Re­sis­ti­ré DA­NIEL ENTRIALGO Di­rec­tor de GQ

GQ (Spain) - - Sumario - @da­nie­len­trial­go

EN EL LA­BO­RA­TO­RIO CLARENDON de la ce­le­bé­rri­ma uni­ver­si­dad de Ox­ford, pro­te­gi­do den­tro de una ur­na de cris­tal, se con­ser­va un pe­que­ño ar­te­fac­to me­cá­ni­co –si­mi­lar a los tra­di­cio­na­les des­per­ta­do­res de cam­pa­na que nues­tros pa­dres po­nían en la me­si­ta de no­che– que lle­va fun­cio­nan­do inin­te­rrum­pi­da­men­te des­de ha­ce la frio­le­ra de 177 años (al me­nos que se se­pa; pue­den ser in­clu­so más). Lo ali­men­ta de elec­tri­ci­dad una pe­que­ña pi­la –de las lla­ma­das se­cas– com­pues­ta por va­rios dis­cos al­ter­na­ti­vos de pla­ta, zinc y sul­fu­ro; una de las ba­te­rías más rús­ti­cas y an­ti­guas de las que se ten­ga no­ti­cia, pa­ten­te di­se­ña­da por el fí­si­co y sa­cer­do­te ita­liano Giu­sep­pe Zam­bo­ni a prin­ci­pios del si­glo XIX.

¿Y por qué una pi­la coe­tá­nea de Na­po­león o Dic­kens pue­de du­rar va­rios si­glos (ni las del co­ne­ji­to de Du­ra­cell) cuan­do la ba­te­ría de un ip­ho­ne úl­ti­mo mo­de­lo no nos lle­ga ni pa­ra un via­je de unas cuan­tas ho­ras? Mis­te­rio. Los in­ves­ti­ga­do­res de la uni­ver­si­dad de Ox­ford es­tán desean­do re­ven­tar las tri­pas del dichoso apa­ra­to y com­pro­bar qué es­con­de exac­ta­men­te es­ta pi­la in­mor­tal; sin em­bar­go, al ha­cer­lo, po­drían car­gar­se su fun­cio­na­mien­to, por lo que pre­fie­ren es­pe­rar y es­pe­rar, des­de ha­ce lus­tros, a que la ener­gía de la ba­te­ría se ago­te por sí mis­ma an­tes de pro­ce­der a in­ves­ti­gar­la.

Y en esas se­gui­mos to­da­vía. Es­pe­ran­do. Por­que la pi­la du­ra y du­ra y du­ra, camino de los 200 años de vi­da útil. Ca­si na­da. Pa­ra que lue­go nos ven­dan esos ca­cha­rros de plás­ti­co con ob­so­les­cen­cia pro­gra­ma­da.

Qui re­sis­tit, vin­cit. Quien resiste ven­ce. Di­cen que Ca­mi­lo Jo­sé Ce­la in­clu­yó es­ta má­xi­ma la­ti­na en el es­cu­do de ar­mas de su mar­que­sa­do de Iria Fla­via, el tí­tu­lo que el rey emé­ri­to tu­vo a bien re­ga­lar­le tras su premio No­bel. Yo, des­de lue­go, lo ten­go cla­rí­si­mo. Pue­de que me gus­te mu­cho o po­co su mú­si­ca, sus no­ve­las o sus pe­lí­cu­las, pe­ro si al­gún can­tan­te, es­cri­tor o ac­tor con­si­gue man­te­ner­se en pri­me­ra lí­nea de fue­go du­ran­te va­rias dé­ca­das –con lo vo­lu­ble que son gus­tos, en­vi­dias y mo­das– se me­re­ce por ello to­dos mis res­pe­tos. Me da igual que sea den­tro del mer­ca­do chi­cle co­mer­cial o de la es­ce­na más pu­ris­ta in­die; tie­ne un mé­ri­to tremendo. Lle­nos es­tán los te­le­fil­mes de so­bre­me­sa (esos que acom­pa­ñan nues­tros ron­qui­dos del sá­ba­do sies­ta) de ros­tros po­pu­la­res que –tras dos o tres bom­ba­zos de ta­qui­lla– se per­die­ron pa­ra siem­pre en las nie­blas del tiem­po. One-hit won­ders. Gua­pe­ras y pi­bo­nes de los que nun­ca más se su­po. Car­ne tri­tu­ra­da y sa­zo­na­da pa­ra los ¿Qué pa­só con...? En es­te nú­me­ro de abril –nues­tro GQ es­pe­cial Res­pe­to– ho­me­na­jea­mos a un pu­ña­do de ac­to­res ve­te­ra­nos que, co­mo esa pi­la de la uni­ver­si­dad de Ox­ford, se nie­gan a de­jar de sor­pren­der­nos. Pa­so a pa­so, igual que la tor­tu­ga in­can­sa­ble que ven­ció a Aqui­les en su ca­rre­ra, han ido tra­zan­do –dé­ca­da tras dé­ca­da– una lar­ga y si­nuo­sa tra­yec­to­ria tan elo­gia­ble co­mo asom­bro­sa. Da igual lo que mar­que su edad. Da igual el nú­me­ro de ve­ces que nos ha­yan he­cho ir has­ta el ci­ne. Du­ran y du­ran y du­ran. Re­sis­ten.

Y qui­zá por eso, ya han ven­ci­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.