A

GQ (Spain) - - Travelling -

Mcgregor no usa el co­mún y es­tri­den­te tono de enojo de la cla­se al­ta. Mcgregor no es de los que pi­den ha­blar con el en­car­ga­do. "Yo par­to ca­ras", me ex­pli­ca, sa­li­van­do ca­da pa­la­bra co­mo si es­tu­vie­se des­ha­cien­do un ca­ra­me­lo en la bo­ca. En­ton­ces, cual chi­co ma­lo del Con­da­do de Crum­lin –el ba­rrio ir­lan­dés don­de na­ció ha­ce 29 años–, es­cu­pe: "Me he gas­ta­do 27.000 dó­la­res. Es co­mo la oc­ta­va vez en la úl­ti­ma se­ma­na. ¿Y no pue­des de­jar caer ac­ci­den­tal­men­te un pa­ñue­lo den­tro de la bol­sa? ¡No me jo­das…! No quie­ro na­da gra­tis", me di­ce. "Só­lo un po­co de res­pe­to".

Pue­de que Conor Mcgregor se ha­ya he­cho ri­co, pe­ro si­gue lu­chan­do pa­ra ga­nar­se la vi­da. Aun­que más que lu­char, en reali­dad lo que ha­ce Mcgregor con la Ul­ti­ma­te Figh­ting Cham­pions­hip (la UFC, la ma­yor em­pre­sa de ar­tes mar­cia­les mix­tas del mun­do) es echár­se­la a la es­pal­da co­mo ha­cía Ron­da Rou­sey, la ex­cam­peo­na es­ta­dou­ni­den­se hoy re­ti­ra­da. En su au­sen­cia –ape­nas unos me­ses– Mcgregor se ha con­ver­ti­do en una sen­sa­ción y la UFC se ha ven­di­do por 4.200 mi­llo­nes de dó­la­res. Qué par­te de esa can­ti­dad se le pue­de atri­buir a él es al­go que Conor no pa­ra de pre­gun­tar­se.

En cua­tro años, se cuen­tan por cien­tos de mi­les las per­so­nas que se han afi­cio­na­do a las ar­tes mar­cia­les mix­tas gra­cias sus es­ca­sas diez pe­leas en la UFC (nue­ve ga­na­das, la ma­yo­ría por K.O., y una per­di­da, con un ti­po al que ven­ció en la si­guien­te). Al­gún día se per­mi­ti­rá pa­re­cer un ado­ra­ble "nue­vo ri­co" y ve­ra­near en Da­vos o As­pen, pe­ro por aho­ra su "vi­da de tío nor­mal y co­rrien­te", co­mo él la des­cri­be, con­sis­te en be­ber li­tros de tequila, ves­tir jer­séis de cue­llo vuel­to co­lor mos­ta­za de Guc­ci e ir de com­pras con el di­ne­ro que ha ga­na­do tor­nan­do a hom­bres pe­li­gro­sos en chi­qui­llos in­cons­cien­tes.

Nun­ca es­tá so­lo y ra­ra vez des­can­sa. Siem­pre lle­va su sé­qui­to: un asis­ten­te, dos guar­daes­pal­das, un cá­ma­ra, su tatuado ami­go Char­lie, y un nú­me­ro va­ria­ble de ani­ma­dos y mal­ha­bla­dos ir­lan­de­ses que no ha­cen na­da en par­ti­cu­lar. Mcgregor ocu­pa el lu­gar cen­tral en­tre ellos, re­bo­tan­do co­mo una mo­lé­cu­la. Cuan­do ca­mi­na pa­re­ce dar pe­que­ños sal­tos. Des­ta­ca por su in­con­fun­di­ble bar­ba, sua­ve y cui­da­da. El puen­te de su na­riz mues­tra una pe­que­ña ci­ca­triz. Tie­ne un cu­lo des­pro­por­cio­na­da­men­te gran­de, tra­ba­ja­do con in­ten­ción, creo. Co­mo una fuen­te de ener­gía in­te­gra­da.

Tam­bién via­ja siem­pre en con­voy. Con­vier­te los apar­ca­mien­tos en una fies­ta su­rrea­lis­ta: un Lam­borg­hi­ni ver­de tan ba­jo que ca­si ro­za el sue­lo; un Rolls-roy­ce pin­ta­do de gris pá­li­do de arri­ba aba­jo, con in­te­rio­res de piel na­ran­ja chi­llón, un Dod­ge Challenger o un enor­me Es­ca­la­de ne­gro. Una flo­ti­lla que re­pre­sen­ta­ría el sue­ño de cual­quier cha­val. Va­mos, co­mo si de pron­to el uni­ver­so de Mi­chael Bay fue­ra real.

