vuel­ve el cuar­zo

Fren­te al au­ge de los smart­wat­ches, Con­questv.h.p. mar­ca un hi­to en la era del cuar­zo, com­bi­nan­do ul­tra­pre­ci­sión, al­ta tec­no­lo­gía y es­pí­ri­tu sport chic.

GQ (Spain) - - Rejores -

La me­jor de­fen­sa es un ata­que. Longines, la mar­ca re­lo­je­ra más an­ti­gua en ac­ti­vo en los re­gis­tros in­ter­na­cio­na­les de la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Pro­pie­dad In­te­lec­tual –y que des­de 1983 per­te­ne­ce al gru­po Swatch– con­tra­ata­ca a los smart­wat­ches con los nue­vos Con­quest V.H.P. (Very High Pre­ci­sion). O lo que es lo mis­mo: re­lo­jes do­ta­dos de un mo­vi­mien­to desa­rro­lla­do en ex­clu­si­va por ETA pa­ra Longines que se dis­tin­gue por su al­tí­si­ma pre­ci­sión (± 5 s/año), su ca­pa­ci­dad de re­ini­cia­li­zar las agu­jas des­pués de un gol­pe o una ex­po­si­ción a un cam­po mag­né­ti­co, y por una co­ro­na elec­tró­ni­ca que fa­ci­li­ta el ma­ne­jo del re­loj.

La nue­va co­lec­ción aca­ba de ser pre­sen­ta­da en so­cie­dad en el Ob­ser­va­to­rio de Neu­châ­tel. En di­chas ins­ta­la­cio­nes se ob­tu­vo, en 1954, la cer­ti­fi­ca­ción del pri­mer re­loj de cuar­zo desa­rro­lla­do por la mar­ca que al­can­zó la pre­ci­sión ató­mi­ca y que equi­pó al em­ble­má­ti­co Ch­ro­no­ci­né­gi­nes, el ins­tru­men­to que le abrió el ca­mino de la cro­no­me­tría.

Con­quest V.H.P. se po­si­cio­na co­mo el sím­bo­lo de la pre­ci­sión ex­tre­ma con una pi­la de gran du­ra­ción (5 años). Cuan­do es­ta se ago­ta, por cier­to, el re­loj pue­de hi­ber­nar du­ran­te seis me­ses y re­cor­dar la ho­ra y el día co­rrec­tos al vol­ver a ac­ti­var­lo de ma­ne­ra au­to­má­ti­ca.

• cuan­do Kat­he­ri­ne Wa­ters­ton te mi­ra des­de la pan­ta­lla o des­de una fo­to­gra­fía es que in­me­dia­ta­men­te sien­tes que ella sa­be más de ti que tú mis­mo. Que co­no­ce tus se­cre­tos más ocul­tos, co­sas que no le has con­ta­do a na­die. Wa­ters­ton tie­ne un pun­to ca­si in­qui­si­dor en su mi­ra­da –una mi­ra­da de ésas que te em­pu­jan a con­fe­sar lo que sea, aun­que na­die te ha­ya pre­gun­ta­do na­da–, tras esos ojos enor­mes, ma­rro­nes, in­te­li­gen­tes.

Da la im­pre­sión de que siem­pre ha es­ta­do ahí, en la pan­ta­lla, aun­que no con­si­ga­mos po­ner de­ma­sia­do en pie dón­de se ha­bía me­ti­do an­tes de ver su me­tro ochen­ta por to­das par­tes. Pa­ra mu­chos, ella apa­re­ció ha­ce tres años pa­ra vol­ver loco a Joa­quin Phoe­nix en Pu­ro vi­cio, di­ri­gi­da por Paul Tho­mas An­der­son, y ya en­ton­ces de­cía su per­so­na­je, Shas­ta, que era "un car­ga­men­to pre­cio­so que no po­día ser ase­gu­ra­do de­bi­do a su vi­cio in­he­ren­te". Pe­ro en reali­dad Wa­ters­ton lle­va des­de 2007 apa­re­cien­do co­mo se­cun­da­ria en pe­lí­cu­las de pres­ti­gio: jun­to a Geor­ge Clooney y Til­da Swin­ton en Mi­chael Clay­ton (su de­but en el ci­ne), a las ór­de­nes de Ang Lee en Des­tino: Woods­tock o co­mo par­te del elen­co de aquel tríp­ti­co in­die lla­ma­do La des­apa­ri­ción de Elea­nor Rigby.

