Vi­ven­cias

GQ (Spain) - - Planta Egc Tiva -

Con­si­de­ro que nues­tra pla­ta­for­ma ha lo­gra­do rom­per esa ba­rre­ra men­tal". Mer­ced, en gran par­te –y la se­ren­di­pia pro­si­gue– al ad­ve­ni­mien­to del in­ven­to de Zuc­ker­berg, que ge­ne­ró una cul­tu­ra de la con­fian­za en in­ter­net. "An­tes de Fa­ce­book si veías un per­fil on­li­ne no pa­re­cía una per­so­na real, acuér­da­te de Myspace. La gen­te no po­nía fo­tos reales, te­nía nom­bres fal­sos, to­do pa­re­cía ton­to, no da­ba con­fian­za. Cuan­do Fa­ce­book apa­re­ció vi­mos por fin a la per­so­na real, su nom­bre, su fo­to, eso fue al­go fun­da­men­tal que pa­só cua­tro años an­tes de que lle­gá­ra­mos no­so­tros".

Airbnb se apro­ve­cha tam­bién de otro cam­bio cul­tu­ral que no so­lo afec­ta a nuestro mo­do de via­jar. "Es­ta­mos pa­san­do de una so­cie­dad de pro­duc­ción en ma­sa a una de in­di­vi­dua­li­za­ción ex­tre­ma. Creo que Airbnb es un buen ejem­plo de es­to úl­ti­mo. No so­lo por­que ca­da co­sa que ofre­ce­mos es di­fe­ren­te y ca­da per­so­na pue­de se­lec­cio­nar lo que más le in­tere­sa, sino tam­bién por­que te vas sin­tien­do que has dis­fru­ta­do de una ex­pe­rien­cia úni­ca. Vi­vi­mos en la era de los sel­fies, en la que to­do el mun­do quie­re pre­su­mir, to­do el mun­do re­pre­sen­ta a su pro­pia mar­ca, y al cons­truir­la las per­so­nas quie­ren ser úni­cas de al­gún mo­do, quie­ren dis­tin­guir­se de los de­más. Airbnb les ayu­da".

UN NE­GO­CIO DE 'ROOMIES'

An­tes que so­cios, Joe, Brian y Nat­han fue­ron com­pa­ñe­ros de pi­so en San Fran­cis­co. De he­cho, una subida inopi­na­da de un 25% en su al­qui­ler fue el ca­ta­li­za­dor de la idea. "Yo me bus­qué otro apar­ta­men­to por­que me pa­re­cía muy ca­ro, pe­ro Joe y Brian de­ci­die­ron que­dar­se. Co­mo ha­bían di­mi­ti­do de sus tra­ba­jos pa­ra em­pren­der –lo que es otra ma­ne­ra de de­cir que es­ta­ban en el pa­ro– no te­nían ni un du­ro, así que tu­vie­ron que ser ima­gi­na­ti­vos pa­ra pa­gar al ca­se­ro". Se die­ron cuen­ta de que to­dos los ho­te­les de la ciu­dad es­ta­ban lle­nos de­bi­do a una in­mi­nen­te con­fe­ren­cia de di­se­ña­do­res –am­bos tra­ba­ja­ban en ese cam­po– y pen­sa­ron que se­ría una bue­na idea alo­jar a al­gún co­le­ga du­ran­te los días que du­ra­ba la con­ven­ción. "Mi ha­bi­ta­ción es­ta­ba va­cía, pe­ro le pu­sie­ron una ca­ma y, en vez de lla­mar­lo bed and break­fast, lo lla­ma­ron air bed and break­fast, de don­de sa­le Airbnb. Tres per­so­nas aca­ba­ron que­dán­do­se allí, a unos 80 dó­la­res por no­che. Ga­na­ron unos 1.000 dó­la­res, fue­ron a la con­fe­ren­cia con ellos, Joe y Brian les en­se­ña­ron San Fran­cis­co… To­do el mun­do se lo pa­só muy bien, el al­qui­ler del apar­ta­men­to se pa­gó y los via­je­ros tu­vie­ron un si­tio en el que es­tar. Fue un win-win. Así que po­co des­pués, a prin­ci­pios de 2008, los tres nos jun­ta­mos y di­ji­mos: ¿por qué no in­ten­ta­mos ha­cer tan fá­cil al­qui­lar una ca­sa co­mo es al­qui­lar un ho­tel?".

