THE COR­NER Nos co­la­mos en el sa­lón de Tris­tán Do­mecq.

Se­gún Tris­tán Do­mecq, las ca­sas son pa­ra vi­vir­las. Por eso, al de­co­rar es­te sa­lón, in­ten­tó vi­sua­li­zar­se fren­te al te­le­vi­sor en un do­min­go llu­vio­so (con sol tam­bién fun­cio­na).

GQ (Spain) - - Sumario - POR EDUAR­DO BOILLOS

Cuen­ta Tris­tán que cuan­do en­con­tró es­te pi­so en el cen­tro de Ma­drid es­ta­ba he­cho un de­sas­tre, pe­ro que le gus­tó su luz, con tres bal­co­nes al sur. "De­jé al des­cu­bier­to los te­chos al­tos, las vi­gas… Lo trans­for­mé. Me en­can­tan las ca­sas an­ti­guas por­que se les pue­de sa­car más par­ti­do y son más aco­ge­do­ras, tie­nen más sa­bor", ex­pli­ca. En su tra­ba­jo co­mo in­terio­ris­ta, in­ten­ta huir de es­pa­cios es­tá­ti­cos o muy re­to­ca­dos, "por­que les fal­ta vi­da", se­gún sus pa­la­bras. Por eso sue­le re­cu­rrir a ma­te­rias pri­mas na­tu­ra­les, co­mo la ma­de­ra o el hie­rro, y tam­bién a las plan­tas. De es­te rin­cón de su sa­lón, Tris­tán des­ta­ca su at­mós­fe­ra atem­po­ral con un pun­to rús­ti­co y dos ob­je­tos de los que se enamo­ró al ins­tan­te: la lám­pa­ra con for­ma de pi­ña y la fo­to­gra­fía del es­tu­dio bar­ce­lo­nés Ca­non, de 1966.

Tris­tán Do­mecq In­terio­ris­ta y de­co­ra­dor ga­lle­go, di­ri­ge el es­tu­dio que lle­va su nom­bre en Ma­drid.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.