NO­TI­CIAS ¿To­do lis­to pa­ra la Se­ma­na San­ta? Pre­pa­ra ya tus looks.

Ha si­do cam­peón de Eu­ro­pa en los 10.000 me­tros y sub­cam­peón en ma­ra­tón, pe­ro, aho­ra que es­tá re­ti­ra­do, co­rre más que nun­ca. Che­ma Mar­tí­nez es la prue­ba de que un run­ner siem­pre se­rá un run­ner.

GQ (Spain) - - Sumario -

Cuan­do Che­ma Mar­tí­nez (Ma­drid, 1971) lle­ga a su en­cuen­tro con GQ, lo pri­me­ro que nos mues­tra son sus "he­ri­das de gue­rra": sus bron­cea­das y muscu­losas pier­nas es­tán com­ple­ta­men­te cu­bier­tas de abra­sio­nes y cor­tes. Son el ba­ga­je de los seis días y 236 ki­ló­me­tros que ha co­rri­do por la sel­va de Cos­ta Ri­ca, don­de aca­ba de com­ple­tar por se­gun­do año con­se­cu­ti­vo The Coas­tal Cha­llen­ge, una de las prue­bas pa­ra de­por­tis­tas más exi­gen­tes del pla­ne­ta y en la que ter­mi­nó su­bién­do­se al po­dio. Des­de su re­ti­ra­da del atletismo pro­fe­sio­nal en 2013, Mar­tí­nez tam­bién ha par­ti­ci­pa­do y co­se­cha­do éxi­tos en otras com­pe­ti­cio­nes ex­tre­mas, co­mo el 4 De­serts, que con­sis­te en co­rrer 250 ki­ló­me­tros por el de­sier­to de Go­bi, y otros tan­tos por el de Ata­ca­ma, el del Sáha­ra y por la An­tár­ti­da. Ca­si na­da. Es­ta­mos an­te la la evi­den­cia en car­ne y hue­so de que el run­ning es más que una pro­fe­sión, es más que una afi­ción, es un es­ti­lo de vi­da. "Ne­ce­si­to co­rrer to­dos los días, por­que no con­ci­bo vi­vir sin co­rrer. Ten­go más de 180.000 ki­ló­me­tros en las pier­nas y no pien­so en lo que he he­cho, sino en lo que me que­da por ha­cer", ase­gu­ra Che­ma, quién prác­ti­ca­men­te con­ser­va el mis­mo ín­di­ce de ma­sa cor­po­ral que te­nía cuan- do par­ti­ci­pó en el Ma­ra­tón de Nue­va York –su úl­ti­ma prue­ba co­mo pro­fe­sio­nal– ha­ce cua­tro años.

Apri­me­ra­vis­tae­lú­ni­co­cam­bio­no­ta­bleen­suas­pec­to es que aho­ra lu­ce barba y pelazo, en lu­gar de esa ca­be­za com­ple­ta­men­te ra­su­ra­da que se con­vir­tió en su se­ña de iden­ti­dad­des­de­que­sal­tóa­la­fa­ma­tras­ga­na­re­lo­roen­los 10.000 me­tros en el Cam­peo­na­to de Eu­ro­pa de Mú­nich en 2002. "Du­ran­te una ca­rre­ra que du­ra­ba va­rios días, no tu­ve tiem­po pa­ra ra­par­me el pe­lo. Me cre­ció y una mu­jer me­di­jo­quea­síes­ta­ba­más­gua­po,ycuan­do­te­lo­di­ceu­na mu­jer...", ex­pli­ca con su son­ri­sa pe­ren­ne.