No to­do el pla­ne­ta opi­na, sin em­bar­go, que Airbnb sea un win-win. A me­di­da que ha cre­ci­do, la com­pa­ñía ha cho­ca­do con el lobby ho­te­le­ro y con los ayun­ta­mien­tos. Les acu­san de gen­tri­fi­car los ba­rrios: "Es una con­cep­ción erró­nea que tie­ne la gen­te. Hay es­tu­dios de ter­ce­ras par­tes que con­clu­yen que Airbnb no es­tá con­tri­bu­yen­do a au­men­tar el cos­te de la vi­vien­da", se de­fien­de Nat­han. Tam­bién de dar alas a los pi­sos tu­rís­ti­cos ile­ga­les y de con­ver­tir los cen­tros his­tó­ri­cos en una Dis­ney­lan­dia pa­ra tu­ris­tas. "Cree­mos en la au­ten­ti­ci­dad y es­ta­mos tra­ba­jan­do con las ciu­da­des pa­ra per­so­na­li­zar lo que ha­ce­mos ba­sán­do­nos en sus ne­ce­si­da­des. En Bar­ce­lo­na, en la ciu­dad an­ti­gua, que es un asun­to can­den­te, he­mos acor­da­do al­gu­nas res­tric­cio­nes. Es­ta­mos desean­do lle­gar a acuer­dos y ser bue­nos so­cios, cree­mos que se de­be re­gu­lar. Só­lo que­re­mos ase­gu­rar­nos de que la ley no sea tan res­tric­ti­va que pro­duz­ca da­ños co­la­te­ra­les en las per­so­nas pa­ra las que el ho­me sha­ring es im­por­tan­te y que no es­tán mo­les­tan­do a na­die".

Pa­ra en­fa­ti­zar su ar­gu­men­to, el CTO de Airbnb se vie­ne arri­ba y no du­da en ci­tar al hom­bre que pro­mo­vía el uso de la rue­ca. "Hay una fra­se que me gus­ta mu­cho de Gand­hi: pri­me­ro te ig­no­ran, lue­go se ríen de ti, más tar­de te com­ba­ten… y en­ton­ces ga­nas". Va por ti, Ada Co­lau.

El tu­ris­mo ex­pe­rien­cial es el "nue­vo" fo­co de Airbnb.

En su ca­mino pa­ra con­ver­tir­se en uno de los ac­to­res más re­le­van­tes del sec­tor tu­rís­ti­co, Airbnb es­tá em­pe­zan­do a ven­der ser­vi­cios que van más allá del sim­ple alo­ja­mien­to. "De for­ma in­me­dia­ta es­ta­mos ofre­cien­do ex­pe­rien­cias ex­clu­si­vas en las ciu­da­des [con su nue­va pla­ta­for­ma Trips, pre­sen­te en Ma­drid y Bar­ce­lo­na]; y tam­bién va­mos a lan­zar Pla­ces, que son guías de in­si­ders y tours di­ri­gi­dos por per­so­nas lo­ca­les. En el fu­tu­ro aña­di­re­mos otras fun­cio­nes, co­mo los vue­los o cual­quier otra co­sa que pue­das apre­ciar en tu via­je. Es­ta es la vi­sión glo­bal y a lar­go pla­zo que ire­mos desa­rro­llan­do". ¿El ob­je­ti­vo? "Ha­cer­te sen­tir cuan­do via­jas que real­men­te vi­ves en tu des­tino, no que es­tás de vi­si­ta. Es­to es lo que nos di­fe­ren­cia de los de­más: dar­le al clien­te una ex­pe­rien­cia de via­je lo­cal, au­tén­ti­ca e in­di­vi­dua­li­za­da".

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.