gam­be­teo

Por Montero Glez -

GQ (Spain) - - Firmas -

La "ge­ne­ra­ción per­di­da". Así es co­mo Da­nie­lle Geor­ge, pro­fe­so­ra en la uni­ver­si­dad de Mán­ches­ter, se re­fie­re con cier­to dra­ma­tis­mo a una ge­ne­ra­ción que aho­ra tie­ne me­nos de 40 años y "ni idea de có­mo re­pa­rar las co­sas cuan­do se es­tro­pean". Se­gún Da­nie­lle, "sim­ple­men­te es­pe­ran que las co­sas fun­cio­nen y cuan­do de­ja de ser así, cuan­do al­go se es­tro­pea, lo ti­ran y com­pran uno nue­vo". Al pa­re­cer ni si­quie­ra se plan­tean la po­si­bi­li­dad de re­pa­rar ellos mis­mos un apa­ra­to que ha de­ja­do de fun­cio­nar.

Si te sien­tes iden­ti­fi­ca­do con esa gen­te que no sa­be arre­glar sus ca­cha­rros ro­tos es que aún eres jo­ven, así que bien. Pe­ro que una ge­ne­ra­ción juz­gue a otra tam­po­co es na­da nue­vo: "nue­va ge­ne­ra­ción, mis­mas que­jas". Los pa­dres sue­len ha­cer los mis­mos re­pro­ches que les hi­cie­ron a ellos y los que ha­rán sus hi­jos no se­rán muy di­fe­ren­tes. El clá­si­co "los jó­ve­nes de hoy en día no sa­béis arre­glar na­da" tam­po­co es ma­lo: es con­se­cuen­cia del pro­gre­so.

En 1888 Bert­ha Benz co­gió uno de los au­to­mó­vi­les que ha­bía cons­trui­do su ma­ri­do, Carl. Mon­tó en él a los hi­jos del ma­tri­mo­nio, co­gió al­go de al­muer­zo y pu­so rum­bo ha­cia Pforz­heim pa­ra vi­si­tar a su ma­dre. El tra­yec­to que hay des­de Mann­heim has­ta Pforz­heim es de al­go más de 100 ki­ló­me­tros. Pa­ra cu­brir esa dis­tan­cia y vol­ver, la se­ño­ra Benz tu­vo que de­te­ner­se en va­rias oca­sio­nes a lo lar­go del tra­yec­to pa­ra ha­cer ajus­tes en el vehícu­lo, re­vi­sar al­gu­nos com­po­nen­tes e in­clu­so ha­cer ella mis­ma pe­que­ñas re­pa­ra­cio­nes. Com­ple­tar ese tra­yec­to en aque­lla épo­ca y con aquel co­che fue un lo­gro que to­da­vía hoy se re­me­mo­ra con la Bert­ha Benz Memorial Rou­te.

En 1988 el ma­tri­mo­nio for­ma­do por Gunther y Ch­ris­ti­ne Hol­torf ini­ció un via­je a bor­do de su Mercedes-benz 300 GD azul al que lla­ma­ban Ot­to. Ot­to es des­cen­dien­te di­rec­to del vehícu­lo que ha­bía con­du­ci­do cien años an­tes Bert­ha Benz. Tras años de via­je, más de 200 paí­ses y ca­si 900.000 ki­ló­me­tros re­co­rri­dos, Ot­to no tu­vo nin­gu­na ave­ría de im­por­tan­cia. Cu­brió ca­si tres ve­ces la dis­tan­cia que hay en­tre la Tie­rra y la Lu­na y to­da­vía se­guía fun­cio­nan­do cuan­do en 2015 se re­ti­ró a des­can­sar a una sa­la del Mercedes-benz Mu­seum en Ale­ma­nia.

Hoy en día cual­quie­ra pue­de re­co­rrer gran­des dis­tan­cias con un co­che sin man­char­se las ma­nos y sin te­ner ni idea de me­cá­ni­ca, ni de re­pa­rar co­sas. El pro­ble­ma se­ría que 100 años des­pués fue­ra ne­ce­sa­rio sa­ber me­cá­ni­ca y en­su­ciar­se las ma­nos pa­ra ir un do­min­go cual­quie­ra a Se­go­via a co­mer co­chi­ni­llo. Los co­ches (en ge­ne­ral) sim­ple­men­te fun­cio­nan. Bert­ha y Carl Benz tra­ba­ja­ron du­ran­te años pa­ra con­se­guir eso, y es lo que cual­quier con­duc­tor es­pe­ra cuan­do arran­ca su co­che ca­da ma­ña­na.

