Pro­fe­ta en ca­sa aje­na

Mi­llo­nes de per­so­nas se alo­jan en ca­sas de des­co­no­ci­dos ca­da año gra­cias Nat­han Ble­char­czyk, co­fun­da­dor de la pla­ta­for­ma Airbnb.

GQ (Spain) - - Planta Egc Tiva -

n la pri­ma­ve­ra de 2004, un jo­ven es­tu­dian­te de Har­vard –igual te sue­na el nom­bre: Mark Zuc­ker­berg– pu­so un avi­so en el ta­blón de anun­cios de su fa­cul­tad. Bus­ca­ba so­cios que es­tu­vie­ran dis­pues­tos a via­jar a Pa­lo Al­to pa­ra em­bar­car­se en un pro­yec­to del que tal vez tam­bién ha­yas oí­do ha­blar: The Fa­ce­book. "Lo co­men­té con mi com­pa­ñe­ro de cuar­to. Le di­je que aque­llo me pa­re­cía de lo más co­ol, pe­ro él me con­ven­ció de que era una idea es­tú­pi­da". Siem­pre ha ha­bi­do vi­sio­na­rios, qué du­da ca­be. "Así que le hi­ce ca­so y me ol­vi­dé del te­ma. Du­ran­te mu­cho tiem­po pen­sé en aque­llo co­mo una opor­tu­ni­dad per­di­da, po­dría ha­ber si­do co­fun­da­dor de Fa­ce­book o qui­zás in­ge­nie­ro je­fe, pe­ro si hu­bie­ra to­ma­do ese ca­mino no es­ta­ría aquí aho­ra. Así que creo que hay mu­chos sen­de­ros di­fe­ren­tes y, con suer­te, un día se te pre­sen­ta uno con el que te sien­tes có­mo­do y vas a por él. Ése es el ele­gi­do".

Nat­han Ble­char­czyk (Mas­sa­chus­sets, 1983) co­men­ta este epi­so­dio de su vi­da, es­ta se­ren­di­pia des­per­di­cia­da –por usar una ex­pre­sión muy de su agra­do–, con la paz de es­pí­ri­tu que pro­por­cio­na ser uno de los tres con­fun­da­do­res de Airbnb y el nú­me­ro 495 en­tre los 500 hom­bres más ri­cos del mun­do –con una for­tu­na es­ti­ma­da en 3.800 mi­llo­nes de dó­la­res–. ¿Quién ne­ce­si­ta sen­tir­se pro­ta­go­nis­ta de La red so­cial cuan­do pue­de va­na­glo­riar­se de ser el crea­dor del Fa­ce­book de las va­ca­cio­nes de 60 mi­llo­nes de per­so­nas?

Jun­to a Joe Geb­bia y Brian Chesky, Na­te es el ar­tí­fi­ce de una mul­ti­na­cio­nal que ges­tio­na más de dos mi­llo­nes de alo­ja­mien­tos en 190 paí­ses dis­tin­tos. Un im­pe­rio ho­te­le­ro sin ho­te­les, co­mo la pren­sa gus­ta de lla­mar­lo; o "la me­jor peor idea del mun­do", es­lo­gan ofi­cio­so con el que Ble­char­czyk y sus dos so­cios se re­fie­ren a la com­pa­ñía. "Cuan­do mon­ta­mos Airbnb to­do el mun­do tra­tó de di­sua­dir­nos. Nos de­cían que era la peor idea que se nos po­día ha­ber ocu­rri­do. Creo que el sen­tir ge­ne­ral era que na­die con­fia­ría en me­ter a un ex­tra­ño en su ca­sa. Unos años des­pués, uno de nues­tros an­fi­trio­nes me ex­pli­có que la men­ta­li­dad ha­bía cam­bia­do y que pa­ra él un ex­tra­ño era un ami­go que aún no ha­bía te­ni­do la opor­tu­ni­dad de co­no­cer.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.