ELLAS TAM­BIÉN ES­TÁN ZUMBADAS ASI­LO ARK­HAM

GQ (Spain) - - Intro -

Aun­que Har­ley Quinn co­men­zó co­mo com­par­sa del Jo­ker en la se­rie ani­ma­da de los no­ven­ta, pron­to se con­vir­tió en una de las da­mas tro­na­das más de­li­cio­sas del uni­ver­so del Hom­bre Mur­cié­la­go. La prue­ba de que la chi­ca se ha ga­na­do un nom­bre pro­pio en el mun­di­llo (gra­cias en par­te a Es­cua­drón sui­ci­da) es­tá en que su edi­to­rial, DC Co­mics, quie­re con­ver­tir­la en la Dead­pool de la ca­sa (eso ya in­di­ca un gra­do de lo­cu­ra con­si­de­ra­ble). Pe­ro hay más mo­zas a las que les fal­ta un tor­ni­llo: la te­lé­pa­ta mu­tan­te Jean Grey (miem­bro de los X-men) fue po­seí­da por una en­ti­dad cós­mi­ca que le dio po­de­res de dio­sa y re­ve­ló una se­gun­da per­so­na­li­dad os­cu­ra, volátil y con ham­bre de pla­ne­tas (lo más pa­re­ci­do a la es­qui­zo­fre­nia ga­lác­ti­ca). No es la úni­ca mu­tan­te con la que man­te­ner la dis­tan­cia: la Bru­ja Es­car­la­ta, tam­bién con po­de­res so­brehu­ma­nos, aca­bó con to­da su ra­za. "No más mu­tan­tes", di­jo, y ca­si ter­mi­na con la fran­qui­cia más ren­ta­ble de Mar­vel (era un tru­co, cla­ro). Aun­que si al­guien apun­ta ma­ne­ras en es­to del des­equi­li­brio fe­me­nino es Hit-girl. Co­pro­ta­go­nis­ta de Kick-ass, es­ta preado­les­cen­te en­tre­na­da por su pa­dre pa­ra ser una le­tal ase­si­na tie­ne un con­cep­to de la jus­ti­cia ab­so­lu­ta­men­te des­nor­ta­do. Sin du­da, la chi­ca apun­ta ma­ne­ras pa­ra ser la más sal­va­je del pa­tio del ma­ni­co­mio in­fan­til.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.