CON­TRA LA NOS­TAL­GIA

Al co­fun­da­dor de Bell&ross no le gus­ta re­crear­se en el pa­sa­do: su fir­ma re­lo­je­ra, una de las más jó­ve­nes del fir­ma­men­to del lu­jo, só­lo tie­ne gran­des pla­nes de fu­tu­ro.

GQ (Spain) - - Rejores -

Bruno Be­la­mich nos re­ci­be exul­tan­te en el pad­dock del cir­cui­to de Mont­me­ló, don­de las es­cu­de­rías de Fór­mu­la 1 prue­ban sus mo­no­pla­zas an­tes de que la nue­va tem­po­ra­da eche a an­dar. Bell&ross, la fir­ma de re­lo­jes que fun­dó jun­to con Car­los A. Ro­si­llo –hoy CEO de la mar­ca– aca­ba de re­no­var su pa­tro­ci­nio con el equi­po Re­nault por se­gun­do año con­se­cu­ti­vo y nuestro pro­ta­go­nis­ta no pue­de di­si­mu­lar su sa­tis­fac­ción: "La ins­pi­ra­ción ori­gi­nal de la mar­ca be­be de la avia­ción mi­li­tar y lue­go de la ci­vil, pe­ro con Re­nault nos he­mos abier­to a un uni­ver­so to­tal­men­te no­ve­do­so que res­pon­de a va­lo­res ta­les co­mo la su­pera­ción o la pre­ci­sión", ex­pli­ca.

Este fran­co-sui­zo, apa­sio­na­do de los avio­nes y la ve­lo­ci­dad, di­ri­ge des­de ha­ce dos dé­ca­das el de­par­ta­men­to crea­ti­vo de la ca­sa re­lo­je­ra (su so­cio es el en­car­ga­do de los nú­me­ros). Un pri­vi­le­gio que le ha per­mi­ti­do con­fi­gu­rar des­de ce­ro la iden­ti­dad de un se­llo de pri­me­ra di­vi­sión, im­bui­do del di­se­ño y la fun­cio­na­li­dad de los ins­tru­men­tos ae­ro­náu­ti­cos. Su pres­ti­gio, tra­ba­ja­do con pa­cien­cia y mi­mo en los ta­lle­res ar­te­sa­nos, es des­de ha­ce tiem­po una de las jo­yas de la com­pa­ñía.

Esa es la ra­zón por la que su alian­za con la es­cu­de­ría fran­ce­sa co­bra aho­ra to­do el sen­ti­do. ¿Que por qué? "Por­que una pie­za de al­ta re­lo­je­ría es co­mo un co­che de Fór­mu­la 1; tie­ne el mo­tor, la ca­rro­ce­ría y el mo­vi­mien­to", ase­gu­ra Be­la­mich. Con el fin de ce­le­brar es­ta unión, Bell&ross aca­ba de pre­sen­tar el mo­de­lo BR03‐94 RS17, con ca­ja de ce­rá­mi­ca y es­fe­ra de fi­bra de car­bono, que for­ma par­te de una tri­lo­gía que reúne los úl­ti­mos avan­ces tec­no­ló­gi­cos y los ma­te­ria­les más in­no­va­do­res del mun­do de las ca­rre­ras. To­do eso –y más– es lo que se con­si­gue mi­ran­do al fu­tu­ro, cuan­do la nos­tal­gia no tie­ne ca­bi­da.

La fir­ma per­te­ne­cien­te al gru­po Ri­che­mont tie­ne el ho­nor de pa­tro­ci­nar a Mercedes AMG Pe­tro­nas, la es­cu­de­ría que ha do­mi­na­do la com­pe­ti­ción los úl­ti­mos tres años con Le­wis Ha­mil­ton y Ni­co Ros­berg (sus­ti­tui­do es­ta tem­po­ra­da por Valt­te­ri Bot­tas) al vo­lan­te. Pe­ro IWC es­pon­so­ri­za a AMG des­de 2004, mu­cho an­tes de que lle­ga­sen los éxi­tos en la F1. La ma­nu­fac­tu­ra de Les Breu­leux to­mó el tes­ti­go de TAG Heuer co­mo spon­sor de Mcla­ren. Un fru­to de es­ta aso­cia­ción es el RM 50-03 de la ima­gen, el cro­nó­gra­fo me­cá­ni­co más li­ge­ro del mun­do. ¿Su pre­cio? Ca­si un mi­llón de eu­ros. Ri­chard Mille pa­tro­ci­na asi­mis­mo a la es­ta­dou­ni­den­se Haas.

FOR­MA Y FUN­CIÓN "Los di­se­ños de Bell&ross no son re­lo­jes, sino jo­yas téc­ni­cas con un di­se­ño van­guar­dis­ta".

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.