A sus 45 años, Mar­tí­nez de­di­ca gran par­te de su tiem­po a pro­mo­ver el de­por­te que tan­to ama. Y, so­bre to­do, apro­ve­cha su di­la­ta­da experiencia pa­ra acon­se­jar y ayu­dar a to­dos los que em­pie­zan o lle­van ya tiem­po prac­ti­can­do run­ning. En Ma­drid ca­pi­ta­nea 'Adidas Run­ners', una comunidad in­ter­na­cio­nal pa­ra apo­yar y unir a co­rre­do­res de to­do el mun­do. Che­ma li­de­ra va­rias se­sio­nes de en­tre­na­mien­to se­ma­na­les en las que par­ti­ci­pan los que se han apun­ta­do al pro­gra­ma (ya hay más de 1.000 ins­cri­tos) y les ase­so­ra pa­ra lo­grar sus ob­je­ti­vos en ca­rre­ras po­pu­la­res o pa­ra su­pe­rar sus re­tos in­di­vi­dua­les. "La gen­te ha des­cu­bier­to que tie­ne que mo­ver­se pa­ra sen­tir­se bien y que cual­quier per­so­na, in­de­pen­dien­te­men­te de la edad, pue­de sa­lir a co­rrer", cuen­ta Che­ma. "Mi idea es que ha­cer de­por­te siem­pre tie­ne que ser di­ver­ti­do, y por eso bus­ca­mos rom­per la ru­ti­na con ac­ti­vi­da­des co­mo co­rrer por el bos­que por la no­che. Mi fi­lo­so­fía es que hay que aca­bar de en­tre­nar con una son­ri­sa, por­que si no, no lo has he­cho bien".

NO PIEN­SES, CO­RRE

Ha­blan­do de fi­lo­so­fías, Che­ma acu­ñó la su­ya en una frase pa­ra la pos­te­ri­dad: No pien­ses, co­rre; que tam­bién es el tí­tu­lo de su pri­mer li­bro, un auténtico ma­nual pa­ra run­ners que pu­bli­có la edi­to­rial Es­pa­sa en 2013, y que ya lle­va cin­co edi­cio­nes. "Si de al­go es­toy or­gu­llo­so es de esas tres pa­la­bre­jas, que se han con­ver­ti­do pa­ra mí en una for­ma de ver la vi­da", re­la­ta. "Cuan­do que­re­mos al­go, te­ne­mos que ir a por ello des­de el pri­me­ro mo­men­to. No va­le la pe­na dar­le vuel­tas a al ca­be­za. Si es­tá llo­vien­do y te da pe­re­za sa­lir a en­tre­nar, no lo pien­ses y sal. Si di­ces que te vas a apun­tar al gim­na­sio des­pués de ve­rano, no es­pe­res y apún­ta­te hoy. Esa es la men­ta­li­dad que te lle­va a con­se­guir los ob­je­ti­vos que te pro­po­nes".

A te­nor de las es­ta­dís­ti­cas, pa­re­ce que ca­da vez hay más gen­te que com­par­te la fi­lo­so­fía de Che­ma.

De acuer­do a da­tos del Mi­nis­te­rio de Edu­ca­ción, Cul­tu­ra y De­por­te, el nú­me­ro de per­so­nas que sa­len a co­rrer ha­bi­tual­men­te en España –léa­se, de ma­ne­ra al me­nos se­ma­nal– se ha tri­pli­ca­do en los úl­ti­mos años. Ya son ca­si tres mi­llo­nes. "Yo he vi­vi­do la épo­ca del foo­ting, cuan­do la gen­te sa­lía a co­rrer los sá­ba­dos en chán­dal. Lue­go lle­gó lo del jog­ging, que aquí tam­po­co triun­fó. Y de re­pen­te mi pa­sión ha pa­sa­do a ser com­par­ti­da por mi­llo­nes de per­so­nas. Es ya una par­te im­por­tan­te de sus vi­das y lo en­tien­do per­fec­ta­men­te: si es­tás bien fí­si­ca­men­te, el res­to mar­cha siem­pre so­bre rue­das".

