Si Brad Pitt co­no­cie­ra a los Chun­gui­tos

GQ (Spain) - - La Carta Del Director - @da­nie­len­trial­go DA­NIEL ENTRIALGO Di­rec­tor de GQ

SE LLA­MA­BA ERÓSTRATO y era un hu­mil­de pas­tor de Éfe­so, allá en la Gre­cia clá­si­ca. Un día, sin ra­zón apa­ren­te, le dio al hom­bre por in­cen­diar el be­llí­si­mo tem­plo de Ar­te­mi­sa (con­si­de­ra­do una de las Sie­te Ma­ra­vi­llas del mun­do an­ti­guo), re­du­cien­do aque­lla mag­na obra de ar­te a pu­ra ce­ni­za. De­te­ni­do y en­car­ce­la­do, con­fe­só ba­jo tor­tu­ra el inex­pli­ca­ble mo­ti­vo de su ab­sur­do pro­ce­der. "¿Por qué has que­ma­do el tem­plo, ne­cio?", le pre­gun­ta­ron. "Que­ría así for­mar par­te de la historia", con­tes­tó. "Lo­grar que mi nom­bre no fue­ra ol­vi­da­do nun­ca". "¿Pe­ro no te das cuenta, ma­ja­de­ro –le re­con­vi­nie­ron–, que se­rás re­cor­da­do, sí, pe­ro só­lo co­mo un de­men­te y un pi­ró­mano?". El pas­tor mo­vió la ca­be­za y sen­ten­ció: "Eso ya me da igual". Re­sul­ta pa­ra­dó­ji­co, pe­ro –pa­ra evi­tar pe­li­gro­sos imi­ta­do­res– las au­to­ri­da­des qui­sie­ron con­de­nar su pe­ca­do con el cas­ti­go del ol­vi­do. Prohi­bie­ron ba­jo pe­na de muer­te pro­nun­ciar o es­cri­bir su nom­bre y bo­rra­ron to­da men­ción a su ha­za­ña en me­mo­ria o do­cu­men­to al­guno. Sin em­bar­go, vis­to lo vis­to, lo que lo­gra­ron fue jus­to lo con­tra­rio. Hoy, tan­tos si­glos des­pués, no só­lo ha lle­ga­do has­ta no­so­tros la exis­ten­cia de tan es­drú­ju­lo nom­bre sino que in­clu­so lo uti­li­za­mos en psi­co­lo­gía pa­ra de­sig­nar una pa­to­lo­gía con­cre­ta. Es el de­no­mi­na­do sín­dro­me de Eróstrato, que des­cri­be a aque­llas per­so­nas que su­fren una ob­se­sión en­fer­mi­za por la fa­ma. In­di­vi­duos que bus­can, desean y per­si­guen ser co­no­ci­dos y re­co­no­ci­dos al pre­cio que sea, sin im­por­tar­les de­ma­sia­do el por­qué de tal po­pu­la­ri­dad.

Ase­gu­ran que fue War­hol quien di­jo aque­llo de que to­do el mun­do me­re­ce sus 20 mi­nu­tos de fa­ma. Eran los años 60 y la te­le­vi­sión irrum­pía co­mo nue­vo me­dio de di­fu­sión ma­si­va. Hoy, si War­hol si­guie­ra en­tre no­so­tros, di­ría que to­do mi­llen­nial me­re­ce su fo­to de 20.000 li­kes en Ins­ta­gram, es­tar no­mi­na­do a la ex­pul­sión en cual­quier con­cur­so de te­le­rrea­li­dad o ser tro­nis­ta al me­nos por un día. ¿Pe­ro por qué pue­de lle­gar a ser la fa­ma tan adic­ti­va? La­can, en sus pos­mo­der­nas teo­rías (eco­no­mía li­bi­di­nal lo lla­mó), ase­gu­ra­ba por el con­tra­rio que na­die desea real­men­te aque­llo que cree desear. Co­mo en un re­me­do de Ma­trix, so­mos víc­ti­mas de una tram­pa de nues­tro ce­re­bro; el de­seo vo­raz no es más que una es­pe­cie de se­ñue­lo que nues­tra men­te nos co­lo­ca de­lan­te pa­ra obli­gar­nos a se­guir en mar­cha. Eso que la sa­bi­du­ría po­pu­lar ha sa­bi­do ex­pre­sar de mo­do más sen­ci­llo: "Ten cui­da­do con lo que deseas, por­que po­drías con­se­guir­lo".

Brad Pitt ha con­se­gui­do to­do lo que ha desea­do en su vi­da. In­clu­so más. Ha cho­ca­do de bru­ces con el te­cho de la fa­ma y aho­ra se sien­te al­go con­fu­so. Así nos lo con­fie­sa a GQ en su pri­me­ra en­tre­vis­ta (ex­clu­si­va mun­dial) con­ce­di­da tras su se­pa­ra­ción de An­ge­li­na. Al fi­nal, la fa­ma pue­de no re­sul­tar tan re­con­for­tan­te co­mo Eróstrato la ima­gi­na­ba. Qui­zá, nues­tra por­ta­da de ju­nio de­be­ría ha­ber ta­ra­rea­do aquel te­ma de los Chun­gui­tos (más sa­bi­du­ría po­pu­lar); ése que de­cía: "Y si me dan a ele­gir / en­tre tú y la glo­ria / pa­ra que ha­ble la historia de mí / allá por los si­glos / ¡Ay, amor...! / Me que­do con­ti­go".

Aun­que, se­gu­ra­men­te, Brad Pitt no co­noz­ca a los Chun­gui­tos. En reali­dad, no son tan fa­mo­sos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.