Mcgregor es­tá aca­ban­do de ha­cer­se fo­tos en su enor­me ga­ra­je en el cen­tro de Los Án­ge­les. Ya es de no­che cuan­do sus ami­gos y él de­ci­den sa­lir. Las lla­ves de los co­ches se re­par­ten sin ton ni son. Char­lie co­ge el Lam­bo, pe­ro no lo­gra en­con­trar el bo­tón de en­cen­di­do de las lu­ces de­lan­te­ras. Pre­gun­ta si al­guien sa­be có­mo ha­cer­lo. Mcgregor y yo nos sen­ta­mos en la par­te tra­se­ra del Rolls-roy­ce, una pe­que­ña y có­mo­da bios­fe­ra. Uno de sus guar­daes­pal­das, enor­me y si­len­cio­so, to­ma el vo­lan­te. Conor, con in­quie­tud, se in­cli­na ade­lan­te y atrás y es­ta­ble­ce un in­ten­so con­tac­to vi­sual.

Me en­se­ña fo­tos en su mó­vil de looks re­cien­tes que le han gus­ta­do. Du­ran­te un tiem­po le in­tere­só la sas­tre­ría a me­di­da; aho­ra pre­fie­re las za­pa­ti­llas im­po­lu­tas, lu­jo­sas pren­das de pun­to y pie­les; con te­ji­dos atre­vi­dos y có­mo­dos. Me ha­bla de Ir­lan­da y de có­mo se ha lle­na­do de mi­ni Mc­gre­gors: ban­das de cha­va­les con bar­ba y cha­le­co, ves­ti­dos in­ma­cu­la­da­men­te –igual que él–, que van bus­can­do pe­lea. "To­dos quie­ren ser un po­co co­mo yo, co­mo can­ta Dra­ke. To­dos quie­ren ser un po­co co­mo yo. Es la pu­ta ver­dad".

–¿Y eso qué te pa­re­ce?

–A ver, no los cul­po. Si yo no fue­se yo, tam­bién que­rría ser co­mo yo.

Me ex­pli­ca que ha tra­ba­ja­do co­mo un ca­brón to­da la se­ma­na. "Este es un via­je de dos mi­llo­nes de dó­la­res Una se­ma­na, dos mi­llo­nes". Se ha ga­na­do un des­can­so. Por eso aho­ra nos di­ri­gi­mos a Ma­li­bú, don­de ha al­qui­la­do una enor­me ca­sa jun­to al mar. Su úni­co ob­je­ti­vo por aho­ra es des­can­sar. "Tal vez bus­que el enor­me cu­lo de Kh­loé. Di­cen que ha es­ta­do por aquí ha­ce po­co. En reali­dad me im­por­tan una mier­da, pe­ro me gus­ta­ría ver­las en per­so­na". –¿Te re­fie­res a las Kar­das­hian? –Sí. Só­lo quie­ro ver có­mo mue­ven esos cu­los gi­gan­tes­cos. –Só­lo pa­ra… ¿ver­las o ad­mi­rar­las? –¿Ad­mi­rar­las? Ja­más. Nun­ca pon­gas un co­ño en un pe­des­tal, ami­go. Só­lo quie­ro ver­lo. Só­lo ver­las. .

Mcgregor es­ta­ba can­sa­do de la se­sión de fo­tos y aho­ra co­mien­za a des­pe­jar­se. Un tra­vie­so bri­llo apa­re­ce en su mi­ra­da. La no­che an­te­rior aca­bó muy tar­de. Es­tar ahí fue­ra, en­tre el pú­bli­co, es di­ver­ti­do, co­men­ta, has­ta que la gen­te se te acer­ca mu­cho. "Creen que soy una ce­le­brity, pe­ro no lo soy. Yo par­to la ca­ra a la gen­te por di­ne­ro", di­ce.

