Álvaro Mo­ra­ta (o qué ha­ce un fut­bo­lis­ta en va­ca­cio­nes).

¿Y QUÉ HA­CE UN FUT­BO­LIS­TA CUAN­DO NO JUE­GA AL FÚT­BOL?

GQ (Spain) - - Sumario - (CA­SAR­SE, POR EJEM­PLO)

AA­rran­can la pre­tem­po­ra­da con una gi­ra ame­ri­ca­na o asiá­ti­ca y du­ran­te el cur­so via­jan una y otra vez por la vie­ja y lar­ga Eu­ro­pa (Lis­boa y Moscú es­tán se­pa­ra­das por 4.500 km) pa­ra dispu­tar la Cham­pions Lea­gue con sus clu­bes o la fa­se de cla­si­fi­ca­ción (pa­ra el Mun­dial o la Eu­ro­co­pa, se­gún to­que) con la se­lec­ción. Y to­do es­to sin con­tar los in­nu­me­ra­bles tra­yec­tos do­més­ti­cos pa­ra ju­gar el cam­peo­na­to lo­cal. El tiem­po del fut­bo­lis­ta de eli­te se re­par­te en­tre en­tre­na­mien­tos, par­ti­dos y via­jes. Por des­gra­cia, no siem­pre tie­nen mar­gen pa­ra co­no­cer esos des­ti­nos que vi­si­tan. De he­cho, lo ra­ro es que pue­dan dis­fru­tar de al­guno de ellos. "Del avión va­mos a la ha­bi­ta­ción del ho­tel, des­pués te­ne­mos unos diez mi­nu­tos pa­ra dar un pa­seo con el equi­po an­tes de ir al es­ta­dio y, tras el par­ti­do, re­gre­sa­mos rá­pi­do al ae­ro­puer­to. Su­pon­go que cuan­do de­je el fút­bol me de­di­ca­ré a co­no­cer en pro­fun­di­dad to­dos esos lu­ga­res", nos cuen­ta Álvaro Mo­ra­ta (Ma­drid, 1992), quien go­za de un ve­rano más re­la­ja­do de lo ha­bi­tual al no ha­ber es­te año com­pro­mi­sos in­ter­na­cio­na­les.

El es­pi­ga­do de­lan­te­ro es­pa­ñol, cam­peón de Li­ga y de Eu­ro­pa con el Real Ma­drid, es­tá dis­fru­tan­do de unos días de vino y ro­sas, qui­zá los más fe­li­ces de su vi­da: en di­ciem­bre de 2016 le pi­dió ma­tri­mo­nio a su no­via (Álvaro hin­có la ro­di­lla en un es­pec­tácu­lo del Ma­go Pop; pue­des ver el ví­deo del mo­men­to en Youtu­be) y aho­ra mis­mo de­be an­dar ce­le­bran­do la lu­na de miel por las is­las Sey­che­lles o en un sa­fa­ri ("a ver si la con­ven­zo, que no le ha­ce mu­cha gra­cia…", nos con­fe­só cuan­do que­da­mos con él). Su chi­ca, la gua­pí­si­ma mo­de­lo ita­lia­na Ali­ce Cam­pe­llo, a quien co­no­ció cuan­do de­fen­día la ca­mi­se­ta bian­co­ne­ra de la Ju­ven­tus, es in­clu­so más jo­ven que Álvaro (na­ció en 1995): "Al­gu­nos ami­gos me di­cen que lo bueno de ca­sar­me con 24 años es que así voy a te­ner más tiem­po pa­ra or­ga­ni­zar el res­to de mis bo­das", bro­mea, y al mo­men­to aña­de: "Lo cier­to es que só­lo lle­va­mos un año y me­dio, pe­ro ya he­mos su­pe­ra­do la ba­rre­ra de vi­vir jun­tos y es­ta­mos se­gu­ros de lo que hacemos". Tras la lu­na de miel, la pa­re­ja via­ja­rá a Ibi­za o a Ma­llor­ca con la fa­mi­lia de él y, más tar­de, pa­ra re­ma­tar un es­tío de en­sue­ño, Álvaro y Ali­ce vi­si­ta­rán Cer­de­ña con los pa­dres de ella.

Tras es­te lar­go y cá­li­do ve­rano, eso sí, el fut­bo­lis­ta ma­dri­le­ño ten­drá que qui­tar­se la ca­ra­ja de en­ci­ma y po­ner­se a pun­to pa­ra un cur­so que pue­de cam­biar su ca­rre­ra, pues a fi­nal de tem­po­ra­da to­ca Mun­dial en Ru­sia y de­be es­tar a la al­tu­ra del lis­tón del se­lec­cio­na­dor Ju­len Lo­pe­te­gui: "Pa­ra las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes es muy di­fí­cil, si no im­po­si­ble, com­pe­tir con el re­cuer­do de aquel equi­po que ga­nó to­do en­tre 2008 y 2012. No obs­tan­te, to­dos los fut­bo­lis­tas se­lec­cio­na­bles te­ne­mos la ilu­sión de ha­cer al­go gran­de con Es­pa­ña. Mi sue­ño de ni­ño siem­pre fue acu­dir y ga­nar una Co­pa del Mun­do, así que es­pe­ro es­tar muy ocu­pa­do en ju­nio y ju­lio de 2018".

DS­QUA­RED2 Po­lo con ra­yas verticales

CAL­VIN KLEIN UN­DER­WEAR Ca­mi­se­ta blan­ca de al­go­dón

VA­LEN­TINO Pan­ta­lón gris MARC JA­COBS Ga­fas de sol ADI­DAS Za­pa­ti­llas Yeezy

Jer­sey de pun­to blan­co y ne­gro ETRO, ca­mi­se­ta blan­ca de al­go­dón VA­LEN­TINO y ga­fas de sol MARC JA­COBS. (Si­guien­te pá­gi­na): Pan­ta­lón y ca­mi­sa azul RALPH LAUREN

PUR­PLE LA­BEL y ame­ri­ca­na MIRTO.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.