Alex Gon­zá­lez, el chi­co de la se­rie de al la­do.

GQ (Spain) - - Sumario - JE­SÚS MERINO POR LÓPEZ FO­TO­GRA­FÍA RI­CHARD RAMOS REA­LI­ZA­CIÓN JOANA DE LA FUEN­TE

ÁLEX GON­ZÁ­LEZ (MA­DRID, 1980) GA­NA EN LAS DIS­TAN­CIAS COR­TAS. Mu­chos de los per­so­na­jes que ha in­ter­pre­ta­do en ci­ne o te­le­vi­sión tie­nen un pun­to pre­su­mi­do, chu­les­co e in­clu­so fan­fa­rrón –en­ca­ja a la per­fec­ción en pa­pe­les de ti­po gua­po/du­ro/ca­na­lla, la ver­dad–, pe­ro lo cier­to es que es­ta ima­gen de fic­ción na­da tie­ne que ver con su ima­gen real. Cuan­do lle­ga al es­tu­dio en el que le he­mos ci­ta­do no tar­da­mos ni dos mi­nu­tos en dar­nos cuenta de que es­ta­mos an­te un chi­co agra­da­ble, edu­ca­do y res­pe­tuo­so. Ni piz­ca de esa arro­gan­cia que uno po­dría erró­nea­men­te tras­la­dar a su es­fe­ra per­so­nal. Álex es, bá­si­ca­men­te, lo que tu abue­la ca­li­fi­ca­ría co­mo "un cha­val muy bueno y muy ma­jo". Cuan­do nos presentamos re­pa­ra­mos en que es­tá de buen hu­mor, aun­que li­ge­ra­men­te can­sa­do tras ha­ber pa­sa­do va­rios días par­ti­ci­pan­do en ac­tos pro­mo­cio­na­les re­la­cio­na­dos con la cam­pa­ña pri­ma­ve­ra/ve­rano de Emi­dio Tuc­ci, fir­ma con la que tie­ne una co­ne­xión muy es­pe­cial: "Es la se­gun­da vez que tra­ba­jo con la mar­ca por­que me sien­to muy có­mo­do con ella. Pa­ra sen­tir­te a gus­to ha­cien­do mo­da ne­ce­si­tas pren­das que te pro­duz­can cier­ta ener­gía. Me sien­to muy iden­ti­fi­ca­do con Emi­dio Tuc­ci, con la ele­gan­cia de sus co­lec­cio­nes, y al­go me di­ce que sus res­pon­sa­bles tam­bién es­tán con­ten­tos con los va­lo­res que yo trans­mi­to, de ahí que ha­ya­mos re­pe­ti­do ex­pe­rien­cia". Pe­se a desen­vol­ver­se con to­tal sol­tu­ra en se­sio­nes de fotos co­mo la que ilus­tra es­tas lí­neas (que tiem­ble Sean O'pry, que le ha sa­li­do com­pe­ten­cia), Álex Gon­zá­lez se de­fi­ne co­mo una per­so­na "muy tí­mi­da": "Me mola es­tar aquí ha­cien­do es­to con vo­so­tros, que sois un re­fe­ren­te en mo­da mas­cu­li­na, pe­ro he de re­co­no­cer que se me ha­ce ra­ro in­ter­pre­tar un pa­pel [el de mo­de­lo] que no es­té li­ga­do de al­gu­na for­ma a un per­so­na­je de fic­ción". Se­gún un es­tu­dio pu­bli­ca­do a fi­na­les de 2016 por la fun­da­ción AISGE (So­cie­dad de ges­tión de de­re­chos de au­tor de di­rec­to­res de es­ce­na, do­bla­do­res, ac­to­res y bai­la­ri­nes), só­lo el 8% de los ac­to­res es­pa­ño­les pue­de vi­vir de su pro­fe­sión. Es de­cir, que ocho de ca­da cien in­tér­pre­tes in­gre­san al año más de 12.000 eu­ros por su­bir­se a las ta­blas de un tea­tro o por po­ner­se de­lan­te de una cá­ma­ra. Álex for­ma par­te de ese ri­dícu­lo tan­to por cien­to de afor­tu­na­dos que lo­gra ha­cer reali­dad su sue­ño y man­te­ner­lo vi­vo con el pa­so de los años, qui­zá la ta­rea más la­bo­rio­sa: "Lo que me­nos me gus­ta de es­te sec­tor es que te po­ne cons­tan­te­men­te a prue­ba, pro­ble­ma que se da in­clu­so en las es­cue­las de in­ter­pre­ta­ción [él se for­mó en el Es­tu­dio Co­raz­za]. En el pri­mer cur­so éra­mos 100 alum­nos; en el se­gun­do, 75; en el ter­ce­ro, 50; y en cuar- to, só­lo 25. La pro­pia pro­fe­sión te echa a tra­vés de una es­pe­cie de efec­to pi­rá­mi­de: ¿cuán­tos ac­to­res es­pa­ño­les de en­tre 20 y 35 años te vie­nen a la ca­be­za? Se­gu­ro que mu­chos. ¿Y cuán­tos ma­yo­res de 50? No tan­tos, ¿ver­dad? Es una suer­te de se­lec­ción na­tu­ral un tan­to in­jus­ta, ya que el ta­len­to no de­be­ría es­tar re­ñi­do con la edad y un ar­tis­ta no de­ja de apren­der nun­ca".

