'THE SUMMER OF LO­VE'

Paz, her­mano: ce­le­bra­mos en Ibi­za los 50 años del ve­rano del amor.

GQ (Spain) - - Sumario - por JUAN CLAUDIO MATOSSIAN

Los te­mas del re­fle­jo en el es­pe­jo y del des­do­bla­mien­to han fas­ci­na­do al ser hu­mano prác­ti­ca­men­te des­de siem­pre", nos ex­pli­ca el fo­tó­gra­fo Gus­tav Willeit des­de Ita­lia. "Me gus­ta ma­ni­pu­lar la reali­dad con ayu­da de la tec­no­lo­gía, crear un equi­li­brio en­tre lo ver­da­de­ro y lo fal­so y así des­cu­brir nue­vas fa­ce­tas del pai­sa­je". Un ojo en­tre­na­do pue­de dar­se cuen­ta de que el au­tor lo­gra al­te­rar la per­cep­ción me­dian­te la su­per­po­si­ción y con­jun­ción de imá­ge­nes de un mis­mo en­torno to­ma­das en di­fe­ren­tes mo­men­tos.

Aun así, no te cul­pa­mos si tar­das en per­ca­tar­te de la ilu­sión, por­que Willeit ha­ce to­do lo po­si­ble por ju­gar con tu men­te. "In­tro­duz­co el fac­tor hu­mano pa­ra rom­per la si­me­tría y con­fun­dir al observador", di­ce el fo­tó­gra­fo. "Ade­más de dis­traer­le, ac­túa co­mo un ele­men­to con el que se pue­de iden­ti­fi­car y tam­bién co­mo la fron­te­ra en­tre lo ver­da­de­ro y lo fal­so".

Aun­que no rehú­ye fo­to­gra­fiar pai­sa­jes ur­ba­nos co­mo las ca­lles de Hong Kong o la bu­lli­cio­sa es­ta­ción de Grand Cen­tral en pleno co­ra­zón de Man­hat­tan, pa­ra Willeit, que cre­ció en Cor­va­ra in Al­ta Ba­dia, en ple­nos Do­lo­mi­tas, los pa­ra­jes na­tu­ra­les son su prin­ci­pal fo­co de aten­ción. "Me críe en las mon­ta­ñas, así que sien­to una gran co­ne­xión con la na­tu­ra­le­za", ase­gu­ra. "Cuan­do me en­cuen­tro fren­te a un pai­sa­je, me ima­gino có­mo se­ría to­do sin la

in­ter­ven­ción del hom­bre. Con­si­de­ro que po­dría ha­ber si­do un pla­ne­ta ma­ra­vi­llo­so".

Esa vi­sión tras­cen­den­tal y poé­ti­ca que trans­mi­ten sus imá­ge­nes es­tá en par­te en­rai­za­da en las mu­chas in­fluen­cias a las que se vio ex­pues­to du­ran­te su pe­rio­do for­ma­ti­vo en la Die F+F Schu­le für Kunst und De­sign de Zú­rich, una de las es­cue­las de ar­te y di­se­ño más pres­ti­gio­sas del mun­do: "Es­toy muy fas­ci­na­do por el ar­te fi­gu­ra­ti­vo de los si­glos XVIII y XIX, es­pe­cial­men­te por to­do lo que sur­gió a par­tir del Ro­man­ti­cis­mo y que se ba­só en una cui­da­da ob­ser­va­ción del pai­sa­je y de los efec­tos que ejer­ce la luz".

Por si te lo pre­gun­ta­bas, la in­ten­sa sen­sa­ción de so­le­dad y me­lan­co­lía y el om­ni­pre­sen­te gris que im­preg­nan a la gran ma­yo­ría de sus com­po­si­cio­nes tam­po­co son ca­sua­les. "La elec­ción de co­lo­res de­ter­mi­na el re­sul­ta­do de la fo­to­gra­fía y los cie­los nu­bla­dos des­en­mas­ca­ran y ele­van aque­llo que per­ci­bi­mos co­mo in­fi­ni­to", ar­gu­men­ta. "Y me gus­ta que una per­so­na ais­la­da sea la pro­ta­go­nis­ta de mu­chas de mis obras por­que pa­re­ce co­mo si es­tu­vie­ra per­di­da en una pai­sa­je sus­pen­di­do. Creo que al fi­nal to­dos es­ta­mos muy so­los".

Su pá­gi­na web (www.gu­world.com) con­tie­ne va­rias de sus otras fas­ci­nan­tes se­ries, en­tre las que des­ta­can PERAT, en la que Willeit se pro­po­ne al­go tan abs­trac­to co­mo fo­to­gra­fiar el si­len­cio, STER, un ho­me­na­je a la ca­rre­te­ra so­li­ta­ria, o NATU_RAE, de­di­ca­da a mos­trar la fra­gi­li­dad del hom­bre fren­te a la gran­de­za de la na­tu­ra­le­za.

NIAAL Las ca­ta­ra­tas del Niá­ga­ra, en la fron­te­ra en­tre EE UU y Ca­na­dá, son las cas­ca­das más vi­si­ta­das y fo­to­gra­fia­das del mun­do. Cuen­tan con una an­chu­ra de ca­si un ki­ló­me­tro, así que el jue­go de pers­pec­ti­vas que en­ta­bla el fo­tó­gra­fo es ca­si im­per­cep­ti­ble. Hay que fi­jar­se en el cen­tro del cau­dal pa­ra en­con­trar la ano­ma­lía.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.