De pron­to, se gi­ra ha­cia mí, co­mo si hu­bie­ra re­cor­da­do al­go. "¿Sa­bes? Me gus­ta lo que he­mos ha­bla­do aquí". Es­tá dis­fru­tan­do de nues­tra con­ver­sa­ción y se sien­te có­mo­do. "Pe­ro ten­go que ver el ar­tícu­lo an­tes de que se pu­bli­que. ¿En­tien­des lo que te di­go?". Lo en­tien­do. Pe­ro de acuer­do a la po­lí­ti­ca de GQ, no po­de­mos ha­cer­lo. Acla­ro mi voz. He vis­to esa ex­pre­sión an­tes, pe­ro nun­ca me ima­gi­né que se­ría yo el que la re­ci­bi­ría. "Te voy a lan­zar a la au­to­vía aho­ra mis­mo y lue­go pa­sa­ré el co­che por en­ci­ma tu­yo", me di­ce ob­ser­ván­do­me fi­ja­men­te. Me que­do mu­do. Se pro­du­ce una lar­ga pau­sa. "Es­tá bien. Es­tá bien". Su ca­ra ame­na­za­do­ra des­apa­re­ce, co­mo si nun­ca hu­bie­ra es­ta­do ahí. In­clu­so me re­ga­la una pe­que­ña son­ri­sa. "No te preo­cu­pes, pe­ro has es­ta­do a pun­to de ser arro­ja­do a la au­to­vía".

as pe­leas de Conor Mcgregor se pue­den ver en una tar­de. Os ani­mo a ha­cer­lo, aun­que no seáis fans de las ar­tes mar­cia­les mix­tas. Es co­mo ver a una oru­ga con­ver­tir­se en ma­ri­po­sa y lue­go en una es­pe­cie de ar­ma po­de­ro­sa, co­mo la que usa­ba Javier Bar­dem en vie­jos. Ma­ne­ja co­mo na­die los tiem­pos. Siem­pre en­cuen­tra la for­ma de gol­pear al opo­nen­te en el mo­men­to en el que me­nos se lo es­pe­ra. Pa­re­ce es­tar más cal­ma­do en el ring que la ma­yo­ría de no­so­tros en un su­per­mer­ca­do un mar­tes por la tar­de. Pe­lea con las ma­nos arri­ba, co­mo si se dis­cul­pa­ra. Su mano de­re­cha tien­de a es­tar le­van­ta­da, co­mo si to­ma­ra ai­re, co­mo si qui­sie­ra al­can­zar un in­te­rrup­tor en me­dio de la os­cu­ri­dad, mien­tras su mano iz­quier­da man­tie­ne a sus opo­nen­tes en el sue­lo.

En su de­but en la UFC con­tra Mar­cus Bri­ma­ge, un ex miem­bro de la Guar­dia Aé­rea Na­cio­nal, Mcgregor em­pe­zó aga­chán­do­se y dan­do sal­tos a su al­re­de­dor, con sus mo­dos ca­si si­mies­cos; la cam­pa­na so­nó e ines­pe­ra­da­men­te lan­zó so­bre Bri­ma­ge una rá­fa­ga de gan­chos le­ta­les que lo de­ja­ron ti­ra­do so­bre la lo­na. To­do ter­mi­nó en 1 mi­nu­to y 7 se­gun­dos.to­das las pe­leas han si­do pa­re­ci­das. En la se­gun­da, con­tra Max Ho­llo­way, Mcgregor se des­ga­rró el li­ga­men­to de la ro­di­lla en el se­gun­do round, pe­ro rá­pi­da­men­te se re­in­cor­po­ró y for­ce­jeó con Ho­llo­way cin­co mi­nu­tos más. Otra vic­to­ria pa­ra él por de­ci­sión uná­ni­me. "Pen­sán­do­lo bien, me ten­dría que ha­ber arran­ca­do la pier­na y gol­pear­le con ella", co­men­tó en la rue­da de pren­sa.

Con­so­li­dó su tí­tu­lo en el pe­so plu­ma a fi­na­les de 2015 con la pa­li­za que le dio a Jo­sé Al­do, un for­mi­da­ble lu­cha­dor, en só­lo 13 se­gun­dos. ¡13 se­gun­dos! Exac­ta­men­te el tiem­po que le lle­vó a Al­do acer­car­se a su mano iz­quier­da.

Sus pa­dres di­cen que na­ció con los pu­ños ce­rra­dos. "He pe­lea­do ca­si to­da mi pu­ta vi­da", di­ce Conor Mcgregor.

