Sin PREMEDITACIÓN

El es­cri­tor Bruno Ruiz-ni­co­li ase­gu­ra que el es­pa­cio con­di­cio­na lo que ha­ces, por eso en el des­pa­cho de su ca­sa ma­dri­le­ña se ro­dea de las co­sas que más le gus­tan.

GQ (Spain) - - Deco -

Su as­cen­den­cia ita­lia­na y su for­ma­ción en His­to­ria del Ar­te se ha­cen no­tar en ca­da rin­cón de la ca­sa de Bruno Ruiz­ni­co­li, en el Ba­rrio de Sa­la­man­ca de Ma­drid. "Me gus­tó por­que con­ser­va­ba la dis­tri­bu­ción ori­gi­nal, con sus sa­lo­nes com­par­ti­men­ta­dos, su ga­bi­ne­te…", ex­pli­ca. Eli­gió la es­tan­cia más lu­mi­no­sa pa­ra co­lo­car su des­pa­cho, don­de tie­ne ob­je­tos tan dis­pa­res co­mo un cua­dro con­tem­po­rá­neo de Starsky Bri­nes, un ca­pi­tel ca­li­fal del si­glo XI, una si­lla Wind­sor o dos lám­pa­ras de me­sa de los 70. "Creo que las no­tas di­so­nan­tes en­ri­que­cen. En reali­dad voy acu­mu­lan­do co­sas que me gus­tan, sin pa­rar­me a pen­sar si que­dan bien jun­tas o no. Pe­ro al fi­nal fun­cio­na, por­que tie­nen en co­mún a la per­so­na, que en mi opi­nión es lo que de­be­ría ser la de­co­ra­ción".

Bruno Ruiz-ni­co­li Es­cri­tor

Los ta­len­tos de Bos­co –a pun­to de pu­bli­car­se– es su se­gun­da no­ve­la. Al igual que la pri­me­ra, El di­le­ma de Pao­la, es­tá fir­ma­da por su ál­ter ego, Có­si­mo de Mon­roy.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.