Pu­ro vi­cio aca­bó con años de cas­tings fa­lli­dos y de ser con­si­de­ra­da de­ma­sia­do se­ria, de­ma­sia­do ex­tra­ña, de­ma­sia­do es­pe­cial, de­ma­sia­do al­ta. Des­pués lle­gó el pa­pel de ma­dre de la hi­ja de Ste­ve Jobs en el bio­pic di­ri­gi­do por Danny Boy­le y es­cri­to por Aa­ron Sor­kin, y de ahí el im­pul­so fi­nal: el uni­ver­so de J.K. Row­ling y Harry Pot­ter la es­pe­ra­ba con los bra­zos abier­tos pa­ra co­pro­ta­go­ni­zar Ani­ma­les fan­tás­ti­cos y dón­de en­con­trar­los. Le­jos de per­ma­ne­cer a la som­bra de su com­pa­ñe­ro de re­par­to, el os­ca­ri­za­do Ed­die Red­may­ne, su Por­pen­ti­na Golds­tein ya no es un per­so­na­je se­cun­da­rio con mo­men­tos de bri­llan­tez, sino un ge­nuino pu­ñe­ta­zo en la me­sa pa­ra re­cla­mar su es­pa­cio co­mo pro­ta­go­nis­ta ab­so­lu­ta, ca­paz de sos­te­ner el pe­so de to­da la pe­lí­cu­la so­bre sus hom­bros.

Co­mo Ha­rri­son Ford o co­mo Hugh Jack­man, Kat­he­ri­ne Wa­ters­ton ha triun­fa­do mu­cho des­pués de lo ha­bi­tual en la má­qui­na tri­tu­ra­do­ra de es­tre­llas que es Holly­wood. A sus 37 años ha lle­ga­do a la ci­ma pa­ra que­dar­se en ella una bue­na tem­po­ra­da: en el ho­ri­zon­te es­tá la nue­va pe­lí­cu­la de Ste­ven So­der­bergh y un mano a mano con Be­ne­dict Cum­ber­batch en un dra­ma his­tó­ri­co so­bre el des­cu­bri­mien­to y la co­mer­cia­li­za­ción de la bom­bi­lla eléc­tri­ca. Este mes es­ta­rá en los ci­nes de to­do el mun­do pro­ta­go­ni­zan­do la nue­va en­tre­ga de Alien, de nue­vo di­ri­gi­da por Rid­ley Scott, y don­de coin­ci­di­rá otra vez con Mi­chael Fass­ben­der, dos años des­pués de Ste­ve Jobs. La ima­gen pro­mo­cio­nal de Alien: Co­ve­nant nos la mues­tra ma­gu­lla­da, con el pe­lo cor­to, ca­mi­se­ta de ca­mu­fla­je y un fu­sil enor­me en las ma­nos. Y esa mi­ra­da fie­ra e in­te­li­gen­te que nos ha­ce sa­ber que, es­ta vez sí, el le­ga­do de la Te­nien­te Ri­pley es­tá en muy bue­nas ma­nos.

