Co­ches ca­ros y na­ri­ces ro­tas DA­NIEL ENTRIALGO Di­rec­tor de GQ

ESTE MES NOS HAN AYU­DA­DO

GQ (Spain) - - Sumario - @da­nie­len­trial­go

"LA GEN­TE SE CREE QUE SOY UNA 'CE­LE­BRITY', pe­ro no lo soy. Yo sim­ple­men­te le par­to la ca­ra a otros tíos por di­ne­ro. A eso me de­di­co". Conor Mcgregor suel­ta pu­ñe­ta­zos ver­ba­les con la len­gua con la mis­ma con­tun­den­cia y sol­tu­ra que usa su mano iz­quier­da, la que uti­li­za ha­bi­tual­men­te pa­ra tum­bar a sus ad­ver­sa­rios. Es fa­mo­so. Bas­tan­te más de lo que pien­sas. 11 mi­llo­nes de per­so­nas (más que to­da la po­bla­ción de Por­tu­gal jun­ta) le si­guen en Ins­ta­gram y sus ví­deos de Youtu­be con sus me­jo­res knock-out acu­mu­lan en las re­des un nú­me­ro de vi­si­tas ab­sur­do. Es al­guien mu­cho más po­pu­lar que la pro­pia dis­ci­pli­na de­por­ti­va que prac­ti­ca (las ar­tes mar­cia­les mix­tas), lo cual –si lo pien­sas bien– es al­go fas­ci­nan­te. Mu­chas webs cuel­gan sus pe­leas y bra­vu­co­na­das en sus mó­du­los de ví­deo con el úni­co ob­je­ti­vo de atraer trá­fi­co y clics a sus es­ta­dís­ti­cas. Da igual que si­gas o no la UFC, que se­pas qué de­mo­nios sig­ni­fi­can esas si­glas o que ni si­quie­ra en­tien­das sus re­glas (más bien inexis­ten­tes; den­tro del oc­tá­gono –que no cua­dri­lá­te­ro, co­mo en el bo­xeo– va­le prác­ti­ca­men­te cual­quier co­sa). To­dos aca­ban sin­tien­do cu­rio­si­dad y pin­chan­do el en­la­ce. ¿Y to­da esa fa­ma por qué? ¿De dón­de pro­ce­de se­me­jan­te lo­cu­ra? Pues de al­go tan sen­ci­llo co­mo in­quie­tan­te: ver­le lu­char re­sul­ta hip­nó­ti­co. Y pa­ra mu­chos, has­ta es­té­ti­co. Lo ha­ce de una for­ma so­se­ga­da y tem­pla­da, pe­ro im­pla­ca­ble­men­te des­pia­da­da al mis­mo tiem­po; co­mo una car­ga sal­va­je de la ca­ba­lle­ría li­ge­ra or­ques­ta­da de fon­do con dul­ces vio­li­nes de Mas­cag­ni. Una co­reo­gra­fía de múscu­los ten­sa­dos y na­ri­ces ro­tas que za­ran­dea las os­cu­ras es­qui­nas de nues­tros ins­tin­tos más pri­mi­ti­vos. Tie­ne un don, un po­der mag­né­ti­co; y ese don le es­tá ha­cien­do ga­nar mon­ta­ñas de di­ne­ro.

Por­que no nos pon­ga­mos es­tu­pen­dos aho­ra. La vio­len­cia –en­ten­di­da co­mo pu­ro en­tre­te­ni­mien­to– siem­pre ha em­be­le­sa­do a la cul­tu­ra pop. ¿Por qué si no al­guien iría a ver una pe­lí­cu­la de Ta­ran­tino o lee­ría una no­ve­la de Jim Thom­pson? Pues por esa ex­tra­ña mez­cla de des­lum­bra­mien­to y re­pul­sión que nos ge­ne­ra el po­der de la fuer­za bru­ta. Aque­llas pol­vo­rien­tas es­tan­te­rías de vi­deo­club de ba­rrio, con sus cin­tas VHS de Chuck No­rris y Bru­ce Lee. De Rocky Bal­boa a Ram­bo; Bru­ce Wi­llis, Ja­son Stat­ham, El club de la lu­cha o Snatch: cer­dos y dia­man­tes. Cos­ti­llas que se par­ten y ce­jas san­gui­no­len­tas. Aun­que pa­ra ser jus­tos del to­do, de­be­ría­mos de­cir que Conor Mcgregor se ase­me­ja más al ma­lo de Ka­ra­te Kid, el ru­bi­to de Co­bra Kai. Por­que ade­más de re­par­tir es­to­pa sin fil­tro al­guno, Mcgregor es chuleta y des­len­gua­do, un bo­ca­zas nue­vo ri­co (mul­ti­mi­llo­na­rio in­clu­so) de gus­tos os­ten­to­sos y dis­cu­ti­bles; un ma­ca­rri­lla desafian­te e in­ti­mi­da­dor que exu­da tes­tos­te­ro­na co­mo pas­ti­llas Ave­crem. ¿Y sa­bes qué? Así re­sul­ta aún más di­ver­ti­do. Se gas­ta el di­ne­ro en co­ches, re­lo­jes y za­pa­tos de lu­jo co­mo tú y yo en chi­cles o pi­pas. Y no le im­por­ta na­da alar­dear de ello.

"To­dos quie­ren ser co­mo yo", afir­ma. "Y no les cul­po. Lo en­tien­do. Si yo no fue­ra yo, yo tam­bién que­rría ser co­mo yo". Conor Mcgregor di­xit: es­tre­lla de la UFC, icono de Ins­ta­gram y maes­tro rom­pehue­sos. En un mun­do di­vi­di­do co­mo nun­ca en gé­ne­ros, sub­gé­ne­ros y ni­chos, lo in­cla­si­fi­ca­ble sue­le ser la an­te­sa­la de lo in­tere­san­te. El tra­ba­jo de Eu­ge­nio es tan es­qui­vo a la ta­xo­no­mía co­mo fas­ci­nan­te. Y su lo­cu­ra, mí­ra­nos, es con­ta­gio­sa. Os­ten­ta el di­fí­cil ho­nor de es­cri­bir co­mo re­dac­tor re­si­den­te en la edi­ción nor­te­ame­ri­ca­na de GQ. Zach di­sec­cio­na la cul­tu­ra pop con pre­ci­sión li­te­ra­ria y un di­ver­ti­do es­pí­ri­tu crí­ti­co. Este mes, se pe­lea con Conor Mcgregor. Este fo­tó­gra­fo mi­la­nés es­tu­dió li­te­ra­tu­ra mo­der­na, pe­ro pron­to se dio cuen­ta de que lo su­yo era es­cri­bir con la luz. Dan fe de ello pu­bli­ca­cio­nes co­mo L'uo­mo Vo­gue o Mr Por­ter. Aho­ra tam­bién pue­des se­guir­lo en GQ. Na­ció en 1943, cuan­do aún na­die in­ven­ta­ba nom­bres rim­bom­ban­tes pa­ra las ge­ne­ra­cio­nes y los mó­vi­les no ha­cían fo­tos. Así que si quie­res ver las me­jo­res imá­ge­nes de dé­ca­das de fút­bol, tie­nen que ser las su­yas.

EU­GE­NIO RECUENCO STE­FANO GALUZZI

ZACH BARON RAÚL CAN­CIO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.