Da­me lá­piz y pa­pel

GQ (Spain) - - GQ Firmas - TECNÓFILO ES­CÉP­TI­CO por Na­cho Pa­lou - BLO­GUE­RO Y PERIODISTA

pro­gra­mas pa­ra to­mar no­tas, ha­cer listas o desa­rro­llar ideas han si­do en los úl­ti­mos años el san­to grial de las apli­ca­cio­nes, es­pe­cial­men­te en­tre aque­llas di­se­ña­das pa­ra mó­vi­les. A la vez han pro­li­fe­ra­do por to­do in­ter­net ar­tícu­los re­la­cio­na­dos con la pro­duc­ti­vi­dad per­so­nal y pro­fe­sio­nal. Nu­me­ro­sos me­dios y pla­ta­for­mas de pu­bli­ca­ción se han con­ver­ti­do en el ca­jón de sas­tre don­de los ar­tícu­los del ti­po Có­mo ser pro­duc­ti­vo de na­ri­ces (jun­to con los de Có­mo ser fe­liz de na­ri­ces y Có­mo man­te­ner­te mo­ti­va­do de na­ri­ces tam­bién cuan­do duer­mes) se mul­ti­pli­can igual que los cham­pi­ño­nes en un só­tano hú­me­do.

Sin em­bar­go, has­ta aho­ra na­die ha da­do con la te­cla pa­ra ser pro­duc­ti­vo de na­ri­ces uti­li­zan­do apli­ca­cio­nes y mé­to­dos que de­pen­dan so­lo del or­de­na­dor o del te­lé­fono mó­vil. El pro­ble­ma en par­te es de­bi­do a la li­mi­ta­ción que su­po­ne el uso de dis­po­si­ti­vos elec­tró­ni­cos pa­ra la ex­pre­sión o pa­ra di­va­gar men­tal­men- te y pa­ra or­ga­ni­zar­se, uno mis­mo o con otras per­so­nas. Has­ta en las em­pre­sas más pun­te­ras las pi­za­rras con ro­tu­la­do­res to­da­vía son una he­rra­mien­ta de tra­ba­jo esen­cial en el pro­ce­so de desa­rro­llo y ex­po­si­ción de ideas. "La in­ven­ti­va se ve es­ti­mu­la­da cuan­do com­ple­men­tas lo di­gi­tal con lo fí­si­co. Ser crea­ti­vo e in­no­va­dor tie­ne que ver con man­char­se las ma­nos. Eso ac­ti­va par­tes del ce­re­bro que se aso­cian con la ima­gi­na­ción", di­ce el pro­fe­sor uni­ver­si­ta­rio Ar­vind Mal­ho­tra en un ar­tícu­lo ti­tu­la­do, pre­ci­sa­men­te, Por qué el pa­pel es la app de­fi­ni­ti­va.

En es­te mis­mo ar­tícu­lo la em­pre­sa­ria aus­tra­lia­na An­ge­la Ce­be­rano opi­na que el uso de he­rra­mien­tas analó­gi­cas se de­be a que "las apli­ca­cio­nes sur­gen del pro­ce­so crea­ti­vo de quien las ha desa­rro­lla­do, y por tan­to pue­den no ser vá­li­das pa­ra los de­más". De he­cho, nor­mal­men­te no son com­ple­ta­men­te vá­li­dos pa­ra na­die más: tra­tar de en­ca­jo­nar tu pro­ce­so men­tal in­di­vi­dual al for­ma­to y a las op­cio­nes que ofre­ce una apli­ca­ción o un mé­to­do idea­do por cual­quier otro li­mi­ta, con­di­cio­na y has­ta des­tru­ye el flu­jo pro­pio de ideas.

Tal vez por to­do es­to de un tiem­po a es­ta par­te mu­chos de quie­nes han pro­ba­do mé­to­dos aje­nos pa­ra tra­tar de or­ga­ni­zar­se y pa­ra to­mar no­tas aca­ban lle­gan­do a la mis­ma con­clu­sión: da­me lá­piz y pa­pel. Sa­be­mos que uti­li­zar­los pa­ra pro­ce­sar ideas fa­vo­re­ce la me­mo­ria y la crea­ti­vi­dad.

Ha­ce no mu­cho la in­ves­ti­ga­do­ra Pam Mue­ller reali­zó un es­tu­dio pa­ra com­pro­bar có­mo afec­ta a la me­mo­ria el mé­to­do uti­li­za­do pa­ra to­mar no­tas. Mue­ller pu­so a un gru­po de es­tu­dian­tes a es­cri­bir apun­tes en una char­la. La mi­tad de ellos usa­ron un or­de­na­dor y la otra mi­tad em­pleó lá­piz y pa­pel. Aun­que to­dos fue­ron ca­pa­ces de res­pon­der co­rrec­ta­men­te a unas

"Aun­que ga­ra­ba­tear en un pa­pel se aso­cia con el abu­rri­mien­to, se ha com­pro­ba­do que ayu­da a re­cor­dar me­jor la in­for­ma­ción"

pre­gun­tas pos­te­rio­res re­la­cio­na­das con la char­la, el gru­po que ha­bía to­ma­do no­tas a mano ob­tu­vo una pun­tua­ción ma­yor.

La cre­cien­te ten­den­cia a re­cu­rrir a las vías tra­di­cio­na­les no ha he­cho que dis­mi­nu­yan los ar­tícu­los que ven­den el mé­to­do de­fi­ni­ti­vo pa­ra or­ga­ni­zar­se, so­lo que aho­ra con­tem­plan pro­ce­di­mien- tos que im­pli­can el uso de li­bre­tas y de cua­der­nos. Ade­más, el bo­li fa­ci­li­ta ha­cer bo­ce­tos, di­bu­jos o sim­ples tra­zos con los que re­la­cio­nar ideas o has­ta ha­cer un sim­ple ta­chón, al­go que to­da­vía re­sul­ta muy li­mi­ta­do y has­ta frus­tran­te con or­de­na­do­res, ta­ble­tas y mó­vi­les.

De he­cho, aun­que ga­ra­ba­tear en un pa­pel se aso­cia con el abu­rri­mien­to –mien­tras se atien­de una reunión o se man­tie­ne una con­ver­sa­ción por te­lé­fono–, se ha com­pro­ba­do que ayu­da a re­cor­dar me­jor la in­for­ma­ción, en es­pe­cial los de­ta­lles. En esa pre­mi­sa se ba­sa la cre­cien­te ten­den­cia al uso de sketch­no­tes, un mé­to­do que con­sis­te en to­mar no­tas, sin­te­ti­zar con­cep­tos o desa­rro­llar ideas me­dian­te di­bu­jos sen­ci­llos, pa­la­bras, tra­zos y bo­ce­tos. Se tra­ta de un re­gre­so a lo esen­cial –ex­pre­sar ideas me­dian­te di­bu­jos, co­mo ha­cen los ni­ños– y a téc­ni­cas tra­di­cio­na­les que pro­por­cio­nan una su­per­fi­cie ili­mi­ta­da en la que ex­pre­sar­se y por la que mo­ver­se. De nue­vo, una ima­gen va­le más que mil pa­la­bras… y más una ima­gen he­cha por uno mis­mo con lá­piz y pa­pel.

Si el genio John Nash (Rus­sell Cro­we en Una men­te ma­ra­vi­llo­sa) usa­ba pi­za­rra se­ría por al­go, ¿no? Vaaa­le, por en­ton­ces no ha­bía apps, pe­ro…

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.