Pe­se a la apa­ren­te pre­ca­rie­dad de la in­dus­tria, Álex se sa­be pri­vi­le­gia­do y es cons­cien­te de que su te­lé­fono aca­ba­rá so­nan­do tar­de o tem­prano: "Hoy se ha­ce me­nos ci­ne y con me­nos pre­su­pues­to, pe­ro hay mu­chas más pla­ta­for­mas de te­le­vi­sión. Ha­ce años te­nías que ele­gir en­tre ser ac­tor de ci­ne o de te­le­vi­sión, si­tua­ción que te en­ca­si­lla­ba por­que tra­ba­jar en te­le no es­ta­ba de­ma­sia­do bien va­lo­ra­do. Con el pa­so del tiem­po uno po­día ejer­cer en las dos ca­ras de la mo­ne­da sin pro­ble­mas y hoy, en cam­bio, los pro­duc­to­res de ci­ne bus­can ac­to­res que ten­gan pre­sen­cia en te­le­vi­sión por­que en­tien­den que és­tos pue­den lle­gar a co­nec­tar me­jor con el pú­bli­co".

A LOS DOS LA­DOS DEL ATLÁN­TI­CO Álex Gon­zá­lez de­bu­tó en 2004 y só­lo un año des­pués ya es­ta­ba aca­pa­ran­do mi­ra­das y aplau­sos. Se­gun­do asal­to, pe­lí­cu­la en la que dio vi­da a un jo­ven bo­xea­dor con una ex­tra­ña ha­bi­li­dad pa­ra me­ter­se en líos (quien di­ce "me­ter­se en líos" di­ce "ro­bar ban­cos"), le va­lió una no­mi­na­ción pa­ra el Go­ya en la ca­te­go­ría de Me­jor ac­tor re­ve­la­ción. Es­ta im­pa­ga­ble tar­je­ta de pre­sen­ta­ción le per­mi­tió en­la­zar un pro­yec­to tras otro (Luz de do­min­go, Cuenta atrás, El li­bro de las aguas, Inocen­tes…), has­ta 2011, año en el que re­ci­bió una lla­ma­da de las que te cam­bian la vi­da: "Could I speak with Mr. Gon­zá­lez, plea­se?". Al otro la­do de la lí­nea es­ta­ba el res­pon­sa­ble de cas­ting de X-men: Pri­me­ra ge­ne­ra­ción, un block­bus­ter su­per­he­roi­co ma­de in Holly­wood: "Fue una vi­ven­cia ex­tra­ña por­que me vino sin yo ha­ber he­cho na­da por con­se­guir­la. Ro­da­mos cua­tro me­ses en Lon­dres y dos en Los Ángeles [él in­ter­pre­tó al vi­llano mu­tan­te Rip­ti­de] y des­pués re­gre­sé a Es­pa­ña en­se­gui­da, así que ni si­quie­ra tu­ve la sen­sa­ción de ha­ber apro­ve­cha­do la opor­tu­ni­dad co­mo de­bía".

Por for­tu­na, tras triun­far de nue­vo aquí con Ala­crán enamo­ra­do y El prín­ci­pe, Álex vol­vió a re­ci­bir un men­sa­je des­de la ciu­dad de las es­tre­llas pa­ra par­ti­ci­par en Ci­ti­zen, se­rie que en un prin­ci­pio iba a emi­tir Hu­lu (el bra­zo te­le­vi­si­vo de Paramount) y que por cues­tio­nes de pre­su­pues­to se ha que­da­do –ya ro­da­da– en es­ta­do de hi­ber­na­ción (aun­que po­dría ser re­su­ci­ta­da, con suer­te, por Ama­zon Prime Vi­deo): "Los Ángeles es un lu­gar muy com­pli­ca­do, pe­ro allí se te pre­sen­tan mu­chas más opor­tu­ni­da­des que en Es­pa­ña. Es un si­tio so­li­ta­rio pa­ra al­guien que vie­ne de fue­ra, pe­ro si tie­nes cla­ro dón­de es­tás y adón­de quie­res lle­gar la pro­pia ciu­dad se en­car­ga de dar­te las he­rra­mien­tas pa­ra lo­grar­lo".

En EE UU, don­de el sec­tor es­tá un pe­lín so­bre­di­men­sio­na­do, Álex es uno en­tre mil. Aquí en Es­pa­ña, por con­tra, es to­da una ce­le­bri­dad a la que pa­ran por la ca­lle a ca­da pa­so que da, te­si­tu­ra que po­dría ser al­go mo­les­ta y que él ha trans­for­ma­do en una "ex­pe­rien­cia co­la­te­ral po­si­ti­va": "La fa­ma pue­de lle­gar a con­ver­tir­se en una pe­sa­di­lla si pien­sas que no pue­des sa­lir ni a la ca­lle. Yo la asu­mo con na­tu­ra­li­dad y en­tien­do que to­do es­to su­ce­de por­que he te­ni­do la suer­te de co­nec­tar con los es­pec­ta­do­res y que son és­tos los que al fin y al ca­bo me per­mi­ten se­guir tra­ba­jan­do en lo que me gus­ta [por cier­to, den­tro de unos me­ses es­tre­na en Te­le­cin­co Vi­vir sin per­mi­so, una se­rie ba­sa­da en la no­ve­la de Ma­nuel Ri­vas To­do es si­len­cio]. De he­cho, a to­dos los que lo ha­cen po­si­ble só­lo pue­do de­cir­les una pa­la­bra: ¡gra­cias!".

Co­mo ves, aque­llos elo­gios em­plea­dos en el arran­que del tex­to ("es un chi­co res­pe­tuo­so y agra­de­ci­do") no te­nían na­da de gra­tui­tos. Ha si­do un pla­cer, ami­go.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.