POR

"Las ge­ne­ra­cio­nes an­te­rio­res com­pra­ban cua­dros de Re­noir y Cé­zan­ne", di­ce Dan La­ni­gan. "No­so­tros compramos cas­cos de storm­troo­pers y equi­pos de pro­to­nes de Ca­za­fan­tas­mas". Este cor­pu­len­to pro­duc­tor de te­le­vi­sión se re­fie­re a su ob­se­si­va (y cos­to­sa) afi­ción a co­lec­cio­nar props de ci­ne (es­to es: el atre­zo ori­gi­nal uti­li­za­do en pe­lí­cu­las le­gen­da­rias). "Pa­ra nues­tra ge­ne­ra­ción es el equi­va­len­te a las be­llas ar­tes", ex­pli­ca. So­lía ser un hobby clan­des­tino; ha­bía gen­te me­ti­da en el mun­di­llo, pe­ro na­die ha­bla­ba de ello (no só­lo por­que da­ba ver­güen­za ad­mi­tir que an­sia­bas te­ner el co­llar de es­cla­vo que le po­nían a Charl­ton Hes­ton en el El pla­ne­ta de los si­mios, sino de­bi­do a que en mu­chos ca­sos era ile­gal po­seer ta­les ob­je­tos por­que eran pro­pie­dad de los es­tu­dios). Ha­bía ca­sos, por su­pues­to, en los que in­si­ders con po­cos es­crú­pu­los y co­lec­cio­nis­tas ha­cían tra­tos en pri­va­do. To­do es­to cam­bió en 1970, cuan­do MGM se sa­có de en­ci­ma di­ver­so ma­te­rial de sus sets en una subas­ta que se pro­lon­gó tres días. En­tre el ves­tua­rio raí­do y los mue­bles que se ven­die­ron se en­con­tra­ban dos de los props de cien­cia fic­ción más cé­le­bres de la his­to­ria del ci­ne: el ar­ti­lu­gio pro­tos­team­punk de El tiem­po en sus ma­nos, la adap­ta­ción ci­ne­ma­to­grá­fi­ca de 1960 de La má­qui­na del tiem­po de H. G. Wells; y el mo­de­lo en mi­nia­tu­ra de la na­ve de cru­ce­ro pla­ne­ta­ria C-57D, más co­no­ci­do co­mo el pla­ti­llo vo­lan­te de Pla­ne­ta prohi­bi­do. La má­qui­na del tiem­po se ven­dió por ca­si 10.000 dó­la­res y, aun­que no hay re­gis­tro del pre­cio que se lle­gó a pa­gar por el pla­ti­llo en­ton­ces, ha­ce ocho años cam­bió de ma­nos por 76.700 dó­la­res. Des­de aque­lla subas­ta de MGM, los me­jo­res props de cien­cia fic­ción ca­si siem­pre han al­can­za­do seis ci­fras. En oc­tu­bre de 2015, la mi­nia­tu­ra de la na­ve de blo­queo de la Alian­za Re­bel­de que se uti­li­zó en La Gue­rra de las Ga­la­xias ori­gi­nal se ven­dió por 450.000 dó­la­res. Este ca­rí­si­mo hobby va más allá del de­seo de lle­var­se las pie­zas más atrac­ti­vas. Es­tá re­la­cio­na­do con la ju­ven­tud per­di­da, con el an­sia de pre­ser­var el pa­sa­do y –aun­que la ma­yo­ría de los co­lec­cio­nis­tas no lo ad­mi­ti­rán– con el cul­to al hé­roe y el cos­play en se­cre­to. Hay co­sas más emo­cio­nan­tes que po­ner tu pe­lí­cu­la fa­vo­ri­ta mien­tras aga­rras con ma­nos tem­blo­ro­sas un prop uti­li­za­do en el fil­me que es­tás vien­do, pe­ro la lis­ta es cor­ta.

CH­RO­NO­CI­NÉ­GI­NES Este ins­tru­men­to de cro­no­me­tra­je de los años 50 pro­por­cio­na­ba una pe­lí­cu­la con to­mas a 1/100ª de se­gun­do que re­gis­tra­ba a los atle­tas al cru­zar la me­ta. NUE­VOS CON­QUEST Hay dos ver­sio­nes de ace­ro con di­fe­ren­tes es­fe­ras: tres agu­jas y ca­len

• CH­RIS­TOP­HER PATEY TÚ LO QUE QUIE­RES ES QUE ME CO­MA EL ALIEN (MIS CAR­NES MORENAS) ¿Lo­la Flo­res? ¿La te­nien­te Ri­pley? Por fa­vor, ¿al­guien pue­de ma­tar al bi­cho de una mal­di­ta y di­cho­sa vez?

SÓ­LO LO ME­JOR En es­ta pá­gi­na, Zu­ri­ta vis­te to­tal look Louis Vuit­ton. En la pá­gi­na si­guien­te, to­do Dol­ce & Gab­ba­na.

VÍC­TOR SAN­TIA­GO

EREZ SABAG

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.