di­se­ñar prêt-à-por­ter fe­me­nino y mas­cu­lino, ven­de pan­ta­lo­nes va­que­ros, or­ga­ni­za con­cier­tos en di­rec­to y crea (y re­edi­ta) fra­gan­cias: "Mi ma­yor de­seo es crear pie­zas icó­ni­cas que sir­van pa­ra am­bos se­xos, pe­ro no es fá­cil ha­cer­lo por­que el mer­ca­do no es­tá to­da­vía pre­pa­ra­do pa­ra ello. No obs­tan­te, den­tro de unos años to­do es­to se­rá una reali­dad". Gaia, que cuan­do era una vin­tea­ñe­ra lle­gó a po­sar co­mo ima­gen de la fir­ma, tie­ne mu­chos pla­nes de fu­tu­ro. Y muy am­bi­cio­sos. Sa­be que la vi­da pue­de ser un sue­ño y tam­bién una pe­sa­di­lla. Por si aca­so, es­te ave fé­nix no pier­de el tiem­po.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.