EL EFEC­TO JOHN OLI­VER O LA SON­RI­SA AC­TI­VIS­TA

GQ (Spain) - - Firmas - se­ño­res pri­mer0 por Mar­ta Fer­nán­dez

A John Oli­ver le cos­tó tan­to con­se­guir el per­mi­so de re­si­den­cia en EE UU que du­ran­te un tiem­po te­mió que le man­da­ran de vuel­ta a In­gla­te­rra. Con­si­guió por fin la green card en 2009, con la obli­ga­ción de vol­ver ca­da año pa­ra re­no­var­la en la em­ba­ja­da es­ta­dou­ni­den­se de Lon­dres. De­ja­ba el país ca­da vez con más mie­do. En una oca­sión, an­te una ofi­cial de in­mi­gra­ción, ese mie­do se con­vir­tió en pá­ni­co. Con ca­ra de pro­fun­da ofen­sa, la mu­jer le di­jo: "De­me una bue­na ra­zón por la que de­be­ría de­jar que vuel­va pa­ra se­guir in­sul­tan­do a nues­tro país". Oli­ver se que­dó pa­ra­li­za­do en uno de esos se­gun­dos que se pro­lon­gan en la men­te tan­to co­mo pa­ra que que­pa una vi­da. Vio su ca­rre­ra, sus bro­mas, sus crí­ti­cas. Vio el pi­lo­to ro­jo de la cá­ma­ra apa­gán­do­se pa­ra siem­pre. An­tes de que pu­die­ra ar­ti­cu­lar pa­la­bra, la fun­cio­na­ria se apia­dó de él: "Es­ta­ba bro­mean­do. Me en­can­ta su pro­gra­ma". No es su úni­ca se­gui­do­ra.

Ese pro­gra­ma, Last Week To­night, atra­pa ca­da do­min­go a más de cin­co mi­llo­nes de es­ta­dou­ni­den­ses. Sin con­tar

con los que lo si­guen por in­ter­net o los que lo ven en HBO en otras par­tes del mun­do. Ese bri­tá­ni­co ra­ro, con acen­to de Bir­ming­ham, ma­nos ale­tean­tes y un ex­tra­ño gus­to pa­ra com­bi­nar cor­ba­tas y ca­mi­sas, re­pa­sa la se­ma­na po­lí­ti­ca con una aci­dez en­tre sor­pren­di­da y aje­na. Qui­zá ése es el se­cre­to de su éxi­to. Que Oli­ver siem­pre ha si­do un out­si­der. Que cri­ti­ca a unos y a otros y de­ja al des­cu­bier­to las cos­tu­ras reventadas del sis­te­ma.

Tie­ne Oli­ver al­go del que com­pren­de por­que mi­ra des­de fue­ra. Del que se pre­gun­ta co­mo un re­cién lle­ga­do. Del que pue­de ex­pli­car có­mo fun­cio­nan las co­sas por­que no es­tá en el en­gra­na­je. Al mis­mo tiem­po, es pro­fun­da­men­te ame­ri­cano. Cuan­do di­ce no­so­tros –"We the peo­ple"–, lo di­ce por­que así lo sien­te: su na­cio­na­li­dad tie­ne que mu­cho que ver con el sen­ti­mien­to.

