vi­ñe­dos chian­ti, fe­rra­ris ro­jos

El Gtc4­lus­so T es, pro­ba­ble­men­te, el Fe­rra­ri más jo­ven y prác­ti­co ja­más cons­trui­do. Un via­je por Ita­lia nos sir­vió pa­ra com­pro­bar­lo.

GQ (Spain) - - La Buena Vida -

Con­du­cir un su­per­de­por­ti­vo ita­liano por una ca­rre­te­ra ser­pen­tean­te en­tre las ver­des co­li­nas de la Tos­ca­na es una de esas ex­pe­rien­cias vi­ta­les di­fí­cil­men­te su­pe­ra­bles –el cau­ti­va­dor so­ni­do de la eclo­sión pri­ma­ve­ral de los cam­pos tem­po­ral­men­te in­te­rrum­pi­do, si­len­cia­do, por el no me­nos em­bria­ga­dor ru­gi­do de una me­cá­ni­ca V8–. Es un ti­po de vi­ven­cia que, en la lis­ta de los pla­ce­res mun­da­nos, ocu­pa el top cin­co sin des­pei­nar­se. No obs­tan­te, co­mo no hay pa­raí­so hu­mano per­fec­to, siem­pre pue­de apa­re­cer un nu­ba­rrón a os­cu­re­cer el sue­ño de bon vi­vant de un buen pe­trol head. En es­ta prue­ba de pro­duc­to –sí, tam­bién es­to es tra­ba­jo–, ese far­do de pe­sa­dum­bre es el he­cho de que, pa­ra los res­pon­sa­bles de Fe­rra­ri, ya so­mos de­ma­sia­do ma­yo­res –a los 40 años– pa­ra la

cria­tu­ra que te­ne­mos en­tre las ma­nos (un vehícu­lo que, pa­ra más in­ri, es un cua­tro pla­zas fun­cio­nal en el que hi­po­té­ti­ca­men­te po­dría ca­ber to­da una fa­mi­lia). ¿En se­rio? ¿Ya nos desahu­cia la fir­ma del Ca­va­llino a los cua­ren­to­nes co­mo tar­get de un pro­duc­to de 263.431 eu­ros? Pues sí y no, pe­ro más sí que no. Fe­rra­ri ha di­ri­gi­do es­te mo­de­lo a un clien­te que ron­da los 30 años de edad. Pa­ra en­ten­der­nos, la idea del fa­bri­can­te ita­liano es que los dos asien­tos de atrás sir­van pa­ra sen­tar a sen­dos co­le­gas –o ami­gas– del due­ño, más que pa­ra po­ner dos si­lli­tas de be­bé; y el es­pa­cio in­te­rior, una vez des­pla­za­da di­cha ban­que­ta ha­cia de­lan­te, pa­ra me­ter una ta­bla de surf o unos es­quíes –que no la bol­sa de golf de un jubilado–. Has de sa­ber que si tie­nes 35 años y no te pue­des per­mi­tir un Gtc4­lus­so T, al­go es­tás ha­cien­do mal.

UR­BA­NI­TA DE LU­JO

Si no has es­ta­do en los al­re­de­do­res del Du­bai Mall un vier­nes por la no­che, don­de se jun­tan to­dos los jó­ve­nes adi­ne­ra­dos a pre­su­mir de co­che an­tes de sa­lir a dis­fru­tar del ocio del emi­ra­to, te se­rá di­fí­cil en­ten­der que el Gtc4­lus­so T es tam­bién un co­che de vo­ca­ción ur­ba­na y de uso dia­rio. Su mo­tor ya no es el V12 de su her­mano ma­yor, sino un más aho­rra­dor V8 de 3,9 li­tros, me­nos con­ta­mi­nan­te y con ma­yor au­to­no­mía –per­fec­to pa­ra ha­cer pe­que­ñas es­ca­pa­das–.

