azul ma­rino

Es­tos dos cro­nó­gra­fos, es­pe­cial­men­te di­se­ña­dos pa­ra dis­fru­tar ba­jo el agua, son el per­fec­to acom­pa­ñan­te pa­ra la pre­tem­po­ra­da de pla­ya.

GQ (Spain) - - Rejores -

Pe­se a la creen­cia po­pu­lar, es fal­so que el mar sea azul por­que ac­túe co­mo un es­pe­jo del cie­lo. En reali­dad, lo que ocu­rre es que las mo­lé­cu­las de agua re­fle­jan con ma­yor fa­ci­li­dad las lon­gi­tu­des de on­da más cor­tas, que co­rres­pon­den al azul o al ver­de (de ahí que a ve­ces nos ba­ñe­mos en aguas de co­lor mal­va o tur­que­sa). Na­da de es­to se apli­ca a la es­fe­ra o a la co­rrea de un re­loj, pe­ro es­tá cla­ro que las pie­zas in­di­ca­das pa­ra su­mer­gir­se en el océano se sue­len con­ta­giar de su co­lor. A las prue­bas nos re­mi­ti­mos.

REA­LI­ZA­CIÓN JOA­NA DE LA FUEN­TE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.