El te­ji­do de la red

GQ (Spain) - - Firmas - por Mon­te­ro Glez - NO­VE­LIS­TA Y ES­CRI­TOR

Ha­ce unas se­ma­nas, Mar­ko Li­va­ja, de­lan­te­ro croa­ta de Las Pal­mas, ce­le­bró un gol de su com­pa­ñe­ro Je­sé Rodríguez de una ma­ne­ra tan bes­tia co­mo bru­tal: rom­pien­do la red de un pa­ta­dón. Ocu­rrió en el par­ti­do que su equi­po es­ta­ba dispu­tan­do con­tra el Osa­su­na. La pa­ta­da a la red pro­vo­có un boquete en la ma­lla de tal ca­li­bre que de­tu­vo el en­cuen­tro. Los que vi­mos las imá­ge­nes nos asom­bra­mos de que la adre­na­li­na se pue­da desatar de es­ta ma­ne­ra, pe­ro cla­ro, aquí hay gen­te pa tó, que di­jo aquél.

Con es­tas co­sas bien va­le ha­cer me­mo­ria pues las por­te­rías, en su ori­gen, no fue­ron tal y co­mo las co­no­ce­mos aho­ra, sino que has­ta lle­gar a su es­ta­do ac­tual su­frie­ron cier­ta evo­lu­ción. En un prin­ci­pio só­lo fue­ron tres pa­los, y la red o ma­lla ven­dría más tar­de. Así, só­lo dos pos­tes pa­ra­le­los eran su­fi­cien­tes pa­ra man­te­ner una por­te­ría. De es­ta ma­ne­ra, los par­ti­dos se ju­ga­ban con dos pun­ta­les co­lo­ca­dos en ver­ti­cal a los que lue­go se les in­cor­po­ró el lar­gue­ro. Lo de la red fue un in­ven­to del in­ge­nie­ro John Ale­xan­der Bro­die, un ti­po cu­rio­so que a fi­na­les del si­glo XIX ideó un bol­si­llo gi­gan­te pa­ra al­gu­nas du­das so­bre el te­rreno de jue­go: a ve­ces la per­cep­ción era tan en­ga­ño­sa que pa­re­cía que el ba­lón en­tra­ba en la puer­ta y en reali­dad no ha­bía en­tra­do… y vi­ce­ver­sa.

John Ale­xan­der Bro­die era de Li­ver­pool, la ciu­dad que años des­pués ve­ría

na­cer a los Beatles, el lu­gar don­de el fút­bol es­tá tan pre­sen­te co­mo la mú­si­ca del cuar­te­to. Ya sa­be­mos que el Li­ver­pool y el Ever­ton son los equi­pos de re­fe­ren­cia de la ciu­dad (jun­to con el Tran­me­re Ro­vers). En un pró­xi­mo ar­tícu­lo ha­bla­re­mos de la re­la­ción de los Beatles con el fút­bol, pues en la fa­mo­sa por­ta­da del dis­co Sgt. Pep­per's apa­re­ce el ros­tro de Al­bert Stub­bins, ju­ga­dor del Li­ver­pool, de­trás de la figura de un bi­go­tu­do Geor­ge Ha­rri­son.

Pe­ro no va­ya­mos tan le­jos y vol­va­mos al in­ven­tor John Ale­xan­der Bro­die pa­ra de­cir que fue un hom­bre cu­ya ima­gi­na­ción no des­can­sa­ba. Pro­yec­ta­ba im­po­si­bles has­ta en sue­ños pa­ra lue­go ha­cer ma­te­ria con ellos. Por ejem­plo, la cons­truc­ción del tú­nel Mer­sey (un pa­si­llo sub­te­rrá­neo ba­jo las aguas del río que co­mu­ni­ca las ciu­da­des de Li­ver­pool y Bir­ken­head) o las ca­sas que lla­man gi­ta­nas (vi­vien­das pre­fa­bri­ca­das que pue­den trans­por­tar­se por pie­zas pa­ra lue­go ser ar­ma­das so­bre un te­rre­ni­to; ca­sas que hoy en día han al­can­za­do to­do su au­ge con la co­sa de la cri­sis). De to­dos sus in­ven­tos, se­gui­mos, del que más or­gu­llo­so se sin­tió John Ale­xan­der Bro­die fue de su bol­si­llo gi­gan­te. No es pa­ra me­nos, pues la red de las por­te­rías de fút­bol es un in­ven­to tan per­fec­to co­mo una ba­rra de pan.

Se­gún él, la red re­sis­ti­ría to­do ti­po de pe­pi­na­zos, aun­que con el tiem­po la historia nos ha en­se­ña­do que tam­bién son po­si­bles las ex­cep­cio­nes. Co­mo ejem­plo sir­va lo su­ce­di­do ha­ce un par de años cuan­do el bra­si­le­ño Gi­va­nil­do Viei­ra de Sou­za, co­no­ci­do co­mo Hulk de­bi­do a su po­ten­cia bi­za­rra cer­ca­na a la del su­per­hé­roe de la Mar­vel, me­tió un gol que se hi­zo vi­ral en los in­ter­ne­les. Sucedió en un en­tre­na­mien­to con el Ze­nit de San Pe­ters­bur­go: pe­gó un tra­lla­zo tan in­ten­so que sa­có el ba­lón de la red jun­to al por­te­ro. Tre­men­do.

Otro ejem­plo de que la red no sir­vió pa­ra des­pe­jar du­das ocu­rrió ha­ce una mon­to­ne­ra de años, tan­tos co­mo 12 o así, en un par­ti­do en el que se en­fren­ta­ron el Spor­ting de Gi­jón y el Ra­cing de San­tan­der en El Mo­li­nón. Co­rría el pri­mer tiem­po y el mar­ca­dor bos­te­za­ba con el em­pa­te a ce­ro cuan­do un dis­pa­ro de Qui­que Se­tién en­tró en la por­te­ría del Spor­ting rom­pien­do la red de cua­jo y sa­can­do el ba­lón por el otro la­do. Jo­sé En­ri­que Ru­bio Val­di­vie­so, el ár­bi­tro del en­cuen­tro, con­ce­dió el gol en un prin­ci­pio aun­que lue­go cam­bió de opi­nión, cul­pa de las du­das. Lo anu­ló, lle­gan­do in­clu­so a amo­nes­tar a Qui­que Se­tién por pro­tes­tar: tar­je­ta ama­ri­lla.

El fút­bol a ve­ces tie­ne es­tas co­sas. La si­me­tría del azar y su jue­go ha­cen pen­sar que el des­tino es obra de un bro­mis­ta cós­mi­co que per­mi­te al tiem­po te­jer hi­los in­vi­si­bles a su an­to­jo. De es­ta ma­ne­ra, Qui­que Se­tién aca­ba­ría en­tre­nan­do a Las Pal­mas, el mis­mo equi­po de fút­bol don­de mi­li­ta el de­lan­te­ro croa­ta Mar­ko Li­va­ja, el fut­bo­lis­ta que el otro día, pa­ra ce­le­brar un gol, rom­pió la red de un pa­ta­dón. Pues eso.

"John Ale­xan­der Bro­die es­ta­ba or­gu­llo­so: la red de las por­te­rías era un in­ven­to tan per­fec­to co­mo una ba­rra de pan"

Al prin­ci­pio só­lo fue­ron dos pun­ta­les co­lo­ca­dos en ver­ti­cal. Des­pués lle­ga­ría el lar­gue­ro. Por úl­ti­mo, la red, esa es­pe­cie de bol­si­llo gi­gan­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.