El di­le­ma

GQ (Spain) - - Cuidados -

Las bar­be­rías se po­nen de mo­da, aun­que nun­ca he­mos te­ni­do me­jo­res cu­chi­llas en ca­sa. ¿Al­guien lo en­tien­de?

Los cam­bios so­cia­les que se han pro­du­ci­do a lo lar­go de la úl­ti­ma dé­ca­da han de­ja­do tam­bién en el mun­do del groo­ming, más in­te­rro­gan­tes en el ai­re que res­pues­tas. Por un la­do, he­mos asis­ti­do a una pro­li­fe­ra­ción de bar­be­rías y cen­tros es­té­ti­cos man friendly sin pre­ce­den­tes des­de los tiem­pos de nues­tros abue­los; por otro, y en sen­ti­do con­tra­rio, las di­fe­ren­tes mar­cas han inun­da­do el mer­ca­do de to­do ti­po de pro­duc­tos cos­mé­ti­cos y má­qui­nas de re­cor­te –muy en la lí­nea de la ten­den­cia del Do it your­self, apli­ca­ble a to­do ti­po de ac­ti­vi­da­des: de la co­ci­na al bri­co­la­je–. Por si fue­ra po­ca la con­fu­sión, coha­bi­tan dos ge­ne­ra­cio­nes su­pues­ta­men­te an­ta­gó­ni­cas: la ge­ne­ra­ción X, pro­fun­da­men­te in­di­vi­dua­lis­ta y con­su­mis­ta –car­ne de ca­ñón pa­ra la ven­ta de to­do ti­po de gadgets, pe­ro tam­bién pro­fun­da­men­te he­do­nis­ta por su es­ca­sa con­cien­cia de cla­se–; y la ge­ne­ra­ción mi­llen­nial, di­gi­tal y so­cial –y, al pa­re­cer, so­lo in­tere­sa­da en pa­gar por ex­pe­rien­cias o por to­dos aque­llos ca­chi­va­ches que la co­nec­ten con los de­más–.

Así las co­sas, la pre­gun­ta "en la bar­be­ría o en tu ca­sa" es más per­ti­nen­te que nun­ca, pe­ro nos lle­va cons­tan­te­men­te a en­fren­tar­nos con nues­tras pro­pias con­tra­dic­cio­nes in­ter­nas: dis­po­ne­mos de las me­jo­res má­qui­nas de afeitado de la his­to­ria –ya he­mos per­di­do la cuen­ta de las cu­chi­llas que lle­van– pe­ro pre­fe­ri­mos de­jar­nos barba; cuan­do de­ci­di­mos por fin ra­su­rar­nos, to­tal o par­cial­men­te, y a pe­sar de nues­tra es­ca­sez crónica de tiem­po, va­mos al bar­be­ro a que lo ha­ga con una na­va­ja –el equi­va­len­te a de­jar el co­che en el ga­ra­je pa­ra ir­nos a Pa­rís en un ca­rrua­je, por ver lo que se sien­te y dis­fru­tar de la len­ti­tud del via­je–. He­mos apren­di­do que po­de­mos ser au­to­su­fi­cien­tes, egoís­tas y aso­cia­les. Que ni si­quie­ra nos ha­ce fal­ta ir al su­per­mer­ca­do a ha­cer la com­pra –pa­ra eso es­tá in­ter­net– y po­de­mos con­ver­tir nues­tra ha­bi­ta­ción en el pro­ba­dor de H&M –si no me gus­ta, lo de­vuel­vo–. Nos he­mos vuel­to prác­ti­cos, de­sen­ga­ña­dos del ro­man­ti­cis­mo de una vi­da que nun­ca se pa­re­ció a lo que nos pro­me­tie­ron los baby boo­mers. Y, aun así, de­ja­mos a un des­co­no­ci­do –fre­cuen­te­men­te mul­ti­ta­tua­do, lleno de pier­cings y de as­pec­to pa­ti­bu­la­rio: se ter­mi­nó la pul­cri­tud y la ba­ti­ta blan­ca– ju­gar con un ob­je­to cor­tan­te so­bre nues­tro gaz­na­te… por pu­ra di­ver­sión.

En la bar­be­ría o en tu ca­sa… Pue­de pa­re­cer una di­fí­cil de­ci­sión, pe­ro en reali­dad to­do lo an­te­rior no es más que un so­fis­ma tram­po­so. Por­que por muy bue­nas que sean nues­tras he­rra­mien­tas, por mu­cho que pen­se­mos que nos so­bran los otros, siem­pre ne­ce­si­ta­re­mos la bar­be­ría: pa­ra apli­car la mano del ar­tis­ta en el re­cor­te de nues­tra barba de ins­pi­ra­ción hips­ter; pa­ra cor­tar­nos el pe­lo mien­tras co­men­ta­mos el úl­ti­mo par­ti­do del Atle­ti; pa­ra con­fe­sar in­fi­de­li­da­des in­con­fe­sa­bles, pe­dir la ab­so­lu­ción de nues­tros pe­ca­dos o desaho­gar nues­tras frus­tra­cio­nes. Es uno de los po­cos ri­tua­les pla­cen­te­ros que nos de­pa­ra la vi­da por el he­cho de ser hom­bres… y ten­drán que arran­cár­nos­lo de nues­tras frías ma­nos. Por dis­tin­tas ra­zo­nes, equis y mi­llen­nials coin­ci­di­mos –y cree­mos– en eso.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.