18 cla­ves pa­ra en­ten­der el ne­go­cio de las imi­ta­cio­nes

Cuan­do ad­quie­res un pro­duc­to pi­ra­ta no só­lo es­tás par­ti­ci­pan­do en un chan­chu­llo de lo más ren­ta­ble, tam­bién par­ti­ci­pas –aun­que sea sin sa­ber­lo– en una tra­ma que in­clu­ye ex­plo­ta­ción la­bo­ral, co­rrup­ción y un des­con­trol ab­so­lu­to en ma­te­ria de ca­li­dad.

GQ (Spain) - - Palaneta Egqtiva -

Com­prar pro­duc­tos pi­ra­tas es un ejem­plo pos­mo­derno de lo que la fi­ló­so­fa ale­ma­na Han­nah Arendt lla­ma­ba "ba­na­li­za­ción del mal". Son mu­chos los que pien­san que no tie­ne na­da de gra­vo­so pa­ra na­die com­prar imi­ta­cio­nes de una gran mar­ca. In­clu­so los hay que opi­nan que ha­cer­lo tie­ne su en­can­to: "Fí­ja­te qué ba­ra­to es­tá y qué lo­gra­do el lo­go y to­do". Bien, pues es­ta ac­ción apa­ren­te­men­te inocen­te tie­ne con­se­cuen­cias eco­nó­mi­cas y so­cia­les ex­tre­mas. Aquí te las en­se­ña­mos to­das.

1

Cuan­do ha­bla­mos de pi­ra­te­ría, no ha­bla­mos de ese co­le­ga que ha­ce co­pias del úl­ti­mo DVD que se ha com­pra­do y las ven­de pa­ra sa­car­se una pas­ta ex­tra. Qui­zá por ese ori­gen el fe­nó­meno ha he­re­da­do cier­ta nos­tal­gia re­den­to­ra de los 90 o de prin­ci­pios del mi­le­nio, co­mo si se tra­ta­ra de un de­li­to me­nor den­tro de ese mar­gen que ca­da uno ne­ce­si­ta des­ti­nar al cri­men y a la os­cu­ri­dad en su ano­di­na vi­da.

2. La fal­si­fi­ca­ción aho­ra es co­sa de ban­das de­di­ca­das a la de­lin­cuen­cia or­ga­ni­za­da cu­yos ten­tácu­los se ex­tien­den por to­do el pla­ne­ta (por­que lo di­cen or­ga­nis­mos in­ter­na­cio­na­les –co­mo el úl­ti­mo in­for­me de Eu­ro­pol pu­bli­ca­do en 2016–, y por pu­ra ló­gi­ca).

3

Cuan­do com­pra­mos una fal­si­fi­ca­ción Ma­de in Orien­te par­ti­ci­pa­mos en una lí­nea de pro­duc­ción per­fec­ta­men­te coor­di­na­da que in­clu­ye des­de per­so­nas que se en­car­gan de los es­tu­dios de mer­ca­do (sa­ber qué triunfa) a otras que di­se­ñan, fabrican, dis­tri­bu­yen (pa­go de so­bor­nos pa­ra evi­tar adua­nas me­dian­te) y co­mer­cia­li­zan en des­tino los pro­duc­tos frau­du­len­tos. Es­to no es fá­cil de or­ga­ni­zar.

En ca­da una de es­tas fa­ses, to­do lo que ocu­rre es ile­gal. La fa­bri­ca­ción no res­pe­ta los de­re­chos la­bo­ra­les (ex­plo­ta a sus tra­ba­ja­do­res), la dis­tri­bu­ción ne­ce­si­ta que las au­to­ri­da­des lo­ca­les ha­gan la vis­ta gor­da (co­rrup­ción), la co­mer­cia­li­za­ción evi­den­te­men­te no pa­ga im­pues­tos y, al­go muy im­por­tan­te, no hay nin­gún con­trol so­bre la ca­li­dad de los ma­te­ria­les.

