Re­gla de tres

GQ (Spain) - - Firmas -

Ha­ce unas se­ma­nas, en su me­jor mo­men­to, Pablo Igle­sias le di­jo a Car­los Al­si­na en On­da Ce­ro que no ha­bía leí­do el au­to de pro­ce­sa­mien­to de Al­sa­sua. Cuan­do el pe­rio­dis­ta se ex­tra­ñó, Igle­sias, en su se­gun­do me­jor mo­men­to, le di­jo que por esa re­gla de tres na­die po­día opi­nar de na­da. Pablo Igle­sias de­fen­día que la agre­sión de Al­sa­sua no era te­rro­ris­mo, y al fi­nal del día el juez di­jo lo mis­mo, lo cual prue­ba una ley ter­mo­di­ná­mi­ca de la ter­tu­lia po­lí­ti­ca: co­no­cer los asun­tos en pro­fun­di­dad es­tá so­bre­va­lo­ra­do. Es ha­bi­tual, por ejem­plo, que pa­ra las pre­sen­ta­cio­nes de los li­bros las editoriales bus­quen a al­guien que no lo ha­ya leí­do, y a ser po­si­ble que no co­noz­ca de na­da al au­tor, pues guián­do­se por la in­tui­ción a lo me­jor mon­ta un es­cán­da­lo. En Es­pa­ña ha­ce más rui­do quien no lee un li­bro que quien lo lee, y eso nor­mal­men­te da más pro­mo­ción pa­ra que lo lean los de­más.

Quie­ro de­cir que sé de lo que ha­blo, pues a ve­ces, cuan­do me en­car­gan al­gu­na pre­sen­ta­ción, pro­cu­ro no leer el li­bro con to­da la fuer­za de la que soy ca­paz y, fi­nal­men­te, al con­ven­cer­se el pú­bli­co de que no me sé ni el tí­tu­lo, me pre­gun­tan qué me ha pa­re­ci­do y les es­toy res­pon­dien­do du­ran­te diez mi­nu­tos.

Lo mis­mo ocu­rre en otras dis­ci­pli­nas con­si­de­ra­das sos­pe­cho­sa­men­te ar­tís­ti­cas. Im­por­ta más el jui­cio so­bre una fi­gu­ra pú­bli­ca de al­guien que no lo tra­ta que de un ami­go o enemi­go su­yo con ra­zo­nes ín­ti­mas, pues se con­si­de­ra que la dis­tan­cia es pres­ti­gio­sa y no en­tur­bia el cri­te­rio: cuan­to uno me­nos se­pa más aten­ción se le pres­ta, por­que con me­nos cui­da­do ha­bla.

Yo no sé si que­da al­guien que se acuer­de de Amy Mar­tin, aque­lla ar­ti­cu­lis­ta nor­te­ame­ri­ca­na que re­sul­tó ser el seu­dó­ni­mo de la no­via es­pa­ño­lí­si­ma de un je­fe de la Fun­da­ción Ideas, y que lle­ga­ba a co­brar 3.000 eu­ros por ar­tícu­lo. Iba por de­lan­te el suel­do, des­pués la in­ten­ción de es­cri­bir un ar­tícu­lo y, fi­nal­men­te, el pro­pio ar­tícu­lo. Sin em­bar­go, nun­ca se lle­ga­ba al te­ma, por­que el te­ma era lo de me­nos. Así que le­yen­do a Amy Mar­tin se en­cuen­tran co­sas in­tere­san­tes, co­mo la ar­ti­ma­ña que so­le­mos uti­li­zar los ar­ti­cu­lis­tas pa­ra lle­gar a los ca­rac­te­res acor­da­dos, si bien nun­ca con tan­ta eu­fo­ria: "In­ten­tar ob­te­ner un sen­ti­do a la acu­mu­la­ción de acon­te­ci­mien­tos cer­ca­nos sue­le ser un ejer­ci­cio de adi­vi­na­ción o de pro­yec­ción sub­je­ti­va. Es tra­ba­jo de los his­to­ria­do­res re­vi­sar he­chos dis­per­sos, acae­ci­dos en pe­rio­dos con­cre­tos, pa­ra dis­cer­nir en­tra­ma­dos de cau­sas y efec-

"Sé de lo que ha­blo; cuan­do me en­car­gan al­gu­na pre­sen­ta­ción, in­ten­to no leer el li­bro con to­da la fuer­za de la que soy ca­paz"

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.