El si­llón de pen­sar

A ve­ces, es ne­ce­sa­rio las ru­ti­nas y en­con­trar pa­rar un mi­nu­to, so­lu­ción a sa­cu­dir­se de más na­tu­ral: acu­rru­ca­do los pro­ble­mas en­tre los de la for­ma bra­zos de un buen si­llón.

GQ (Spain) - - Palaneta Egqtiva -

Re­sul­ta más que ra­ro en­con­trar una pie­za co­mo és­ta de aquí arri­ba (pre­cio­sa, ¿no?) den­tro del mo­bi­lia­rio clá­si­co de ofi­ci­na. Si­llas con rue­das, pu­pi­tres de or­de­na­dor, ar­chi­va­do­res con ma­ni­ve­la y re­gle­tas de ali­men­ta­ción pa­ra nues­tros se­dien­tos mó­vi­les sin ba­te­ría. ¿Pe­ro un si­llón? ¿Pa­ra qué? No es que pre­ten­da­mos fo­men­tar la sies­ta en el tra­ba­jo (¡nooo!... ¿no?); ni re­cu­pe­rar el vie­jo há­bi­to de leer el pe­rió­di­co por las ma­ña­nas (bueno, qui­zá ése sí). ¿En­ton­ces? Se­gún al­gu­nos es­tu­dios, un gran por­cen­ta­je de al­tos di­rec­ti­vos o eje­cu­ti­vos en­cuen­tran so­lu­ción o res­pues­ta a ese pro­ble­ma la­bo­ral que les ate­na­za le­jos del en­torno de tra­ba­jo ha­bi­tual. Es­to es: con­du­cien­do de vuel­ta a ca­sa, du­chán­do­se por la ma­ña­na o en­tre­nan­do en el gim­na­sio. La men­te se li­be­ra, el ce­re­bro se re­la­ja y la si­nap­sis se en­cien­de de gol­pe co­mo una chis­pa en mi­tad de la no­che. "¡Eu­re­ka, lo en­con­tré!". ¿Por qué no co­lo­car en­ton­ces un gran y bo­ni­to si­llón (y si es có­mo­do me­jor) en un rin­cón del des­pa­cho o la ofi­ci­na y aban­do­nar­se de vez en cuan­do en­tre sus bra­zos, dis­traí­da­men­te, in­ten­tan­do con­vo­car a las mu­sas? Bue­na idea, ¿no? Y al fi­nal, si na­da ocu­rre, na­die osa­rá de­cir­nos que un ra­ti­to así pue­da con­si­de­rar­se co­mo tiem­po mal­gas­ta­do.

www.cas­si­na.com/es

ES­TÉ­TI­CO Y FUN­CIO­NAL Es­te si­llón 932 MB1 Quar­tet (des­de 3.550 €), di­se­ño de Ma­rio Be­lli­ni, for­ma par­te de la nue­va co­lec­ción 2017 de Cas­si­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.