5. Los gru­pos que se de­di­can a es­to son tam­bién ac­to­res ex­pe­ri­men­ta­dos en otro ti­po de com­por­ta­mien­tos de­lic­ti­vos, co­mo los nar­có­ti­cos, ex­plo­ta­ción y trá­fi­co de mu­je­res o la co­rrup­ción de fun­cio­na­rios, se­gún las in­ves­ti­ga­cio­nes po­li­cia­les re­fle­ja­das por la Ofi­ci­na de Ar­mo­ni­za­ción del Mer­ca­do In­terno de la UE.

El im­pac­to de la com­pra-ven­ta de pro­duc­tos fal­si­fi­ca­dos no es fá­cil de cuan­ti­fi­car. En 2016, la OCDE (Or­ga­ni­za­ción pa­ra la Coope­ra­ción y el Desa­rro­llo Eco­nó­mi­cos) hi­zo pú­bli­co un in­for­me en el que tra­tó de po­ner nú­me­ros a es­te fe­nó­meno: el cálcu­lo es­ti­ma­ba por en­ton­ces que el co­mer­cio in­ter­na­cio­nal de es­tos bie­nes mo­vía 340.000 mi­llo­nes de eu­ros a ni­vel mun­dial.

7. La Cá­ma­ra de Co­mer­cio In­ter­na­cio­nal lle­gó a la con­clu­sión, en un es­tu­dio del año 2010, que en la Unión Eu­ro­pea se ha­bían per­di­do ese año 185.000 em­pleos por cul­pa de la pi­ra­te­ría, ge­ne­ran­do un ne­go­cio al­ter­na­ti­vo de 10.000 mi­llo­nes de eu­ros.

8. La ro­pa de mar­cas de lu­jo so­lía ser el prin­ci­pal ele­men­to a fal­si­fi­car. Sin em­bar­go, en los úl­ti­mos años las au­to­ri­da­des han de­tec­ta­do que las ban­das se es­tán so­fis­ti­can­do has­ta el pun­to de sa­car imi­ta­cio­nes de ma­yor va­lor aña­di­do (ya no só­lo ba­ra­ti­llos). Aho­ra se me­ten en pro­duc­tos far­ma­céu­ti­cos, cos­mé­ti­cos e in­clu­so en re­pues­tos pa­ra au­to­mó­vi­les.

Se­gún da­tos de la Co­mi­sión Eu­ro­pea de 2013, de las mer­can­cías de­te­ni­das por las fuer­zas de se­gu­ri­dad en re­da­das con­tra es­tas ac­ti­vi­da­des, el 25,2% son "pro­duc­tos de uso dia­rio po­ten­cial­men­te pe­li­gro­sos pa­ra la sa­lud y la se­gu­ri­dad de los con­su­mi­do­res". De acuer­do a los aná­li­sis cien­tí­fi­cos, es­tos pro­duc­tos in­clu­yen "sus­tan­cias quí­mi­cas no­ci­vas y com­po­nen­tes de ca­li­dad in­fe­rior". Es de­cir, es tu sa­lud la que es­tá en jue­go.

10

Ojo a es­to, qui­zá el as­pec­to más im­por­tan­te del asun­to: al­gu­nos es­tu­dios es­ti­man que el ne­go­cio de las fal­si­fi­ca­cio­nes es más ren­ta­ble que el de las dro­gas. Se­gún el IRACM (Ins­ti­tu­to In­ter­na­cio­nal de Investigación con­tra las Me­di­ci­nas Fal­si­fi­ca­das), por ca­da 1.000 dó­la­res in­ver­ti­dos en el trá­fi­co de he­roí­na se ge­ne­ra un re­torno de 20.000 dó­la­res de be­ne­fi­cio. La mis­ma in­ver­sión ge­ne­ra 500.000 en el ca­so de las me­di­ci­nas fal­si­fi­ca­das.

11. En­tre los paí­ses pro­duc­to­res se en­cuen­tra, co­mo prin­ci­pal fuen­te de ori­gen, Chi­na. Sin em­bar­go, exis­ten otros paí­ses asiá­ti­cos es­pe­cia­li­za­dos en cier­tas ca­te­go­rías, co­mo In­dia en me­di­ca­men­tos, Egip­to en pro­duc­tos ali­men­ti­cios o Tur­quía en per­fu­mes y cos­mé­ti­cos.

