Pla­tón, post-tu­ris­mo y post-tu­reo

GQ (Spain) - - La Carta Del Director - @da­nie­len­trial­go DA­NIEL EN­TRIAL­GO Di­rec­tor de GQ

A PRIN­CI­PIOS DE LOS AÑOS NO­VEN­TA, ha­bía una se­rie de te­le­vi­sión lla­ma­da A tra­vés del tiem­po. Su pro­ta­go­nis­ta era Sam Bec­kett, un cien­tí­fi­co que po­día via­jar al pa­sa­do gra­cias a una má­qui­na que ha­bía in­ven­ta­do. El ti­po se de­di­ca­ba a vi­si­tar la Edad Me­dia, la Roma clá­si­ca o el pe­rio­do na­po­leó­ni­co sin que na­die se per­ca­ta­ra de su anacró­ni­ca pre­sen­cia. Una au­tén­ti­ca pa­sa­da. Un día, sin em­bar­go, creo que ya en la úl­ti­ma tem­po­ra­da, Bec­kett des­cu­bre a una mu­jer que, es­con­di­da en­tre la mul­ti­tud, no de­ja de ob­ser­var­le. "¿Qué ocu­rre?", se pre­gun­ta ex­tra­ña­do. "¿Ha­brá al­gún fa­llo en el sis­te­ma? Nun­ca me ha­bían re­co­no­ci­do an­tes". Al fi­nal del ca­pí­tu­lo, el mis­te­rio que­da re­ve­la­do. La mu­jer no es más que otra via­je­ra tem­po­ral que –co­mo él– re­co­rre las di­fe­ren­tes épo­cas de la hu­ma­ni­dad por pu­ro en­tre­te­ni­mien­to. ¡Va­ya de­cep­ción! Nues­tro go­zo he­cho añi­cos. En ese pre­ci­so mo­men­to, el pro­ta­go­nis­ta de­ja de ser ese hé­roe in­tré­pi­do que va sal­tan­do por los si­glos co­mo un dios mi­to­ló­gi­co pa­ra con­ver­tir­se –de gol­pe y po­rra­zo– en un sim­ple y vul­gar tu­ris­ta. Del tiem­po, sí (o cro­no­nau­ta, di­cho en fino); pe­ro tu­ris­ta al fin y al ca­bo. Un pu­ñe­te­ro tu­ris­ta.

Por­que a ve­ces, en la vi­da, es im­po­si­ble no sen­tir­se un po­co co­mo es­te Sam Bec­kett de la se­rie. Re­co­rre­mos mi­les de ki­ló­me­tros pa­ra co­no­cer ese lu­gar má­gi­co y so­ña­do que he­mos con­tem­pla­do en una pe­lí­cu­la o leí­do en una no­ve­la, pe­ro cuan­do lle­ga­mos al si­tio real (idea­li­za­do en nues­tra men­te), só­lo acer­ta­mos a ver en­jam­bres de tu­ris­tas en pan­ta­lón cor­to con el mó­vil en mano. ¡Qué ba­jón! Nues­tro de­seo de ab­sor­ber en so­li­ta­rio la esen­cia de esos es­pa­cios, pa­ra­jes na­tu­ra­les o ma­ra­vi­llas ar­qui­tec­tó­ni­cas se en­tur­bia e in­co­mo­da con la sim­ple pre­sen­cia del otro. Por­que el tu­ris­ta siem­pre quie­re ser más que un me­ro tu­ris­ta y re­co­no­cer­se en una ex­pre­sión más au­tén­ti­ca que la del res­to. Aun­que cla­ro, los otros pue­den pen­sar exac­ta­men­te lo mis­mo de no­so­tros. Así que to­do lo que se nos ocu­rre pa­ra co­nec­tar con lo real de ese ins­tan­te efí­me­ro es hacernos una fo­to (la me­mo­ria hue­ca, la lla­ma­ba Bart­hes), que nos re­cor­da­rá en el futuro –más que el lu­gar en sí– el he­cho de que fui­mos has­ta allí y nos hi­ci­mos una fo­to.

Ha­ce po­co leí que mu­chos mi­llen­nials, a la ho­ra de ele­gir un po­si­ble des­tino va­ca­cio­nal, no só­lo va­lo­ran co­mo fac­to­res de­ci­si­vos el pre­cio de los bi­lle­tes, la ofer­ta ho­te­le­ra o las po­si­bi­li­da­des de ocio, sino tam­bién la can­ti­dad de li­kes que sus fotos pue­dan ob­te­ner en Ins­ta­gram. Se­gún pa­re­ce, ha­cer­se un re­tra­to en de­ter­mi­na­dos lu­ga­res del pla­ne­ta –y no en otros– ga­ran­ti­za más o me­nos po­pu­la­ri­dad en las re­des. ¿No es alu­ci­nan­te? En la era de la post-ver­dad y la post-po­lí­ti­ca, tam­bién vi­vi­mos in­mer­sos en la del post-tu­ris­mo (aun­que a al­gu­nos nos pa­rez­ca más bien sim­ple post-tu­reo).

Me ima­gino a Sam Bec­kett via­jan­do has­ta el año 360 a. de C., ca­mi­nan­do con san­da­lias de es­par­to por las ca­lles em­pe­dra­das de la vie­ja Ate­nas, su­bien­do has­ta los jar­di­nes de la Aca­de­mia y acer­cán­do­se a un hom­bre ba­ji­to de pe­lo cano.

–Dis­cul­pe, se­ñor Pla­tón. ¿Le im­por­ta si nos hacemos un sel­fie?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.