GQ MA­NI­FIES­TO ¿Es el fin de la te­le?

Net­flix, HBO, Ama­zon Pri­me Vi­deo, pla­ta­for­mas en strea­ming de gran­des gru­pos au­dio­vi­sua­les… Con tan­tí­si­ma ofer­ta di­gi­tal, ¿de ver­dad hay per­so­nas que to­da­vía si­guen pa­san­do por el aro de las ca­de­nas con­ven­cio­na­les?

GQ (Spain) - - Sumario -

Qué sig­ni­fi­ca la pa­la­bra te­le­vi­sión? ¿Si le pre­gun­ta­mos a tres per­so­nas de di­fe­ren­tes ge­ne­ra­cio­nes nos res­pon­de­rán lo mis­mo? ¿Es te­le­vi­sión ver una se­rie en tu te­lé­fono mó­vil en el metro o so­lo es te­le­vi­sión ve­ge­tar en el so­fá vien­do (tal vez ver es un ver­bo de­ma­sia­do op­ti­mis­ta en es­te ca­so) un te­le­fil­me du­ran­te la so­bre­me­sa de los do­min­gos? ¿Es te­le­vi­sión ver a Ra­joy en strea­ming des­de tu ta­blet o so­lo es te­le­vi­sión es­cu­char a un pre­si­den­te ha­blán­do­le a un país co­mo ha­cía el ge­ne­ral De Gau­lle en Fran­cia en los años se­sen­ta? ¿Exis­te una te­le­vi­sión y una postele­vi­sión?

Va­mos a em­pe­zar po­nién­do­le ci­fras al cam­bio. En mar­zo de 2017, Youtu­be hi­zo pú­bli­cos sus da­tos de con­su­mo: ca­da día se ve un bi­llón de ho­ras de ví­deos al­re­de­dor del mun­do. Es de­cir, ca­da día uti­li­za­mos un bi­llón de ho­ras pa­ra ver imá­ge­nes de ma­pa­ches ro­ban­do co­mi­da o pa­ra es­cu­char mú­si­ca, pe­ro tam­bién pa­ra in­for­mar­nos. Es­ta ci­fra mul­ti­pli­ca por diez la de vi­sio­na­dos que ha­bía en la pla­ta­for­ma en 2012. En el Mo­bi­le World Con­gress de es­te año, el con­se­je­ro de­le­ga­do de Net­flix, Reed Hastings, re­pi­tió lo que lle­va tiem­po va­ti­ci­nan­do: "En 10 o 20 años to­do el con­te­ni­do de la te­le­vi­sión es­ta­rá en in­ter­net". Hastings de­fien­de es­ta teo­ría des­de 2007, mo­men­to en el que olió en el strea­ming al­go pa­re­ci­do al aro­ma del pe­tró­leo y em­pe­zó a ofre­cer la vi­sua­li­za­ción online de se­ries y pe­lí­cu­las. Las ci­fras es­tán ahí pa­ra re­fren­dar una nue­va reali­dad que ya to­dos he­mos no­ta­do: aho­ra mis­mo exis­te una for­ma más per­so­nal e ín­ti­ma de con­su­mir te­le­vi­sión, un mé­to­do di­fe­ren­te al que es­tá­ba­mos ha­bi­tua­dos, ese que bá­si­ca­men­te con­sis­tía en sen­tar­se en el so­fá co­mo Ho­mer Sim­pson y ha­cer zap­ping sin pa­rar. Hoy ha­bla­mos de una te­le a nues­tro gus­to (co­mo si de un bu­fé li­bre gi­gan­te se tra­ta­se).

No sa­be­mos el tiem­po de vi­da que le que­da a la te­le­vi­sión tra­di­cio­nal, pe­ro lo que es se­gu­ro es que ten­drá que ofre­cer­nos un va­lor aña­di­do si quie­re que si­ga­mos con ella. No obs­tan­te, la mo­der­na te­le­vi­sión a la car­ta tam­bién de­be en­fren­tar­se a sus pro­pios re­tos, que son dos prin­ci­pal­men­te: 1) Los edi­to­res en lí­nea po­nen mu­cho es­fuer­zo en crear un con­te­ni­do per­so­na­li­za­do, pe­ro no­so­tros es­ta­mos más des­bor­da­dos que nun­ca. Ele­gi­mos una y otra vez. Ele­gi­mos en Net­flix, en HBO, en Ama­zon, en Mo­vis­tar TV, en Youtu­be y en las apli­ca­cio­nes de las pro­pias ca­de­nas. Es un pro­ble­ma del pri­mer mun­do, uno muy co­mún: es frus­tran­te pa­sar 15 mi­nu­tos (co­mo po­co) eli­gien­do qué de­mo­nios ver. Así que mu­chas ve­ces –so­bre­pa­sa­dos por la ava­lan­cha de op­cio­nes– ter­mi­na­mos por que­dar­nos con la te­le­vi­sión tra­di­cio­nal aun­que no nos in­tere­se lo que pon­gan. 2) Ca­da vez va a ser más di­fí­cil coin­ci­dir con un ami­go o un fa­mi­liar vien­do lo mis­mo en el mis­mo mo­men­to. Es de­cir, que es­tá en ries­go el mo­men­to de ma­yor so­cia­li­za­ción, el de crear comunidad fren­te a una ca­ja con ca­bles, el de co­men­tar un pro­gra­ma en di­rec­to o en di­fe­ri­do.

¿Os acor­dáis del ta­pe­te de gan­chi­llo en­ci­ma de la te­le­vi­sión? Igual el ta­pe­te de gan­chi­llo es la pro­pia te­le­vi­sión den­tro de 10 o 20 años; o igual, en es­ta es­pi­ral de nos­tal­gia en la que vi­vi­mos, has­ta ter­mi­na­mos re­cu­pe­ran­do la fi­gu­ri­ta de la se­vi­lla­na.

OB­JE­TO VIEJUNO "¿Có­mo es po­si­ble que tan­ta fe­li­ci­dad que­pa ca­ble tan es­tre­cho?", por un se pre­gun­ta­ba Ho­mer uno de los ma­yo­res f a n Sim­pson, s de la te­le­vi­sión de Un elec­tro­do­més­ti­co la his­to­ria. que pa­re­ce con­de­na­do al ol­vi­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.