12

Si co­ge­mos el mi­cros­co­pio y ve­mos a pe­que­ña es­ca­la las de­ci­sio­nes in­di­vi­dua­les, las co­sas tam­po­co pin­tan na­da bien. Se­gún un es­tu­dio Niel­sen so­bre el par­ti­cu­lar pues­to en mar­cha por Ves­tiai­re Co­llec­ti­ve, un 43% de los en­cues­ta­dos ad­mi­ten ha­ber com­pra­do fal­si­fi­ca­cio­nes, ci­fra de la que se des­pren­de otra muy preo­cu­pan­te: los jó­ve­nes de 25 a 34 años com­pran más pro­duc­tos pi­ra­tas (un 55% del to­tal) que los adul­tos de en­tre 45 a 55 años (45%).

13. Es­te es­tu­dio nos de­ja da­tos en apa­rien­cia con­tra­in­tui­ti­vos pe­ro igual­men­te im­por­tan­tes: aun­que las fal­si­fi­ca­cio­nes han es­ta­do nor­mal­men­te aso­cia­das a gen­te sin re­cur­sos, cuan­to más gas­ta al­guien en mo­da, más gas­ta tam­bién en fal­si­fi­ca­cio­nes.

14. Re­sul­ta ló­gi­co que in­ter­net ha­ya irrum­pi­do con mu­cha fuer­za en es­te ne­go­cio de la fal­si­fi­ca­ción, ya que re­suel­ve dos de los prin­ci­pa­les pro­ble­mas de los pi­ra­tas: la dis­tri­bu­ción y la con­fian­za.

15. Un ne­go­cio on­li­ne lo tie­ne mu­cho más fá­cil pa­ra ha­cer creer al con­su­mi­dor que el pro­duc­to que es­tá com­pran­do es au­tén­ti­co. De he­cho, se­gún el ci­ta­do es­tu­dio Niel­sen, un 33% de los en­cues­ta­dos fue­ron víc­ti­mas de una es­ta­fa tras ha­cer su com­pra por in­ter­net. Ca­si el 60% di­ce no sa­ber di­fe­ren­ciar una bue­na fal­si­fi­ca­ción del pro­duc­to ori­gi­nal, y so­lo el 18% di­ce es­tar se­gu­ro de po­der ha­cer­lo.

16

Gra­cias a la red, las po­si­bi­li­da­des de la ofer­ta y la de­man­da se am­plia­ron de­bi­do a que tras­cen­dían más allá de las fron­te­ras que de­li­mi­ta­ban el cua­dra­do del top man­ta ca­lle­je­ro más tra­di­cio­nal. Es di­fí­cil com­prar un dis­po­si­ti­vo elec­tró­ni­co en un mer­ca­di­llo de ba­rrio, pe­ro no tan­to en un por­tal apa­ren­te­men­te le­gal que ofre­ce so­fis­ti­ca­das ré­pli­cas de las tien­das ofi­cia­les a pre­cios ri­dí­cu­la­men­te ba­jos.

17. El ne­go­cio de la fal­si­fi­ca­ción va en con­tra de las esen­cias fun­da­cio­na­les del ca­pi­ta­lis­mo. En un mer­ca­do li­bre co­rrec­ta­men­te re­gu­la­do, las em­pre­sas com­pi­ten por te­ner me­jo­res pro­duc­tos y más ba­ra­tos. En una eta­pa pos­te­rior, los pro­duc­tos ad­quie­ren ele­men­tos in­tan­gi­bles, más allá de la ca­li­dad y el pre­cio, re­for­za­dos por es­tra­te­gias de marketing y publicidad. Es­tas fal­si­fi­ca­cio­nes ha­cen sal­tar por los ai­res to­da es­ta evo­lu­ción.

18. Por úl­ti­mo, y no por ello me­nos im­por­tan­te: el 45% de los en­cues­ta­dos por Niel­sen no es cons­cien­te de los efec­tos de las fal­si­fi­ca­cio­nes en la so­cie­dad. Es de­cir, no tie­nen ni idea de na­da de lo que aca­bas de leer.

Aun­que pa­rez­ca increíble, se­gún al­gu­nos es­tu­dios el ne­go­cio de las fal­si­fi­ca­cio­nes re­sul­ta ser más ren­ta­ble in­clu­so que el de las dro­gas

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.