BI­CI­CLE­TAS Eque

GQ (Spain) - - Planta Egc Tiva -

Ca­rri­les bi­ci más pro­te­gi­dos. La ten­den­cia es dar­le prio­ri­dad al ci­clis­ta, re­for­zan­do las ci­clo­vías pa­ra evi­tar en­con­tro­na­zos con pea­to­nes des­pis­ta­dos.

5

Ba­ran­di­llas pa­ra ci­clis­tas. Na­da tec­no­ló­gi­cos (son só­lo unos tro­zos de me­tal o plás­ti­co), le da­rán al fa­ti­ga­do as­pi­ran­te a In­du­rain un mo­men­to de cal­ma.

6

Pre­pa­ra­dos, lis­tos… ¡Ya! Los se­má­fo­ros pa­ra ci­clis­tas se pon­drán an­tes en ver­de. Só­lo se­rán unos se­gun­dos, los su­fi­cien­tes pa­ra que pue­dan co­ger rit­mo an­tes del ace­le­rón de los co­ches.

9

Zo­nas de des­can­so. La vi­da mo­der­na es ago­ta­do­ra, de ahí que se agra­dez­ca te­ner un es­pa­cio que nos pro­por­cio­ne al­go de tran­qui­li­dad.

11

Mar­que­si­nas fun­cio­na­les. Pro­te­gen de las in­cle­men­cias del tiem­po y des­pa­chan bi­lle­tes, fa­ci­li­tan­do el ac­ce­so al au­to­bús y ali­ge­ran­do el trá­fi­co.

15

La tien­da de la es­qui­na. Es­tán ahí por­que sa­ben que al­gu­na vez vas a en­trar y pe­car. Pun­to ex­tra pa­ra las que le sa­can to­do el ju­go a sus es­ca­pa­ra­tes.

8

Pa­sos de cruz. Pa­ran­do to­do el trá­fi­co a la vez, es­tos ac­ce­sos per­mi­ten que las per­so­nas atra­vie­sen con ma­yor se­gu­ri­dad la ca­lle en cual­quier di­rec­ción, in­clu­so de for­ma diagonal.

10

Ma­yor pre­sen­cia de zo­nas ver­des. Los con­se­je­ros de Ur­ba­nis­mo ten­dían a eli­mi­nar los ár­bo­les de las ace­ras. Cra­so error. En los días de ca­lor, ellos son nues­tros me­jo­res alia­dos.

12

Car­ga­do­res de in­duc­ción. Es­tán en­ca­ja­dos en el pa­vi­men­to (no mo­les­tan co­mo los ca­bles aé­reos) y pro­por­cio­nan ener­gía a los vehícu­los eléc­tri­cos.

16

Zo­na de con­fort. Tu pri­mer ho­gar es tu ca­sa. El se­gun­do, el lu­gar de tra­ba­jo; y el ter­ce­ro, no lo du­des, bien pue­de ser una ca­fe­te­ría o un pub don­de to­mar una ca­ña.

l ob­je­ti­vo de los gran­des cru­ces en las ciu­da­des no de­be­ría ser de­jar pa­so a los co­ches pa­ra

va­yan de un la­do a otro co­mo lo­cos, sino fa­ci­li­tar la vi­da a los pea­to­nes. Es ob­vio: cuan­tos me­nos au­to­mó­vi­les cir­cu­len por la vía, más ha­bi­ta­ble se­rá la zo­na. Una so­lu­ción pa­ra des­con­ges­tio­nar las ur­bes se­ría re­du­cir el trá­fi­co a la mí­ni­ma ex­pre­sión; es de­cir, cor­tar el ac­ce­so a los vehícu­los a mo­tor. Las con­se­cuen­cias se­rían evi­den­tes: me­nos ac­ci­den­tes y ma­yor ca­li­dad de vi­da. Sin em­bar­go, co­mo de­pen­de­mos de nues­tros co­ches y te­ne­mos que se­guir uti­li­zán­do­los, qui­zá sea bue­na idea lle­gar a un tér­mino me­dio. Pa­ra lo­grar­lo, los res­pon­sa­bles de Ur­ba­nis­mo de las gran­des me­tró­po­lis lle­van años lu­chan­do por que es­tas in­ter­sec­cio­nes se pa­rez­can más a una pla­za de pue­blo que a un cru­ce de au­to­pis­tas; y po­co a po­co lo es­tán con­si­guien­do, con los ele­men­tos que ves en la ilus­tra­ción: los co­ches po­drían pa­sar (más con­tro­la­dos), las per­so­nas ca­mi­nar y los ci­clis­tas avan­zar de for­ma se­gu­ra. En de­fi­ni­ti­va, la vi­da en la ciu­dad se desa­rro­lla­ría de una for­ma mu­cho más flui­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.