MO­TI­VA­DOR PRO­FE­SIO­NAL

El op­ti­mis­mo y la de­di­ca­ción de Che­ma, ade­más de un ca­ris­ma que pa­re­ce in­na­to, le han con­ver­ti­do tam­bién en un auténtico ex­per­to en coaching. Sus ser­vi­cios han si­do re­que­ri­dos in­clu­so por equi­pos de fút­bol pa­ra im­par­tir char­las de mo­ti­va­ción. El año pa­sa­do, por ejem­plo, vi­si­tó el ves­tua­rio del Le­ga­nés, que en­ton­ces es­ta­ba to­da­vía en Se­gun­da Di­vi­sión. Tras las char­las de Mar­tí­nez, el con­jun­to 'pe­pi­ne­ro' as­cen­dió a la má­xi­ma ca­te­go­ría por pri­me­ra vez en su his­to­ria. ¿Ca­sua­li­dad? "Me con­si­de­ro un atle­ta di­fe­ren­te", ex­pli­ca Che­ma. "Mi tra­yec­to­ria de­por­ti­va ha es­ta­do mar­ca­da por mu­chí­si­mos obs­tácu­los que he te­ni­do que su­pe­rar, y to­da la experiencia que he acu­mu­la­do en 18 años com­pi­tien­do, aho­ra la pue­do plas­mar en otros ám­bi­tos. Lo del Le­ga­nés fue una de las co­sas más bo­ni­tas que me han pa­sa­do. Me lla­mó Asier Ga­ri­tano (el en­tre­na­dor) por­que veía al equi­po un po­co jus­to y ne­ce­si­ta­ba un po­co de mo­ti­va­ción. Les di una char­la de una ho­ra y cuar­to. No sé có­mo se la tra­ga­ron, pe­ro allí aguan­ta­ron to­dos en el ves­tua­rio. Es un ho­nor pa­ra mí que mi vi­da sir­va de ins­pi­ra­ción pa­ra un equi­po pro­fe­sio­nal".

Aun­que pa­rez­ca in­creí­ble que le que­de tiem­po pa­ra más, Che­ma tam­bién se de­di­ca a im­pul­sar campañas de con­cien­cia­ción. Una de las úl­ti­mas que ha em­pren­di­do pro­mue­ve la apro­ba­ción de una ley na­cio­nal en el Con­gre­so que re­fuer­ce la car­dio­pro­tec­ción en es­pa­cios pú­bli­cos. La ini­cia­ti­va es­tá en par­te mo­ti­va­da por los fa­lle­ci­mien­tos sú­bi­tos de al­gu­nos co­rre­do­res en ca­rre­ras po­pu­la­res tras su­frir un pa­ro car­dia­co, pe­ro va más allá. "Lo que quie­ro es que ha­ya más des­fi­bri­la­do­res en es­pa­cios y even­tos pú­bli­cos, y que se en­se­ñe en las es­cue­las có­mo uti­li­zar­los, por­que es­tá pro­ba­do que sal­van vi­das", di­ce el atle­ta. "Y, so­bre to­do, se tie­ne que des­pe­na­li­zar el uso del des­fri­bi­la­dor. No pue­de ser que al­guien que lo uti­li­ce pa­ra in­ten­tar re­ani­mar a una per­so­na, lue­go ten­ga pro­ble­mas le­ga­les por no te­ner for­ma­ción".

An­tes de des­pe­dir­nos, so­lo que­da una úl­ti­ma pre­gun­ta: si to­da­vía le que­dan re­tos... "Cla­ro, aun­que soy el pri­me­ro que ad­mi­te que se me ha ido la pin­za con los desafíos. Lo que se di­ce muy, muy bien de la ca­be­za no es­toy. No me con­for­mo nun­ca, aun­que ha­ya de­ja­do el de­por­te de al­to ni­vel. He co­rri­do por sel­vas, mon­ta­ñas y de­sier­tos en com­pe­ti­cio­nes ex­tre­mas, po­nien­do mi cuer­po al lí­mi­te, pe­ro cuan­do co­rro en ellas me sien­to me­jor de­por­tis­ta y me­jor per­so­na. Me sien­to más vi­vo que nun­ca y no pue­do pa­rar".

"Ne­ce­si­to co­rrer to­dos los días, por­que no con­ci­bo vi­vir sin co­rrer. Ten­go 180.000 km en las pier­nas, pe­ro so­lo pien­so en los que me que­dan por ha­cer"

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.