¿A qué hue­le es­te des­pa­cho?

PLAN­TA E Tan im­por­tan­te es lo que se ve (mue­bles de di­se­ño, ele­men­tos de­co­ra­ti­vos del es­cri­to­rio…) co­mo lo que se hue­le. Crée­nos: es ho­ra de per­fu­mar tu lu­gar de tra­ba­jo.

GQ (Spain) - - Gq Business -

El ol­fa­to es el sen­ti­do con ma­yor po­der evo­ca­dor. Es­tu­dios del Sen­se of Smell Ins­ti­tu­te in­di­can que los hu­ma­nos so­mos ca­pa­ces de re­cor­dar el 65% de las co­sas que ole­mos in­clu­so has­ta un año des­pués (por el con­tra­rio, se nos ol­vi­da la mi­tad de lo que ve­mos en tan so­lo cua­tro me­ses). Es de­cir, pien­sa que cuan­do re­ci­bas a un clien­te le vas a en­trar por los ojos –a tra­vés del mo­bi­lia­rio– pe­ro te va a re­cor­dar por la na­riz. Pa­ra bien… o pa­ra mal.

Co­mo pre­ci­sa­men­te que­re­mos evi­tar es­te se­gun­do su­pues­to, te re­co­men­da­mos es­tos por­ta in­cien­sos de Ha­cien­da Wa­re (ins­pi­ra­dos en las pi­pas de ba­rro que se usa­ban en la an­ti­güe­dad) que apor­tan aro­ma y di­se­ño. Ya sa­bes: la pri­me­ra im­pre­sión, aun­que in­tan­gi­ble, es la que cuen­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.