Hugh Hef­ner

GQ (Spain) - - Intro -

Cual­quier in­di­vi­duo que re­pre­sen­te el mis­mo per­so­na­je du­ran­te más de 60 años co­rre el ries­go de con­ver­tir­se en su pro­pia ca­ri­ca­tu­ra. Es lo que le ha aca­ba­do su­ce­dien­do a Hugh Hef­ner, em­pre­sa­rio, ac­ti­vis­ta, re­bel­de con múl­ti­ples cau­sas y edi­tor de la ce­le­bé­rri­ma re­vis­ta Play­boy. La de­cre­pi­tud no le ha sen­ta­do na­da bien a su ima­gen de li­ber­tino (la lí­nea en­tre el mu­je­rie­go y el vie­jo ver­de se va di­fu­mi­nan­do con la edad, y Hef, co­mo le lla­man los ami­gos, ya cuen­ta 91 pri­ma­ve­ras). Pe­ro su es­tam­pa de bon vi­vant, ata­via­do con un ba­tín de se­da y una go­rra de ca­pi­tán de bar­co, es ya un icono de nuestro tiem­po. Co­mo lo son las ore­jas de co­ne­ji­ta, to­do un sím­bo­lo de su im­pe­rio del ero­tis­mo. Su vi­da, que da­ría pa­ra va­rias pe­lí­cu­las, ha si­do fiel­men­te re­fle­ja­da en Ame­ri­can Play­boy: The Hugh Hef­ner Story, el re­cién es­tre­na­do do­cu­dra­ma de 10 ca­pí­tu­los de Ama­zon que ha te­ni­do ac­ce­so a 17.000 ho­ras de fil­ma­ción y 2.600 li­bros de re­cor­tes iné­di­tos.

Hef­ner lan­zó el pri­mer nú­me­ro de Play­boy en di­ciem­bre de 1953. Con el apo­yo fi­nan­cie­ro de su ma­dre y un gran ins­tin­to pe­rio­dís­ti­co, com­pró un des­nu­do an­ti­guo de Nor­ma Jean por 500 dó­la­res y lo con­vir­tió en el pri­mer pós­ter des­ple­ga­ble de la pu­bli­ca­ción. El in­te­rés por to­do lo que tu­vie­ra que ver con Ma­rilyn Mon­roe, ya mun­dial­men­te fa­mo­sa, hi­zo que se ago­ta­ra la ti­ra­da de la re­vis­ta. Pe­ro si pre­gun­ta­ras hoy a los lec­to­res que se hi­cie­ron con uno de los 55.000 ejem­pla­res por qué los com­pra­ron, se­gu­ra­men­te te di­rían que por los ar­tícu­los [ver tam­bién In­ter­viú].

Era la ex­cu­sa per­fec­ta pa­ra cual­quier hom­bre pi­lla­do en un re­nun­cio por su mu­jer. Play­boy, de he­cho, nun­ca se de­fi­nió co­mo una re­vis­ta de mu­je­res des­nu­das, sino co­mo una pu­bli­ca­ción de es­ti­lo de vi­da en la que el se­xo te­nía un pa­pel muy im­por­tan­te por­que, al fin y al ca­bo, el se­xo es muy im­por­tan­te en la vi­da. Du­ran­te los años de glo­ria del tí­tu­lo, des­fi­la­ron por sus pá­gi­nas au­to­res del pres­ti­gio de Na­bo­kov, Art­hur C. Clar­ke, Tru­man Ca­po­te, Jack Ke­rouac, Hun­ter S. Thom­pson, Ian Fle­ming, Ray Brad­bury o Ga­briel García Már­quez.