TIE­NE AL­GO QUE HA­CE QUE DIS­FRU­TES es­cu­chán­do­le ha­blar. Y él lo sa­be. A ve­ces pa­re­ce que la ver­da­de­ra esen­cia de su ge­ne­ro­si­dad es­tá en to­das esas pa­la­bras que com­par­te con­ti­go, en to­da esa des­ver­güen­za. Ha­blar es un ar­ma, una he­rra­mien­ta. "¡Este tío es un pa­ya­so! ¡Só­lo le gus­ta ha­blar!'. He oí­do eso mu­chas ve­ces a lo lar­go de mi ca­rre­ra", me di­ce. "Y lue­go aca­ban tum­ba­dos en me­dio del oc­tá­gono". Ha­bla an­tes y des­pués de las pe­leas. En no­viem­bre, en el pri­mer com­ba­te de ar­tes mar­cia­les mix­tas ce­le­bra­da en el Ma­di­son Squa­re Gar­den, de­rro­tó a Ed­die Ál­va­rez pa­ra ha­cer­se con el cam­peo­na­to de pe­so li­ge­ro de la UFC. Des­pués de aque­llo, de­ci­dió co­ger el mi­cró­fono en el ring: "He pa­sa­do mu­cho tiem­po jo­dien­do a to­do el mun­do en es­ta em­pre­sa. En el backs­ta­ge me he pe­lea­do con to­do quis­que. He ri­di­cu­li­za­do al ran­king en­te­ro. Así que quie­ro de­cir­les, des­de lo más pro­fun­do de mi co­ra­zón, que quie­ro apro­ve­char este mo­men­to pa­ra dis­cul­par­me… con ab­so­lu­ta­men­te na­die", di­jo, lleno de re­go­ci­jo. "El do­ble cam­peón ha­ce lo que le da la pu­ta ga­na".

De vuel­ta en el Rolls, se in­cli­na ha­cia de­lan­te y pre­gun­ta si po­de­mos pa­rar a to­mar al­go. Es­tá can­sa­do por el via­je. Por el tra­ba­jo. Des­pués in­ten­ta ex­pli­car­me por qué es tan bueno en lo que ha­ce. "Na­die com­ba­te tan lim­pio co­mo yo. Mis gol­pes son lim­pios. Mis gol­pes son pre­ci­sos. Mi­ra a Na­te [Diaz, a quien ba­tió el pa­sa­do agos­to]. Na­te pe­sa­ba 90 ki­los. Cuan­do lo de­rro­té, fue co­mo si un francotirador le apun­ta­ra en­tre sus ojos y le dis­pa­ra­ra. La for­ma en la que ca­yó, co­mo un sa­co de mier­da. Ése es el po­der que ten­go". –¿Pue­des ex­pli­car­me có­mo fun­cio­na eso, téc­ni­ca­men­te? Son­ríe, co­mo si fue­ra exac­ta­men­te lo que es­pe­ra­ba que le pre­gun­ta­ra. "To­do es­tá en las pe­lo­tas. To­do es­tá en las bo­las. Só­lo ten­go la cer­te­za de que vie­ne de ahí aba­jo, y sé que cuan­do te gol­pee, te de­rri­ba­ré. Eso es to­do".

Du­ran­te al­gún tiem­po pe­lear era lo úni­co que te­nía, me di­ce. Has­ta el año pa­sa­do, cuan­do se en­con­tró en la tien­da Dol­ce & Gab­ba­na de la Quin­ta Ave­ni­da de Nue­va York a un ti­po que se aca­ba­ba de ba­jar de un Fe­rra­ri. "Te­nía co­mo un bri­llo, co­mo un bron­cea­do. Era de oro", Mcgregor re­me­mo­ra. El hom­bre pa­re­cía un dios.

"Hay di­fe­ren­tes bron­cea­dos: tie­nes el bron­cea­do de ra­yos UVA. El bron­cea­do ti­po California o ti­po his­pano. El bron­cea­do de es­quí –el de es­quí es úni­co– y lue­go es­tá el bron­cea­do de ya­te. Ése es el más her­mo­so. El dorado". Aquel hom­bre te­nía el per­fec­to bron­cea­do. El bron­cea­do más sun­tuo­so que Conor Mcgregor ha­bía vis­to nun­ca.

