¿Es ver­dad? ¿es bueno? ¿es ne­ce­sa­rio?

GQ (Spain) - - Firmas - por Na­cho Pa­lou - BLOGUERO Y PE­RIO­DIS­TA

Cuan­do el as­tró­no­mo ita­liano Gio­van­ni Schia­pa­re­lli ob­ser­vó Mar­te en 1877 pu­do ver en su su­per­fi­cie una red de es­truc­tu­ras li­nea­les que des­cri­bió co­mo ca­na­li. Schia­pa­re­lli se re­fe­ría a for­ma­cio­nes na­tu­ra­les, a zan­jas y ba­rran­cos de al­gu­nas de­ce­nas o cien­tos de ki­ló­me­tros; pe­ro cuan­do su tra­ba­jo se tra­du­jo al in­glés, ca­na­li se in­ter­pre­tó co­mo ca­nals (cons­truc­cio­nes ar­ti­fi­cia­les) y no co­mo chan­nels (for­ma­cio­nes na­tu­ra­les), dan­do lu­gar a una ria­da de hi­pó­te­sis acer­ca de la exis­ten­cia de vi­da en Mar­te. Más aún, pa­ra mu­chos la exis­ten­cia de ca­na­les en la su­per­fi­cie de Mar­te de­mos­tra­ba que en el pla­ne­ta ve­cino ha­bía vi­da in­te­li­gen­te.

Du­ran­te mu­chos años Per­ci­val Lo­well, be­ne­fac­tor de la as­tro­no­mía que da nom­bre al pres­ti­gio­so Ob­ser­va­to­rio Lo­well, fue uno de los gran­des de­fen­so­res de la exis­ten­cia de ca­na­les en Mar­te. Lo­well hi­zo su­ya la ver­dad que que­ría: que Mar­te es­ta­ba ha­bi­ta­do por una ci­vi­li­za­ción ca­paz de cons­truir ki­ló­me­tros de es­truc­tu­ras pa­ra trans­por­tar agua. Es­to dio ori­gen a la cul­tu­ra po­pu­lar que aso­cia a los ex­tra­te­rres­tres con Mar­te, en bue­na me­di­da por­que los pe­rió­di­cos de la épo­ca se lle­na­ron de no­ti­cias y ar­tícu­los que in­for­ma­ban con de­ta­lle so­bre aquel he­cho di­fun­di­do por Lo­well con con­vic­ción y en­tu­sias­mo. Ha­bía na­ci­do una de las no­ti­cias fal­sas más mag­ní­fi­cas del si­glo XX. Con los años Lo­well tu­vo que ren­dir­se a la evi­den­cia, pe­ro el de­ba­te so­bre los ca­na­les de Mar­te no se zan­jó has­ta más de me­dio si­glo des­pués, en 1965, cuan­do las son­das es­pa­cia­les to­ma­ron las pri­me­ras imá­ge­nes de la su­per­fi­cie mar­cia­na: en Mar­te no ha­bía ni ca­na­les ni mar­cia­nos in­te­li­gen­tes.

"Una men­ti­ra pue­de re­co­rrer me­dio mun­do an­tes de que la ver­dad se ha­ya ata­do los za­pa­tos". Es­ta fra­se atri­bui­da a Jo­nat­han Swift (o a Mark Twain o a Tho­mas Jef­fer­son, en­tre otros) si­gue vi­gen­te hoy en la era de la in­for­ma­ción y de in­ter­net. En los úl­ti­mos me­ses se ha in­ten­si­fi­ca­do el de­ba­te so­bre el pro­ble­ma que su­po­ne la di­fu­sión de no­ti­cias fal­sas y de he­chos al­ter­na­ti­vos.

Las re­des so­cia­les co­mo Fa­ce­book o Twit­ter son mag­ní­fi­cas he­rra­mien­tas pa­ra di­fun­dir no­ti­cias e in­for­ma­ción. Pro­pa­gar in­for­ma­ción (sea fal­sa o no) no re­quie­re más que ha­cer un clic o dos. Es tan fá­cil y es tan rá­pi­do que ape­nas da tiem­po a cues­tio­nar­se si lo que se di­ce es cier­to o si exis­te otra ver­sión de la mis­ma historia. En oca­sio­nes tam­bién es­tá ca­si jus­ti­fi­ca­do no po­ner en du­da la ve­ra­ci­dad de una no­ti­cia. Por ejem­plo, si es Fa­ce­book el que la di­fun­de; pe­ro pre­ci­sa­men­te el pro­ble­ma de las no­ti­cias se acen­tuó en par­te cuan­do Fa­ce­book cam­bió al per­so­nal que ele­gía las no­ti­cias por un sis­te­ma in­for­má­ti­co que las se­lec­cio­na­ba au­to­má­ti­ca­men­te. "Co­mo re­sul­ta­do de es­to apa­re­cie­ron no­ti­cias fal­sas du­ran­di­si­par

"Com­ba­tir las in­for­ma­cio­nes fal­sas y los co­men­ta­rios con in­qui­na es una ta­rea que se pue­de ha­cer des­de la tum­bo­na"

te la ca­rre­ra pre­si­den­cial de EE UU que pu­die­ron in­fluir en el re­sul­ta­do elec­to­ral, si­tua­ción que for­zó a Fa­ce­book a so­lu­cio­nar el pro­ble­ma", ase­gu­ró ha­ce po­cos me­ses MIT Tech­no­logy Re­view, la pu­bli­ca­ción del Ins­ti­tu­to Tec­no­ló­gi­co de Mas­sa­chu­setts (la mis­ma que in­clu­yó el News Feed de Fa­ce­book en­tre los gran­des fa­llos tec­no­ló­gi­cos de 2016).

Así las co­sas, Fa­ce­book se ha arre­man­ga­do la ca­mi­sa pa­ra com­ba­tir las no­ti­cias fal­sas, igual que Goo­gle. Por su par­te, el fun­da­dor de ebay, Pie­rre Omid­yar, va a des­ti­nar 100 mi­llo­nes de dó­la­res pa­ra "im­pul­sar el pe­rio­dis­mo de ca­li­dad y com­ba­tir las in­for­ma­cio­nes fal­sas y los dis­cur­sos de odio". Di­ne­ro y tec­no­lo­gía son dos bue­nos re­cur­sos tam­bién en es­te ca­so. Es un co­mien­zo; pe­ro com­ba­tir las in­for­ma­cio­nes fal­sas y los co­men­ta­rios con in­qui­na es una de esas ta­reas que se pue­den ha­cer en chan­cle­tas y des­de la tum­bo­na sien­do crí­ti­co, de­di­can­do unos mi­nu­tos a ve­ri­fi­car la in­for­ma­ción o apli­can­do el fil­tro de Só­cra­tes: "An­tes de pu­bli­car o de com­par­tir en las re­des so­cia­les –di­ce Bill Dua­ne, mi­tad eje­cu­ti­vo de Goo­gle, mi­tad fi­ló­so­fo– eva­lúa tus in­ten­cio­nes y res­pon­de a es­tas tres pre­gun­tas so­bre lo que vas a com­par­tir o a pu­bli­car: ¿Es ver­dad? ¿Es bueno? ¿Es ne­ce­sa­rio? Pu­bli­ca só­lo si las tres res­pues­tas son afir­ma­ti­vas".

Tras Per­ci­val Lo­well, Holly­wood se afa­nó en di­fun­dir el des­cu­bri­mien­to de vi­da ex­tra­te­rres­tre. Vue­lo a Mar­te (1951) es una prue­ba de ello.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.