No cul­péis a Sa­tán

GQ (Spain) - - Intro -

El ac­ci­den­te que ma­tó a Mans­field es una de las gran­des le­yen­das ur­ba­nas del Holly­wood clá­si­co.

El 29 de ju­nio de 1967, Mans­field via­ja­ba en la par­te de­lan­te­ra de un Buick Elec­tra rum­bo a Nue­va Or­leans, don­de de­bía ac­tuar esa mis­ma no­che. La acom­pa­ña­ban su abo­ga­do y aman­te, Sam Brody, y tres de sus hi­jos, quie­nes dor­mían en los asien­tos pos­te­rio­res. A cau­sa de la ma­la vi­si­bi­li­dad, el co­che se em­po­tró con­tra la par­te tra­se­ra de un ca­mión. La fuer­za del im­pac­to fue tal que el mo­tor del au­to sa­lió dis­pa­ra­do y ma­tó a los dos adul­tos. Los ni­ños sa­lie­ron ile­sos. El he­cho de que la pe­lu­ca de Mans­field apa­re­cie­ra en­tre los res­tos del si­nies­tro ali­men­tó el ru­mor de que ha­bía muer­to de­ca­pi­ta­da. Es­to fue des­men­ti­do en va­rias oca­sio­nes, pe­ro de­ri­vó de to­dos mo­dos en mor­bo­sas teo­rías so­bre su trá­gi­ca muer­te: unos me­ses an­tes, la ac­triz ha­bía ton­tea­do tan­to con la Igle­sia de Sa­tán co­mo con su fun­da­dor, el es­cri­tor An­ton La­vey.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.