Re­sul­ta que aquel ca­ba­lle­ro era due­ño del edi­fi­cio en el que se en­con­tra­ban. El hom­bre y Mcgregor ha­bla­ron un ra­to y és­te le di­jo: "Los lu­cha­do­res sois co­mo los den­tis­tas. Si no sa­cáis dien­tes, no hay di­ne­ro". Esas pa­la­bras le hi­cie­ron sal­tar la tapa de los se­sos. Mcgregor ha­bía es­ta­do vi­vien­do una vi­da de li­ber­tad, o eso creía. Le­ván­ta­te cuan­do quie­ras. En­tre­na cuan­do quie­ras. Haz lo que quie­ras. ¡No ha­gas na­da! Pe­ro co­no­cer al due­ño de aquel edi­fi­cio hi­zo que Conor fli­pa­ra, le hi­zo dar­se cuen­ta de al­go. Lu­char no era la úni­ca po­si­bi­li­dad que te­nía. Ha­bía otras opor­tu­ni­da­des e in­ver­sio­nes por ex­plo­rar. No só­lo los pre­mios en di­ne­ro, tam­bién las pro­pie­da­des, el pa­tri­mo­nio, lo que los tíos con bron­cea­do de oro lla­man par­ti­ci­pa­ción ma­yo­ri­ta­ria. "La es­truc­tu­ra es la lla­ve de los mi­llo­nes", aho­ra Mcgregor lo sa­be. Dar­le tiem­po al tiem­po. Man­te­ner el ob­je­ti­vo. Ima­gi­na lo que quie­res y el mun­do en­te­ro es­ta­rá a tu al­can­ce.

ASÍ QUE CONOR ES­TÁ DAN­DO un pa­so atrás en la lu­cha, bus­can­do un án­gu­lo pa­ra en­fren­tar­se a un opo­nen­te más gran­de: la UFC. Cuan­do el año pa­sa­do ga­nó la fi­nal de pe­so li­ge­ro en el Ma­di­son Squa­re Gar­den, se con­vir­tió en el po­see­dor de dos cin­tu­ro­nes de la UFC, pe­so li­ge­ro y pe­so plu­ma. La or­ga­ni­za­ción sa­bía que no po­dría de­fen­der los dos cin­tu­ro­nes al mis­mo tiem­po y no qui­sie­ron es­pe­rar si­quie­ra a que lo in­ten­ta­ra. So­lo dos se­ma­nas des­pués de la pe­lea con Ál­va­rez, la li­ga le dio el tí­tu­lo de pe­so plu­ma de Mcgregor a Jo­sé Al­do, el lu­cha­dor al que se lo qui­tó so­bra­da­men­te en 2015. Des­pués, la UFC or­ga­ni­zó una pe­lea in­te­ri­na en­tre Ant­hony Pet­tis y Max Ho­llo­way, el ti­po al que Mcgregor ha­bía ven­ci­do con una so­la pier­na; Ho­llo­way ga­nó y pron­to pe­lea­rá con Al­do por el cin­tu­rón que Mcgregor ni si­quie­ra tu­vo opor­tu­ni­dad de de­fen­der. En otras pa­la­bras, el tí­tu­lo de pe­so plu­ma de Mcgregor per­te­ne­ce­rá a una de las dos per­so­nas que per­die­ron por mu­cha di­fe­ren­cia con­tra él.

Huelga de­cir que Mcgregor con­si­de­ra es­ta de­ci­sión ile­gí­ti­ma. "Yo soy el do­ble cam­peón. Que di­gan lo que quie­ran". –Ya lo han he­cho. Ya lo han en­tre­ga­do. –No hi­cie­ron una mier­da –así es co­mo ha­bla a ve­ces–. No hi­cie­ron una mier­da. –¿Hay al­go que quie­ras de la UFC que no ten­gas aho­ra mis­mo? "Mmm… Sí. 4.200 mi­llo­nes de dó­la­res", con­tes­ta re­fi­rién­do­se al pre­cio por el que se ven­dió la UFC el ve­rano pa­sa­do. "Quie­ro ne­go­ciar lo que val­go. Quie­ro en­se­ñar­les mis análisis fi­nan­cie­ros, ca­ra a ca­ra, y de­cir­les: 'Es­to es lo que me de­béis. Pá­gad­me'. Y des­pués ya ha­bla­re­mos". –¿Te re­fie­res a un pe­da­zo de la li­ga o a un che­que? –A ver… Ló­gi­ca­men­te, a un che­que más gran­de. Y tal vez, en el fu­tu­ro, una ac­ción, una par­ti­ci­pa­ción o al­go. Só­lo les es­toy ha­cien­do ver que quie­ro al­go más.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.