Es­te mu­ro me sue­na

Gra­cias a su es­pe­cial di­se­ño, las pa­re­des del cen­tro cul­tu­ral Stu­dio Bell am­pli­fi­can el so­ni­do. Y muy bien, por cier­to.

GQ (Spain) - - Gq Zoom -

Ac­túa co­mo si fue­ra un ins­tru­men­to más. O ca­si. Al me­nos esa era la idea. Por­que al con­tra­rio que la ma­yo­ría de las sa­las de con­cier­tos, edi­fi­ca­das pa­ra evi­tar que se es­ca­pe el so­ni­do de su in­te­rior, la fa­cha­da del Stu­dio Bell, la nue­va se­de del Cen­tro Na­cio­nal de Mú­si­ca de Ca­na­dá (ubi­ca­do en Cal­gary, en la pro­vin­cia de Al­ber­ta), ha si­do di­se­ña­da por Allied Works Ar­chi­tec­tu­re pa­ra am­pli­fi­car en los pa­si­llos y ga­le­rías del com­ple­jo las pie­zas y me­lo­días que se in­ter­pre­tan den­tro de la cá­ma­ra prin­ci­pal. Las 220.000

bal­do­sas de te­rra­co­ta re­ves­ti­das con fi­bra de vi­drio que con­for­man la cons­truc­ción fue­ron mo­de­la­das di­gi­tal­men­te y ali­nea­das con un pro­pó­si­to muy con­cre­to: ac­tuar co­mo una suer­te de ca­jón de re­so­nan­cia, un po­de­ro­so y es­té­ti­co al­ta­voz que di­fun­de mú­si­ca por ca­da re­co­ve­co del edi­fi­cio. Así, has­ta las jun­tas de di­la­ta­ción se en­san­cha­ron o es­tre­cha­ron en de­ter­mi­na­das zo­nas –en fun­ción de la pre­su­mi­ble po­si­ción de la or­ques­ta– pa­ra ab­sor­ber, sua­vi­zar o amor­ti­guar ca­da par­ti­cu­la de so­ni­do. ¡Mú­si­ca, maes­tro!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.