Un uni­ver­so ar­tís­ti­co en mi­nia­tu­ra.

Las es­cul­tu­ras (en gra­fi­to pu­ro) de Ja­sen­ko Djord­je­vic nos de­mues­tran que un lá­piz pue­de ser un ar­ma car­ga­da de fu­tu­ro.

GQ (Spain) - - Sumario - POR HÉC­TOR IZ­QUIER­DO

Co­mo pe­rio­dis­tas que so­mos, en la re­dac­ción de GQ nos en­can­ta el olor a ma­de­ra de lá­piz por las ma­ña­nas. De­cía Gó­mez de la Ser­na que es el úni­co aro­ma que pue­de com­pe­tir con el de una tor­men­ta y que en las ca­jas don­de re­po­san es don­de guar­dan los ni­ños sus sue­ños. El lá­piz es un ins­tru­men­to que al­can­za su ple­ni­tud con su pro­pia des­truc­ción. Pi­de ser gas­ta­do. Al igual que los blo­ques de már­mol en el ta­ller de Mi­guel Án­gel, an­sía que lo des­po­jen del car­bono que le so­bra (no tan di­fe­ren­te al de un diamante, por cier­to). Es­cri­bir o di­bu­jar con un la­pi­ce­ro pue­de re­sul­tar en una obra maes­tra o en una so­fis­ti­ca­da y tri­vial ma­nio­bra pa­ra re­don­dear su fi­lo has­ta tor­nar­lo ro­mo. A lo lar­go de la historia, pres­tan­do al lien­zo o a la pá­gi­na en blan­co par­te de su ma­te­ria, el lá­piz ha si­do un se­cun­da­rio de lu­jo en la historia del ar­te.

Has­ta que lle­gó Ja­sen­ko Djord­je­vic: "Un lá­piz, des­de el co­mien­zo de los tiem­pos, ha si­do un útil pa­ra crear ar­te", nos ex­pli­ca es­te mi­nia­tu­ris­ta bos­nio. "Gra­cias a mis es­cul­tu­ras se con­vier­te en ar­te, ad­quie­re un rol to­tal­men­te di­fe­ren­te. Pa­ra mí, el lá­piz es mu­cho más que un ma­te­rial o una he­rra­mien­ta. Ha­cer es­cul­tu­ras con lá­pi­ces me per­mi­te lan­zar un men­sa­je muy po­de­ro­so".

Djord­je­vic des­cu­brió en enero de 2010 que has­ta la mi­na más di­mi­nu­ta de gra­fi­to me­re­ce ser ex­plo­ta­da. Con la pe­sa­di­lla de la gue­rra de los Bal­ca­nes ya ca­si ol­vi­da­da, de­ci­dió re­con­du­cir su vie­ja pa­sión por las miniaturas de ori­ga­mi –tam­bién clama ha­ber cons­trui­do el bar­co de pa­pel más pe­que­ño del mun­do– ha­cia la es­cul­tu­ra en pun­tas de lá­piz. El re­sul­ta­do de años de de­di­ca­ción a es­te ar­te tan mi­no­ri­ta­rio es, co­mo pue­des con­tem­plar, a la vez poé­ti­co y per­tur­ba­dor. "Creo que el re­du­ci­do ta­ma­ño de la obra la en­gran­de­ce des­de un pun­to de vis­ta sim­bó­li­co. Mis es­cul­tu­ras per­de­rían gran par­te de su sig­ni­fi­ca­do si su es­ca­la fue­ra ma­yor. Cuan­to más pe­que­ñas son sus di­men­sio­nes, ma­yor es el men­sa­je".

Si es­tás pen­san­do que ha­ce fal­ta te­ner mu­cho tiem­po li­bre pa­ra al­can­zar es­te gra­do de maes­tría en el cin­ce­la­do del gra­fi­to, es­tás en lo cier­to. Ja­sen­ko con­fie­sa que lle­va tiem­po en pa­ro; o, lo que es lo mis­mo, que vi­ve de su ar­te (y de sus cla­ses de Ai­ki­do). Que hay que bus­car­se la vi­da, va­ya. Ya ha si­do se­lec­cio­na­do pa­ra cin­co ex­po­si­cio­nes in­di­vi­dua­les en Bos­nia, Reino Uni­do, No­rue­ga y Ale­ma­nia, pre­vé ex­hi­bir sus obras en Ro­ma es­te año y su tra­ba­jo pue­de ver­se en la co­lec­ción per­ma­nen­te del Mu­seo del Lá­piz de Cum­ber­land, en In­gla­te­rra. Ate­so­ra unos cuan­tos re­co­no­ci­mien­tos más, co­mo un par de pre­mios en la 7ª Bien­nial of Mi­nia­tu­re Arts of BIH de Tuz­la, su ciu­dad na­tal, y ha tra­ba­ja­do pa­ra or­ga­ni­za­cio­nes no gu­ber­na­men­ta­les co­mo Am­nis­tía In­ter­na­cio­nal y Sa­ve the Chil­dren. "So­bre­vi­ví a la gue­rra

en Bos­nia-her­ze­go­vi­na. Por aquel en­ton­ces era un ni­ño, pe­ro lo su­fi­cien­te­men­te ma­yor co­mo pa­ra dar­me cuenta de lo que es­ta­ba pa­san­do. No tu­vo una gran in­fluen­cia en mi ar­te, pe­ro sí im­pac­tó en mi vi­sión del mun­do. Por ello apo­yo to­das las cau­sas que pue­do y tra­to de en­viar un men­sa­je crí­ti­co del ac­tual es­ta­do del pla­ne­ta. Soy cons­cien­te de que el cam­bio que pue­do pro­vo­car es pe­que­ño, pe­ro es im­por­tan­te apun­tar a los pro­ble­mas". Por ejem­plo, con un lá­piz; que, gra­cias a Ja­sen­ko, si­gue sien­do un ar­ma más po­de­ro­sa que la es­pa­da.

IMA­GI­NA­CIÓN AL PO­DER "¿No es increíble to­do lo que pue­de te­ner den­tro un lá­piz?", se pre­gun­ta­ba el di­bu­jan­te Quino; y no se equi­vo­ca­ba.

POE­SÍA DE LO PE­QUE­ÑO "El gra­fi­to es un ma­te­rial muy com­pli­ca­do de tra­ba­jar. Tie­nes que ser muy cui­da­do­so. Las di­men­sio­nes son muy pe­que­ñas, de 0,5 mm a 4 mm, por lo que no hay mu­cho mar­gen de error".

LA DELICADEZA DE LO DI­MI­NU­TO Ja­sen­ko Djord­je­vic (Tuz­la, Bos­nia, 1983) lle­va sie­te años per­fec­cio­nan­do su téc­ni­ca. "Al prin­ci­pio, cuan­do in­ves­ti­ga­ba el ti­po de lá­piz que iba a usar y los úti­les pa­ra ta­llar­lo, se me rom­pían mu­cho".

Aun­que te pa­rez­ca increíble, Ja­sen­ko no uti­li­za nin­gún ti­po de len­tes de au­men­to pa­ra rea­li­zar sus es­cul­tu­ras.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.