Es­te sen­ti­mien­to tie­ne nom­bre: Ka­te Nor­ley. Se co­no­cie­ron en una con­ven­ción del Par­ti­do Re­pu­bli­cano. Oli­ver ha­bía ido a ha­cer un re­por­ta­je y se co­ló en la zo­na vip. Lo echa­ron. "To­do se aca­ba si eres arres­ta­do cuan­do no tie­nes per­mi­so de re­si­den­cia, así que eché a co­rrer". Pa­ra es­con­der­se se me­tió en un cuar­ti­to don­de es­pe­ra­ban unos ve­te­ra­nos de Irak de vi­si­ta en la con­ven­ción. Los ve­te­ra­nos le es­con­die­ron co­mo en un gag de una pe­lí­cu­la mu­da. Allí es­ta­ba Ka­te, una doc­to­ra mi­li­tar re­cién lle­ga­da del fren­te. Se vol­ve­rían a en­con­trar en la Con­ven­ción Na­cio­nal De­mó­cra­ta. Es­ta vez John no huía; pe­ro, co­sas de la vi­da, no se vol­vie­ron a ver en me­ses. Cuan­do se re­en­con­tra­ron, eso sí, só­lo tar­da­ron unas se­ma­nas en ir­se a vi­vir jun­tos. Lue­go él bro­mea­ría con la ma­ne­ra per­fec­ta en la que se com­ple­men­tan; los dos sir­ven a su país, aun­que ca­da uno a su ma­ne­ra: él ha­cien­do pro­gra­mas, ella tra­ba­jan­do co­mo mé­di­co en la gue­rra.

Des­de lue­go que él sir­ve al país que pa­ra siem­pre le ha aco­gi­do. Oli­ver no es só­lo un cómico: es un pa­la­dín de la sá­ti­ra, un ac­ti­vis­ta del jue­go de pa­la­bras. No só­lo de­nun­cia, no só­lo ru­bo­ri­za a los po­de­ro­sos: ani­ma a sus es­pec­ta­do­res a que to­men par­ti­do, a que la risa se con"mi­guel, vier­ta en la voz que re­cla­ma un mun­do más jus­to. Ca­da vez que di­ce hay-al­go-que-us­te­des-pue­den-ha­cer, su pú­bli­co lo ha­ce. Lo lla­man El efec­to John Oli­ver.

Así con­si­guió que las ope­ra­do­ras de ca­ble nor­te­ame­ri­ca­nas no se pa­sa­ran la neu­tra­li­dad de in­ter­net por el ar­co del mo­no­po­lio. La co­mi­sión Fe­de­ral de Co­mu­ni­ca­cio­nes re­ci­bió tan­tos co­rreos y co­men­ta­rios en su pá­gi­na que se ter­mi­nó des­plo­man­do. Tu­vie­ron que desis­tir de apro­bar una re­gu­la­ción más res­tric­ti­va pa­ra fil­trar y ra­len­ti­zar cier­tos con­te­ni­dos. Tam­bién pi­dió una do­na­ción pa­ra la So­cie­dad de Mu­je­res In­ge­nie­ras y en dos días con­si­guió 25.000 dó­la­res. Lo­gró asi­mis­mo que se re­vi­sa­ra una ley fe­de­ral que per­mi­tía que la po­li­cía re­qui­sa­ra los bie­nes de sos­pe­cho­sos aún no impu­tados por la jus­ti­cia. Y de­nun­ció la des­pro­por­ción del sis­te­ma de fian­zas pa­ra de­li­tos me­no­res: el al­cal­de de Nue­va York ter­mi­nó re­vi­sán­do­lo.

Aho­ra se ha con­ver­ti­do en la voz de la Amé­ri­ca an­ti-trump. A su pe­sar, di­ce, "por­que no que­ría de­di­car­le tan­to tiem­po"; pe­ro la reali­dad es de­ma­sia­do ju­go­sa co­mo pa­ra de­jar­la cru­da. Con Trump, Oli­ver no ha­ce chis­tes. Pa­ra él no es una bro­ma, aun­que lo que di­ce nos arran­que una son­ri­sa. La son­ri­sa ac­ti­vis­ta.

"Oli­ver ani­ma a sus es­pec­ta­do­res a que to­men par­ti­do, a que la risa se con­vier­ta en la voz que re­cla­ma un mun­do más jus­to"

Co­ló­ca­te bien la cor­ba­ta, que vas a sa­lir por la te­le: Last Week To­night with John Oli­ver, ale­gran­do al­mas y re­mo­vien­do con­cien­cias des­de 2014.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.