Play­boy, y por ex­ten­sión Hugh Hef­ner, tam­po­co re­nun­ció a po­si­cio­nar­se en los gran­des te­mas so­cia­les de su tiem­po, co­mo el mo­vi­mien­to por los de­re­chos ci­vi­les y las lu­chas con­tra la ex­clu­sión ra­cial y la gue­rra de Viet­nam –por no ha­blar de la li­ber­tad de ex­pre­sión o de la re­vo­lu­ción se­xual, de la que fue al mis­mo tiem­po ac­tor y vo­ce­ro–. Mal­com X con­ce­dió una en­tre­vis­ta a la pu­bli­ca­ción se­ma­nas an­tes de ser ase­si­na­do, al igual que Mar­tin Lut­her King. El pro­pio Hef­ner pro­mo­vió las ac­tua­cio­nes de ar­tis­tas ne­gros en sus clu­bes –sí, tam­bién abrió mul­ti­tud de clu­bes Play­boy en los que las camareras ser­vían whisky on the rocks dis­fra­za­das de co­ne­ji­tas– y se en­car­gó per­so­nal­men­te de re­ti­rar los per­mi­sos a los que dis­cri­mi­na­ban a las per­so­nas de co­lor.

Con los años, la mar­ca se ex­ten­dió a ho­te­les, ca­si­nos y a ca­si cual­quier co­sa que fue­ra po­si­ble li­cen­ciar, con­vir­tien­do a Hef­ner en un mul­ti­mi­llo­na­rio he­do­nis­ta que di­ri­gía su im­pe­rio des­de la ca­ma, en una man­sión de es­ti­lo Tu­dor en la que ha vi­vi­do acom­pa­ña­do de un elen­co de her­mo­sas mu­je­res en per­ma­nen­te ro­ta­ción. En es­ta ca­sa de Be­verly Hills, ven­di­da re­cien­te­men­te por más de 200 mi­llo­nes de dó­la­res [ci­ta re­que­ri­da], se han ce­le­bra­do las más fas­tuo­sas fies­tas y or­gías, con pro­ta­go­nis­tas de to­dos los gre­mios: ac­to­res co­mo Kirk Dou­glas, Rob Lo­we, Jack Ni­chol­son, Kel­sey Gram­mer o Leo­nar­do Di­ca­prio; mú­si­cos co­mo los Kiss, los Ro­lling Sto­nes o los Beatles –se cuen­ta que John Len­non apa­gó un ci­ga­rri­llo en un cua­dro de Ma­tis­se–; có­mi­cos co­mo Bill Cosby… El tra­to da­do a las chi­cas y el abu­so del al­cohol y las dro­gas siem­pre han es­ta­do en el cen­tro de la po­lé­mi­ca, pe­ro eso no ha im­pe­di­do que va­rias ge­ne­ra­cio­nes de hom­bres ha­yan so­ña­do con pa­sar una no­che en la Man­sión Play­boy.

Se ha di­vor­cia­do dos ve­ces: de Mil­dred Wi­lliams, en 1958, y de la play­ma­te Kim­ber­ley Con­rad, en 1989 –con am­bas tu­vo dos hi­jos–. En la ac­tua­li­dad es­tá ca­sa­do con Crystal Ha­rris, otra ex co­ne­ji­ta 60 años me­nor que él; y su im­pe­rio es­tá de ca­pa caí­da, las­tra­do por la ofer­ta de se­xo gra­tis en in­ter­net. Des­pués de to­do, pa­re­ce que los ar­tícu­los no eran un ali­cien­te tan po­de­ro­so pa­ra los lec­to­res.

GQUOTES

• "Me con­si­de­ro el hom­bre más exi­to­so que co­noz­co. No me cam­bia­ría por na­die". • "Una vez al­guien me pre­gun­tó: '¿Cuál es tu me­jor fra­se pa­ra li­gar?'. Y yo le con­tes­té: 'Ho­la, me lla­mo Hugh Hef­ner". • "La ma­yor fuer­za ci­vi­li­za­do­ra del mun­do no es la re­li­gión, sino el se­xo". •"Pi­cas­so tu­vo su pe­rio­do ro­sa y su pe­rio­do azul. Yo aho­ra es­toy en mi pe­rio­do 'ru­bias".

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.