La ex­plo­sión ru­bia

Jay­ne Mans­field fue la ver­sión sal­va­je y sin ta­pu­jos de Ma­rilyn. Un ac­ci­den­te aca­bó, ha­ce aho­ra 50 años, con la rei­na de la se­rie B.

GQ (Spain) - - Intro -

Si ella gui­ña un ojo, la re­ba­na­da de pan se con­vier­te en tos­ta­da", can­ta­ba Little Ri­chard en The Girl Can't Help It. Era cier­to: la chi­ca no po­día evi­tar­lo. En 1956, en plena eclo­sión del rock & roll, Jay­ne Mans­field in­ter­pre­tó la pe­lí­cu­la que lle­va­ba el mis­mo nom­bre que la can­ción de Ri­chard, pro­cla­man­do la lle­ga­da de un nue­vo pro­to­ti­po fe­me­nino al show bus­si­ness. Con ella, que un año an­tes ha­bía po­sa­do en la re­cién na­ci­da Play­boy, se aca­bó el re­ca­to: Mans­field ema­na­ba se­xua­li­dad sin ta­pu­jos. Una fo­to­gra­fía to­ma­da muy opor­tu­na­men­te y en la que se apre­cia a So­fía Lo­ren es­cru­tan­do el es­co­ta­zo de la otra ten­ta­ción ru­bia (la ori­gi­nal era Ma­rilyn) se con­vir­tió en sím­bo­lo de su cre­cien­te po­de­río. No obs­tan­te, es­ta si­tua­ción no du­ra­ría mu­cho: la des­me­su­ra­da ex­hi­bi­ción de su cuer­po en re­vis­tas, te­le­vi­sión y publicidad gas­tó su ima­gen en un tiem­po ré­cord. Jay­ne es­ta­ba des­ti­na­da a la se­rie By a res­plan­de­cer en pe­lí­cu­las sex­plo­ta­tion co­mo Pro­me­sas, pro­me­sas (1963), fil­me con el que pa­só a la historia por ser la pri­me­ra ac­triz yan­qui en apa­re­cer des­nu­da en la gran pan­ta­lla. Re­le­ga­da po­co des­pués a ca­ba­rés de Las Ve­gas, gra­bó dis­cos en los que lo mis­mo re­ci­ta­ba so­ne­tos de Sha­kes­pea­re que pro­ba­ba suer­te co­mo in­tér­pre­te pop. Un ac­ci­den­te de co­che se la lle­vó ha­ce ya me­dio si­glo, el 29 de ju­nio de 1967, cuan­do só­lo te­nía 34 años. Aquel día mu­rió Mans­field y na­ció el mi­to.

BI­KI­NI MI con SIN ne­gro, NO fue­se o de Ya flo­res Mans­field de es­tam­pa­do par­te leo­par­do, en con­vir­tió ima­gen. lo de su esen­cial

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.