JO­SE CORONADO

DE EM­PREN­DE­DOR A AC­TOR EXI­TO­SO. JO­SE CORONADO, GA­LÁN IN­DIS­CU­TI­BLE DEL CI­NE ESPAÑOL, HA DE­MOS­TRA­DO A LO LAR­GO DE SU CA­RRE­RA QUE DE­CAN­TAR­SE POR EL AR­TE IN­TER­PRE­TA­TI­VO FUE SU ME­JOR DE­CI­SIÓN.

GQ (Spain) - - En Hora - DA­NIEL ALEA por Al­ber­to Mo­reno

EN SU TER­CE­RA GA­LA co­mo pre­sen­ta­dor de los Goya, ce­le­bra­da a prin­ci­pios de fe­bre­ro, uno de los chis­tes más ce­le­bra­dos de Da­ni Ro­vi­ra se re­fi­rió al pro­ta­go­nis­ta de El hombre de las mil ca­ras: "To­dos he­mos so­ña­do con ha­cer un trío. To­dos me­nos Jo­se Coronado. Hi­jo de pu­ta, se­gu­ro que lo has he­cho". El exa­brup­to po­dría ha­ber in­co­mo­da­do a otro con la piel más blan­da, pe­ro el ma­dri­le­ño, cul­pa­ble con­fe­so de to­dos los car­gos, rio abun­dan­te­men­te por to­da res­pues­ta con­ce­dien­do un jo­vial "tou­ché".

Cor­te a un flashback de ha­ce tres me­ses, la fría ma­ña­na en que nos co­la­mos con bo­li, bloc y cá­ma­ra fo­to­grá­fi­ca en la mis­mí­si­ma ca­sa del ac­tor. Era 2 de enero, el año aún andaba des­pe­re­zán­do­se y se­gún nos con­fe­só abier­ta­men­te, le ape­te­cía ha­blar de su pe­li Con­tra­tiem­po –que se es­tre­na­ba el si­guien­te vier­nes–, pe­ro en un en­torno con­for­ta­ble. Con res­tos de ma­za­pán aún pe­ga­dos en lo al­to del pa­la­dar, no se lo pu­di­mos re­pro­char. Al con­tra­rio, agra­de­ci­mos su hospitalidad. La le­yen­da era –es– alar­ga­da y, al abrir­nos la puer­ta con un fuer­te apre­tón de ma­nos, to­dos nos sen­ti­mos vul­ne­ra­bles. Al fin y al ca­bo, nos es­tá­ba­mos aden­tran­do en la mo­ra­da del Ch­ris­tian Grey español. Ima­gi­ná­ba­mos maz­mo­rras de pla­cer al fran­quear ca­da una de las es­tan­cias de la ca­sa y la lar­ga en­tre­vis­ta en que re­pa­sa­mos su tra­yec­to­ria des­de aque­llos ini­cios ochen­te­ros en los que, se­gún nos con­fe­só, "no con­ta­ba con ab­so­lu­ta­men­te nin­gu­na he­rra­mien­ta apar­te de mi fí­si­co", has­ta su as­cen­so a ti­po du­ro y even­tual pa­dre de fa­mi­lia ma­du­ro, no sir­vió sino pa­ra re­afir­mar­nos.

"Coronado sabe mi­rar a una mu­jer". Lo ex­pli­có ex­pe­di­ti­va­men­te el des­apa­re­ci­do di­rec­tor Ri­car­do Fran­co cuan­do lo con­tra­tó sin ape­nas experiencia pa­ra pro­ta­go­ni­zar Ber­lín Blues, des­oyen­do las du­das de su pro­duc­tor. "Mien­tras otros es­tu­dia­ban en es­cue­las de ar­te dra­má­ti­co, yo me pa­sé diez años en la no­che du­ran­te la Mo­vi­da, que creo que fue la­me­jo­res­cue­la,así­quee­se­tra­ba­jo­lo­traíahe­cho", confiesa dán­do­le la ra­zón re­tro­ac­ti­va­men­te.

Tres­dé­ca­das­des­pués,el­ga­lán­cu­ya­mi­ra­da­si­gue in­ti­mi­dán­do­te des­de la pá­gi­na de tu iz­quier­da per­te­ne­ce a la aris­to­cra­cia de nues­tro ci­ne gra­cias a su es­fuer­zoin­ce­san­te­yau­naa­so­cia­ción­co­nel­di­rec­tor Enrique Ur­bi­zu, por la que brin­da a ca­da opor­tu­ni­dad­que­se­le­pre­sen­ta.cum­pli­rá60año­se­na­gos­toy es­po­re­so­que­lein­clui­mo­se­nes­te­por­fo­lio­dehom­bres de ver­dad con las sue­las al­go gas­ta­das. Por for­tu­na, el cam­bio de re­gis­tro no le pe­sa: "Soy un gran acep­ta­dor del pa­so de los años. No lu­cho con­tra el tiem­po.ya­meha­lle­ga­do.se­ría­pa­té­ti­co­queaes­tas al­tu­ras in­ten­ta­ra pe­lear­le las chi­cas a Ma­rio Ca­sas o a Álex González en una dis­co­te­ca. Aún no me to­ca ha­cer de abue­lo, pe­ro sí de pa­dre; y fe­liz".

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.