TO­DA­VÍA MÁS CHALADOS: LOS VI­LLA­NOS

GQ (Spain) - - Intro -

Dead­pool era un mer­ce­na­rio al ser­vi­cio de un pro­yec­to gubernamental lla­ma­do Ar­ma-x, un plan que for­zó sus lí­mi­tes fí­si­cos y psi­co­ló­gi­cos pa­ra ac­ti­var sus ge­nes mu­tan­tes. Se­gún nues­tra Guía rá­pi­da de tras­tor­nos de tebeo pro­du­ci­dos por su­ce­sos trau­má­ti­cos, es­to con­du­ce a es­qui­zo­fre­nia, per­so­na­li­dad múl­ti­ple, ten­den­cias psi­co­pá­ti­cas y so­cio­pá­ti­cas, y se­ve­ra des­co­ne­xión ge­ne­ral con la reali­dad.

SO­LU­CIÓN DE TEBEO

No hay so­lu­ción. Dead­pool ha si­do da­do por im­po­si­ble por el uni­ver­so Mar­vel y, cuan­do sus ca­mi­nos se cru­zan con los de otro hé­roe, és­te se li­mi­ta a re­zar. En se­rio, es­tá des­qui­cia­do: dia­lo­ga con sus múl­ti­ples per­so­na­li­da­des, cam­bia de hu­mor cons­tan­te­men­te y sus po­de­res mu­tan­tes (cu­ra­ción ins­tan­tá­nea al es­ti­lo Lo­bezno y ha­bi­li­dad so­bre­hu­ma­na pa­ra el com­ba­te) po­ten­cian ese com­por­ta­mien­to alo­ca­do.

OTROS HÉ­ROES CON PRO­BLE­MAS SI­MI­LA­RES

Ten­dría­mos que ir al ban­do de los su­per­vi­lla­nos y que­dar­nos con el Jo­ker, que es mu­cho más que un sim­ple so­ció­pa­ta. Los guio­nis­tas de los có­mics le han ido ad­ju­di­can­do to­das las en­fer­me­da­des men­ta­les po­si­bles, y no es di­fí­cil ver­lo ha­blan­do con­si­go mis­mo o pre­su­mien­do de la más ele­men­tal fal­ta de asi­de­ros con la reali­dad.

QUÉ SE HA­CE EN LA VI­DA REAL

Dead­pool es un per­so­na­je de tebeo en ma­yor me­di­da que el res­to de los que os he­mos traí­do has­ta aquí. Un ca­tá­lo­go de en­fer­me­da­des men­ta­les co­mo el su­yo es sen­ci­lla­men­te im­po­si­ble, pe­ro qui­zá su des­or­den de per­so­na­li­da­des múl­ti­ples y su al­te­ra­ción en la per­cep­ción de la reali­dad pue­da iden­ti­fi­car­se con una in­ter­pre­ta­ción fan­ta­sio­sa de la es­qui­zo­fre­nia. Pa­ra com­ba­tir­la y sua­vi­zar sus efec­tos se em­plean me­di­ca­men­tos an­ti­psi­có­ti­cos, com­bi­na­dos con psi­co­te­ra­pia y reha­bi­li­ta­ción. Si es­tos son los bue­nos… ¿có­mo se­rán sus ar­chi­né­me­sis? En efec­to, con es­ta ga­le­ría de des­qui­cia­dos co­mo hé­roes, ca­be pen­sar que los vi­lla­nos tie­nen que es­tar aún más tro­na­dos. Ya he­mos men­cio­na­do al Jo­ker, po­si­ble­men­te el más de­men­te de to­dos los be­lla­cos, pe­ro Bat­man tie­ne dón­de ele­gir: su vi­da, de he­cho, es un cons­tan­te en­fren­ta­mien­to con de­men­tes con dis­fraz. Nuestro fa­vo­ri­to es El Som­bre­re­ro Loco, un des­nor­ta­do fan de Ali­cia en el país de las ma­ra­vi­llas que se pa­sa el día se­cues­tran­do cria­tu­ras pa­ra con­ver­tir­las en pro­ta­go­nis­tas de su pro­pio re­fri­to del clá­si­co li­te­ra­rio. No ol­vi­de­mos que cuan­do Bat­man de­tie­ne a los vi­lla­nos no los man­da a la cár­cel, sino al Asi­lo Ark­ham, un ma­ni­co­mio de al­ta se­gu­ri­dad que tie­ne su pro­pia ra­ción de fan­tas­mas es­qui­zoi­des en­tre sus mu­ros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.