EN­TRE­VIS­TA Lo­ren­zo Flu­xà, CEO de Car­tu­jano.

Lo­ren­zo Flu­xà, CEO de Car­tu­jano, pre­di­ca en el de­sier­to con una fór­mu­la que triun­fa: re­cha­za la mo­da que ca­du­ca a los seis me­ses y sus ar­te­sa­nos crean ob­je­tos in­mor­ta­les.

GQ (Spain) - - Sumario -

Son las on­ce de la ma­ña­na de un mar­tes y la tien­da de Car­tu­jano en Ma­drid pa­re­ce una ofi­ci­na di­plo­má­ti­ca de la ONU en ho­ra pun­ta. Ciu­da­da­nos ru­sos, es­ta­dou­ni­den­ses y ja­po­ne­ses en­tran y sa­len del es­ta­ble­ci­mien­to con bol­sas lle­nas de ob­je­tos úni­cos (y na­da ba­ra­tos): za­pa­tos, bo­tas y pie­zas de ma­rro­qui­ne­ría de pro­duc­ción na­cio­nal (Ubri­que, El­da e In­ca) que cuen­tan con el aval de un ape­lli­do em­ble­má­ti­co.

Lo­ren­zo Flu­xà Or­tí (Bar­ce­lo­na, 1973), má­xi­mo res­pon­sa­ble de la fir­ma y miem­bro de la cuar­ta ge­ne­ra­ción de una sa­ga que se re­mon­ta a 1877, ha­bla así de su mi­sión: "So­mos la fa­mi­lia más an­ti­gua del sec­tor del cal­za­do en España y te­ne­mos la obli­ga­ción mo­ral de reivin­di­car la ar­te­sa­nía pa­tria". Pa­ra ello ha di­se­ña­do el plan de re­lan­za­mien­to de una mar­ca de ac­ce­so­rios pa­ra hombre y mu­jer que, tras va­rios años en el ol­vi­do, hoy ven­de en las me­jo­res ar­te­rias co­mer­cia­les de Eu­ro­pa, co­mo la lon­di­nen­se Bond Street, la ma­dri­le­ña Clau­dio Coe­llo o la Kur­fürs­ten­damm de Ber­lín.

"En los úl­ti­mos tiem­pos la mo­da se ha po­la­ri­za­do de for­ma no­ta­ble. Por un la­do, el low cost ha per­fec­cio­na­do su es­tra­te­gia y, por otro la­do, el lu­jo ha en­con­tra­do un gran fi­lón en los paí­ses emer­gen­tes. En es­te con­tex­to na­ce nues­tra apues­ta por Car­tu­jano, una se­llo que ha­bía­mos de­ja­do apar­ca­do pa­ra cen­trar­nos en otros pro­yec­tos co­mer­cia­les".

El em­pre­sa­rio se re­fie­re a la ges­tión de Camper, Lot­tus­se, Ibe­ros­tar o Med­winds, to­das pro­pie­dad de la fa­mi­lia, que des­de aho­ra com­par­ten pres­ti­gio con Car­tu­jano. El sue­ño del pa­triar­ca, An­to­nio Flu­xà, un emi­gran­te ma­llor­quín que apren­dió el ofi­cio en Reino Uni­do, si­gue vi­vo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.