Eso no qui­ta pa­ra que sus pres­ta­cio­nes sean de au­tén­ti­co pa­ta ne­gra –no­ble­za obli­ga– y pa­ra que, des­preo­cu­pa­dos de los as­pec­tos mar­ke­ti­nia­nos del lan­za­mien­to,

A pe­sar de su anato­mía de Gran Tu­ris­mo, re­sul­ta có­mo­do de con­du­cir y has­ta prác­ti­co cuan­do to­ca ca­lle­jear

las dis­fru­te­mos por un día en­tre vi­ñe­dos cen­te­na­rios: 610 CV con una ace­le­ra­ción cons­tan­te –y es­ca­lo­frian­te– en prác­ti­ca­men­te to­do el ra­dio de gi­ro del pro­pul­sor –lo que se con­si­gue gra­cias al Va­ria­ble Boost Ma­na­ge­ment, que ajus­ta el par a la mar­cha en la que se cir­cu­la–. Es­te in­ge­nio me­cá­ni­co, que evo­lu­cio­na el V8 Tur­bo ya pre­mia­do co­mo Mo­tor In­ter­na­cio­nal del Año 2016, ofre­ce un par má­xi­mo cons­tan­te de 760 Nm en­tre 3.000 y 5.250 rpm. La mar­ca se ha es­for­za­do en con­se­guir una sen­sa­ción de pro­gre­si­vi­dad en la en­tre­ga de po­ten­cia que, jun­to a los sis­te­mas de ayu­da a la con­duc­ción –con el con­trol elec­tró­ni­co de las sus­pen­sio­nes SCM-E, el ESP 9.0 y el Si­de Slip Con­trol (SSC3)–, fa­ci­li­ta mu­cho su ma­ne­jo.

La trac­ción tra­se­ra –ya no es 4x4– tam­bién con­tri­bu­ye a re­du­cir el pe­so y me­jo­rar su dis­tri­bu­ción, lo que re­dun­da en un di­na­mis­mo so­bre­sa­lien­te. En rec­ta, es ca­paz de pa­sar de 0 a 100 km/h en 3,5 sg. Pe­ro su pa­so por cur­va no se que­da atrás y la ace­le­ra­ción trans­ver­sal es sen­ci­lla­men­te brillante. El eje pos­te­rior di­rec­cio­nal ayu­da a que la tra­yec­to­ria del co­che sea vir­tual­men­te inal­te­ra­ble una vez que fi­jas un ob­je­ti­vo con el vo­lan­te.

MÁS PRÁC­TI­CO

Al con­tra­rio que otros Fe­rra­ri de vo­ca­ción más cir­cui­te­ra, el Gtc4­lus­so T es tam­bién un co­che có­mo­do de con­du­cir. Di­ría­mos que in­clu­so prác­ti­co. Las sus­pen­sio­nes son có­mo­das den­tro de su du­re­za, la po­si­ción de con­duc­ción es ex­qui­si­ta –des­pués de to­do, un ti­po de 30 años no tie­ne por qué sen­tir do­lor de ro­di­llas al en­trar o sa­lir– y ni si­quie­ra su­fres por los ba­jos al su­pe­rar guar­dias tum­ba­dos a la en­tra­da de los pue­blos. Si no fue­ra por­que se me ha pa­sa­do el arroz, lo ve­ría co­mo co­che de dia­rio. Es ver­dad que en me­dio de un atas­co en Ma­drid iba a lu­cir mu­cho me­nos. Pe­ro le­van­tar­te por la ma­ña­na, apre­tar el start y es­cu­char la sin­fo­nía de su V8 lo com­pen­sa to­do. La ju­ven­tud… pue­de es­pe­rar.

SA­BOR ITA­LIANO El cen­tro his­tó­ri­co de San Gi­mig­nano, de­cla­ra­do Pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad, ma­ri­da a la per­fec­ción con el pre­cio­so di­se­ño del Gtc4­lus­so T.

VI­DA A BOR­DO El in­te­rior es sor­pren­den­te­men­te es­pa­cio­so. Una per­so­na de ca­si dos me­tros pue­de sen­tar­se atrás có­mo­da­men­te. La ban­que­ta tra­se­ra es­tá par­ti­da en tres par­tes pa­ra ma­xi­mi­zar la mo­du­la­ri­dad del ma­le­te­ro de 450 li­tros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.