se­ño­res pri­mer0

Por Mar­ta Fer­nán­dez

GQ (Spain) - - Firmas -

Da­vid Fin­cher mi­ra co­mo si es­tu­vie­ra ima­gi­nan­do una se­cuen­cia. Co­mo si sus pes­ta­ñeos fue­ran vo­lun­ta­rios y con ca­da uno cor­ta­ra un plano. Se que­dan sus pu­pi­las un se­gun­do de más en lo que le ro­dea. Mi­ra en si­len­cio, pe­ro qui­zá en al­gún lu­gar de su ca­be­za resuena el tra­que­teo amor­ti­gua­do de un an­ti­guo pro­yec­tor o el rit­mo de ese me­tró­no­mo íntimo con el que pa­re­cen pun­tua­das sus pe­lí­cu­las.

Da­vid Fin­cher mi­ra pla­ni­fi­can­do, co­mo si la reali­dad fue­ra un enig­ma que se pu­die­ra des­tri­par al con­ver­tir­la en fo­to­gra­mas. Mi­ra co­mo si buscara esa pri­me­ra ex­ci­ta­ción que es­ta­lla al leer un buen guión. "Te tie­nes que que­dar con ese mo­men­to en el que pen­sa­bas có­mo lo ha­rías, có­mo se­ría ca­da uno de los pla­nos, por­que lue­go pa­sa un año has­ta que por fin lo ha­ces y ese pri­mer im­pac­to des­apa­re­ce", ex­pli­ca­ba Fin­cher a unos es­tu­dian­tes. Eso y que ha­bía que lle­gar al ro­da­je con los de­be­res he­chos. En es­to, co­mo en tan­tas co­sas, Da­vid es el legítimo he­re­de­ro de Al­fred Hitch­cock.

DA­VID FIN­CHER, LA EXAC­TA PERVERSIÓN

tos en­tre la con­tin­gen­cia". ¿Qué de­cía Mar­tin? Na­da, no de­cía na­da.

De al­gu­na for­ma al pres­ti­gio de no leer un li­bro –mu­chas ve­ces el de uno mis­mo–, no ver una pe­lí­cu­la, no ha­ber ido a un ac­to o no ha­cer na­da de lo que se va a pon­ti­fi­car lue­go se su­ma tam­bién lo de ha­cer­lo, que qui­zás es peor. Si ya se aguan­ta ge­ne­ral­men­te al que pon­ti­fi­ca sin sa­ber, có­mo se­rá de pe­sa­do el que lo ha­ce sa­bien­do. Al me­nos lo otro tie­ne una na­rra­ti­va, una épi­ca: la del se­ñor que opi­na so­bre al­go que sos­pe­cha o que le­van­ta él mis­mo, la del se­ñor que opi­na so­bre có­mo le vie­ne el vien­to, la del hom­bre que se ajus­ta a una re­gla de dos, más ele­men­tal que la con­ven­cio­nal y vie­ja re­gla de tres.

Los ojos de Fin­cher fun­cio­nan co­mo un ob­tu­ra­dor. Se abren, en­tra luz. Se cie­rran, pro­ce­sa la in­for­ma­ción: el ne­ga­ti­vo es­tá lis­to pa­ra el mon­ta­je.

Ire­ne Zoe Ala­me­da a.k.a Amy Mar­tin (es­cri­to­ra, can­tan­te, ci­neas­ta y ex de un ex de la Fun­da­ción Ideas). Ella, tam­bién, pre­fe­ría no ha­cer­lo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.