#ge­ne­ra­ción­cam­bian­te

"Si una ge­ne­ra­ción pa­re­ce ha­ber per­di­do una ha­bi­li­dad es muy pro­ba­ble­men­te por­que ha ga­na­do otra, no por ser in­ca­paz"

sus ex­ce­sos le va­mos a de­di­car es­ta pie­za, pues ya sa­be­mos que el Mono Bur­gos es un ti­po pe­cu­liar que bien me­re­ce un apar­te. Tam­bién su so­bre­pe­so, ya que el que fue­ra guar­da­me­ta del Atle­ti y hoy ayu­dan­te del Cho­lo, aun­que ha adel­ga­za­do al­go, aún le que­da al­gún que otro ki­lo por ba­jar. El co­les­te­rol ha si­do su alia­do du­ran­te to­do este tiem­po.

Es cu­rio­so, pues el otro día el Mono Bur­gos sa­lió di­cien­do que su tra­ba­jo con­sis­te en equi­li­brar las emo­cio­nes en­tre el téc­ni­co y los ju­ga­do­res. No an­da­ba des­en­ca­mi­na­do pues, co­mo bien sa­be­mos, las emo­cio­nes siem­pre ocu­rren en ese lu­gar cu­yo epi­cen­tro es el om­bli­go, es de­cir, en la ba­rri­ga.

Va­mos a ha­cer un bre­ve re­pa­so ali­men­ti­cio de este de­por­tis­ta tan es­pe­cial: el apo­do de Mono Bur­gos lo lle­va des­de que fi­chó por el Ri­ver Pla­te, pues su en­ver­ga­du­ra go­ri­lo­na no me­re­cía otro re­mo­que­te más acer­ta­do. "Es­ta ca­ra acep­ta to­do ti­po de mo­tes", di­jo al res­pec­to. Un ca­chon­do que a fi­na­les del si­glo pa­sa­do vino a nuestro país pa­ra cu­brir la por­te­ría del Ma­llor­ca y que ya por en­ton­ces era co­no­ci­do por su apo­do. Cuan­do fi­chó por el Atle­ti, su mo­te se hi­zo tan po­pu­lar co­mo su ex­tra­va­gan­te apa­rien­cia, siem­pre con ca­mi­se­tas lla­ma­ti­vas que su­da­ba co­mo un ver­da­de­ro cer­do has­ta que las cam­bia­ba de co­lor. El pan­ta­lón lar­go y la vi­se­ra com­ple­ta­ban un atuen­do que él acen­tua­ba con el tin­te de su me­le­na, de ru­bio po­llino. Pa­ra com­ple­tar, mas­ti­ca­ba chi­cle y es­cu­pía por el col­mi­llo.

Pe­ro si el Mono Bur­gos era ex­cén­tri­co en su equi­pa­mien­to, no lo era me­nos a la ho­ra de ha­cer pa­ra­do­nes. El Mono es­pe­ra­ba al de­lan­te­ro ri­val co­mo el que re­ci­be un sa­cra­men­to, hin­can­do su ro­di­lla al sue­lo y abrien­do sus bra­zos en for­ma de cruz. No los ne­ce­si­ta­ba en el mo­men­to de pa­rar el ba­lón, pues en reali­dad el Mono Bur­gos los pa­ra­ba con la ba­rri­ga, con el pe­cho, con la ca­be­za o con la na­riz, co­mo aque­lla vez en la que, de­fen­dien­do la puer­ta del Atle­ti, de­tu­vo un pe­nal­ti a Luis Fi­go.

Lue­go es­tá lo otro, quie­ro de­cir su ten­den­cia roc­ke­ra, que fue la que le lle­vó a su­bir­se al es­ce­na­rio. Por si fue­ra po­co, se le pu­do ver un ra­ti­to en aque­lla pe­lí­cu­la fri­ki-je­vi que se lla­mó Isi/di­si. Pe­ro si hay al­go por lo que nos me­re­ce res­pe­to este ti­po con so­bre­pe­so, ese "al­go", es su ma­ne­ra de en­ca­rar­se con el cán­cer de ri­ñón que le apar­tó del fút­bol du­ran­te un tiem­po. "Fue al­go ines­pe­ra­do –ase­gu­ró en una en­tre­vis­ta años des­pués–. Vie­nen un día y te di­cen que te tie­nes que ope­rar, que es cán­cer. Yo te­nía que ju­gar ese fin de se­ma­na con­tra el Ma­llor­ca y le di­je al doc­tor: me ope­ro el lu­nes. Pe­ro los mé­di­cos y Luis me di­je­ron que me te­nía que ope­rar ya y de­ci­di­mos ha­cer­lo lo más rá­pi­do po­si­ble. Y fue acer­ta­do".

El Mono Bur­gos su­peró con cre­ces la en­fer­me­dad, pe­ro lo que no ha po­di­do su­pe­rar aún es la gu­la, el pe­ca­do ca­pi­tal que le man­tie­ne siem­pre re­ñi­do con la bás­cu­la. ¡Ese Mono!

"Si el Mono Bur­gos era ex­cén­tri­co en su equi­pa­mien­to, no lo era me­nos a la ho­ra de ha­cer pa­ra­do­nes"

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.