STU­DIO 54 "No pa­sas por­que eres fea". La ma­dre de to­das las dis­co­te­cas cum­ple 40 años.

Una mar­que­si­na ne­gra y el lo­go art dé­co de Gil­bert Les­ser pre­si­dían la en­tra­da de la dis­co­te­ca más fa­mo­sa de to­dos los tiem­pos. Stu­dio 54 ha­bría cum­pli­do 40 años es­te abril.

GQ (Spain) - - Sumario - AN­TOI­NET­TE NORCIA

• STE­VE RU­BELL TE­NÍA MUY CLA­RO cuál se­ría el fun­da­men­to de su nue­vo pro­yec­to: "La cla­ve pa­ra una bue­na fies­ta es lle­nar una ha­bi­ta­ción con in­vi­ta­dos más in­tere­san­tes que tú". Eso fue lo que hi­zo con Stu­dio 54, que abrió sus puer­tas en Nue­va York en abril de 1977 pa­ra con­ver­tir­se en el pa­la­cio de los ex­ce­sos más desea­do del mun­do oc­ci­den­tal. El lo­cal ha­bía si­do an­tes un tea­tro y eso, en cier­to mo­do, es lo que si­guió sien­do du­ran­te los 33 me­ses que du­ró abier­ta la dis­co­te­ca ori­gi­nal. Ru­bell y su so­cio Ian Schra­ger ha­bían ga­na­do mu­cho di­ne­ro con una se­rie de res­tau­ran­tes y que­rían que su nue­va in­cur­sión les die­ra el em­pu­jón de­fi­ni­ti­vo a sus am­bi­cio­sas ca­rre­ras. Así ocu­rrió. Par­te del mé­ri­to fue de la re­la­cio­nes pú­bli­cas Carmen D'ales­sio, que pu­so su agen­da a dis­po­si­ción de la em­pre­sa: Tru­man Ca­po­te, Calvin Klein, Andy War­hol, Ca­ro­li­na He­rre­ra y do­ce­nas de ce­le­bri­da­des fue­ron clien­tes ha­bi­tua­les de la sa­la des­de el pri­mer día. Su au­ge tam­bién coin­ci­dió con el fu­ror por la mú­si­ca dis­co que ge­ne­ró el éxi­to de Fie­bre del sá­ba­do no­che. Stu­dio 54 fue el úni­co night­club que apa­re­cía a dia­rio en las co­lum­nas de so­cie­dad y co­ti­lleos de los dia­rios.

El lo­cal era una in­vi­ta­ción a la des­in­hi­bi­ción, pre­si­di­do por una gi­gan­tes­ca lu­na con fac­cio­nes hu­ma­nas ba­jo la cual se mo­vía una cu­cha­ri­lla que, al to­car su na­riz, ha­cía que la fi­gu­ra se ilu­mi­na­se. Ru­bell sa­bía có­mo ha­cer que los fa­mo­sos vol­vie­ran: col­mán­do­les de re­ga­los y aten­cio­nes. A su vez ejer­cía co­mo por­te­ro, de­ci­dien­do quién en­tra­ba y quién no. "Eres fea, no pa­sas", era una de sus frases más te­mi­das. So­lo que­ría gen­te bien pa­re­ci­da y looks ori­gi­na­les. Ne­gros y gais eran bien­ve­ni­dos, pe­ro Stu­dio 54 nun­ca fue un gue­to. Más bien to­do lo con­tra­rio: se tra­ta­ba de un lu­gar se­lec­to en el que cual­quier fan­ta­sía era po­si­ble. Fo­tó­gra­fos co­mo Fran­ces­co Sca­vu­llo cap­ta­ron con su cá­ma­ra el de­li­rio de un mi­to que aho­ra cum­ple 40 años y en el que uno po­día ver a Bian­ca Jag­ger mon­tan­do un ca­ba­llo blanco por la pis­ta de bai­le, a una an­cia­na lla­ma­da Dis­co Sally bai­lan­do allí no­che tras no­che has­ta el día en que fue ha­lla­da muer­ta o a War­hol re­ci­bien­do un bol lleno de bi­lle­tes co­mo re­ga­lo de cum­plea­ños.

Por su­pues­to, la mú­si­ca era im­por­tan­te. I Will Sur­vi­ve, de Glo­ria Gay­nor, que ori­gi­nal­men­te era la ca­ra B de un sin­gle, se hi­zo po­pu­lar gra­cias a la in­sis­ten­cia del DJ re­si­den­te. Blon­die gra­bó en su in­te­rior el ví­deo de Heart of Glass, Grace Jo­nes dio allí al­gu­nos de sus pri­me­ros con­cier­tos; y Dia­na Ross can­tó cuan­do to­do aca­bó, en fe­bre­ro de 1980, en una fies­ta bau­ti­za­da co­mo El fin de la Go­mo­rra mo­der­na. Los pro­ble­mas fis­ca­les de la em­pre­sa desem­bo­ca­ron en una re­da­da en la que se ha­lla­ron bol­sas de di­ne­ro dis­per­sas por to­do el re­cin­to. Ru­bell y Schra­ger fue­ron a la cár­cel por eva­sión de im­pues­tos. Una vez cum­pli­da la con­de­na si­guie­ron abrien­do clu­bes em­ble­má­ti­cos co­mo el Pa­lla­dium. Schra­ger si­gue de­di­cán­do­se a crear ho­te­les bou­ti­que. Ru­bell, que fue en­car­na­do por Mi­ke Myers en la pe­lí­cu­la 54, fa­lle­ció en 1989. El re­cuer­do de su gran pro­yec­to, eso sí, si­gue vi­vo.

ERES FEO... NO PA­SAS Mi­ke y Bian­ca Jag­ger, Syl­ves­ter Sta­llo­ne, Br­yan Ferry, Roy Hals­ton, Li­za Minelli, Mar­tin Scor­se­se, Sal­va­dor Dalí, Bon­nie Ty­ler… To­dos ha­cían co­la pa­ra en­trar en Stu­dio 54; allí ha­bía más es­tre­llas que en el cie­lo.

• RA­FA CER­VE­RA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.