Bró­kers en el abis­mo

GQ (Spain) - - Planta Egc Tiva -

YA SABRÁS QUE LOS TA­XIS­TAS es­tán que tri­nan con Uber, que los ho­te­les es­tán mos­quea­dos con Airbnb y que los cen­tros co­mer­cia­les re­nie­gan de Ama­zon. Des­de cier­ta óp­ti­ca, la dis­rup­ción tec­no­ló­gi­ca es un mar­ti­rio pú­bli­co-so­cial que nun­ca per­ju­di­ca a los más po­de­ro­sos. Sin em­bar­go, la reali­dad es otra. La bre­cha di­gi­tal afec­ta al sec­tor fi­nan­cie­ro a tra­vés de un fe­nó­meno que en EE UU ya es­tá gol­pean­do don­de más due­le: en los in­ver­so­res que ma­ne­jan la com­pra-ven­ta mun­dial de ac­ti­vos (aquí los co­no­ce­mos con el nom­bre de mer­ca­dos fi­nan­cie­ros). Ha­bla­mos de los ro­bo-ad­vi­sor, ter­mino que se re­fie­re a las pá­gi­nas web que ges­tio­nan tu di­ne­ro in­vir­tién­do­lo en aque­llos si­tios don­de creen que po­drán con­se­guir­te más be­ne­fi­cios. ¿Cuál es la no­ve­dad? Que no in­ter­vie­nen los hu­ma­nos. Le das tu di­ne­ro a un al­go­rit­mo ca­paz de ope­rar com­pran­do aquí y ven­dien­do allá, dis­tri­bu­yen­do már­ge­nes y di­vi­den­dos en ope­ra­cio­nes com­ple­jas. La in­cer­ti­dum­bre o la in­tui­ción hu­ma­na no in­ter­vie­nen; só­lo ac­túan los da­tos. Pa­ra en­ten­der­lo me­jor: si Goo­gle es un al­go­rit­mo que per­fec­cio­na tus bús­que­das, es­tas pá­gi­nas op­ti­mi­zan tus in­ver­sio­nes.

Aquí son des­co­no­ci­das, pe­ro al otro la­do del Atlán­ti­co mue­ven mi­les de mi­llo­nes. Las dos pun­to­com más im­por­tan­tes, Wealth­front y Bet­ter­ment, co­bran una cuo­ta del 0,25% y exi­gen una in­ver­sión ini­cial mí­ni­ma pa­ra ins­cri­bir­se (500 dó­la­res y ce­ro, res­pec­ti­va­men­te). La más co­no­ci­da, Bet­ter­ment, cuen­ta con una car­te­ra de 8.000 mi­llo­nes de dó­la­res. Al­gu­nas es­ti­ma­cio­nes apun­tan a que en 2020 es­tas em­pre­sas ma­ne­ja­rán el 10% de los ac­ti­vos ope­ra­bles. En ellas des­ta­ca un per­fil de usua­rio jo­ven, sin mie­do a me­ter di­ne­ro en in­ter­net y há­bil en el ma­ne­jo de es­tos en­tor­nos. No hay ci­fras cla­ras, pe­ro el con­jun­to de es­tas tec­no­ló­gi­cas po­drían es­tar ofre­cien­do de me­dia un 3,5% más de ren­di­mien­to que los bró­kers de to­da la vi­da, esos que co­no­ci­mos en Wall Street. A ellos, pa­re­ce, tam­bién les es­tá lle­gan­do su ho­ra. Su mo­men­to Uber.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.