El co­che que cam­bió Es­pa­ña cum­ple seis dé­ca­das

El uti­li­ta­rio más em­ble­má­ti­co de SEAT sa­lió al mer­ca­do en 1957, trans­for­man­do por com­ple­to nues­tro país. A par­tir de en­ton­ces, de­ja­mos de mi­rar ha­cia atrás y co­men­za­mos a con­tem­plar el futuro con op­ti­mis­mo.

GQ (Spain) - - Seat -

Có­mo he­mos cam­bia­do, can­ta­ban Pre­sun­tos Im­pli­ca­dos. Y des­de lue­go que lo he­mos he­cho des­de aquel le­jano 1957, año en el que vi­vi­mos un hi­to que impulsó el afán de pro­gre­so en nues­tro país co­mo nin­gún otro: la apa­ri­ción del SEAT 600, el ver­da­de­ro mo­tor –nun­ca me­jor di­cho– de la in­dus­tria­li­za­ción en Es­pa­ña. Y, so­bre to­do, el prin­ci­pal res­pon­sa­ble de des­cu­brir a una ge­ne­ra­ción en­te­ra (y a las si­guien­tes, por­que el fe­nó­meno se pro­lon­gó du­ran­te más de tres lus­tros) la li­ber­tad y la in­de­pen­den­cia de des­pla­zar­se a sus an­chas. Via­jar y de­vo­rar ki­ló­me­tros de­jó de ser una qui­me­ra y se de­mo­cra­ti­zó por fin (por mu­cho que aún no vi­vié­ra­mos en de­mo­cra­cia). El boom fue tan ce­le­bra­do

que has­ta se le de­di­có una can­ción, cu­yo es­tri­bi­llo ja­más se­rá ol­vi­da­do por los que vi­vie­ron to­do aque­llo: «Ade­lan­te, hom­bre del 600, la ca­rre­te­ra na­cio­nal es tu­ya».

GÉ­NE­SIS Y RA­DIO­GRA­FÍA DEL SEAT 600

En ma­yo de 1957 co­men­za­ron a sa­lir de las lí­neas de mon­ta­je de la fac­to­ría SEAT en Zo­na Fran­ca las pri­me­ras uni­da­des del SEAT 600. La mar­ca es­pa­ño­la, que ya fa­bri­ca­ba el 1400 con li­cen­cia FIAT, ne­go­ció con la ita­lia­na la li­cen­cia pa­ra pro­du­cir en Bar­ce­lo­na un se­gun­do co­che. Es­te mo­de­lo, el 600, era la se­gun­da ver­sión del que ha­bía si­do lan­za­do dos me­ses an­tes en Ita­lia, con ma­yor re­la­ción de com­pre­sión, le­ves cam­bios en la dis­tri­bu­ción y ven­ta­ni­llas des­cen­den­tes en vez de co­rre­de­ras, en­tre otros de­ta­lles téc­ni­cos y es­té­ti­cos.

El mo­de­lo ori­gi­nal, di­se­ña­do por el in­ge­nie­ro Dan­te Gia­co­sa, res­pon­día a unas con­di­cio­nes muy con­cre­tas: un vehícu­lo de cua­tro pla­zas y 450 kg de pe­so (200 pa­ra la me­cá­ni­ca y 250 pa­ra la ca­rro­ce­ría) con una ve­lo­ci­dad má­xi­ma no in­fe­rior a 85 km/h y con ple­na li­ber­tad pa­ra de­ci­dir la ubi­ca­ción del gru­po mo­tor-trans­mi­sión, de­lan­te o de­trás. Tras ana­li­zar am­bas po­si­bi­li­da­des, Gia­co­sa eli­gió la fór­mu­la to­do atrás –po­pu­la­ri­za­da por el VW Es­ca­ra­ba­jo alemán y el Re­nault 4CV fran­cés– de­bi­do a su me­nor cos­te. Pe­se a su pe­que­ño ta­ma­ño, no te­nía por qué ser un co­che in­có­mo­do. De he­cho, la ha­bi­ta­bi­li­dad fue una de sus ma­yo­res vir­tu­des gra­cias a que ha­bía si­do con­ce­bi­do des­de den­tro ha­cia fue­ra. Gia­co­sa hi­zo di­bu­jar pri­me­ro el ha­bi­tácu­lo a fin de si­tuar el vo­lan­te y los man­dos de la for­ma más ade­cua­da y po­der de­ter­mi­nar las di­men­sio­nes idea­les de las puer­tas pa­ra en­trar y sa­lir fá­cil­men­te. Co­mo cu­rio­si­dad, al prin­ci­pio el sen­ti­do de aper­tu­ra de las puer­tas era in­ver­so a la mar­cha –lo que se co­no­ce co­mo puer­tas sui­ci­das– y no cam­bió has­ta 1970 con la lle­ga­da del 600 E. Hu­bo in­clu­so una ver­sión con te­cho de lo­na prac­ti­ca­ble, el 600 D de 1963, con­si­de­ra­do el pri­mer des­ca­po­ta­ble ase­qui­ble de la épo­ca, pa­ra dis­fru­te de mu­chas fa­mi­lias de cla­se me­dia.

LA EX­PE­RIEN­CIA DE VIA­JAR EN FA­MI­LIA EN UN 600

Acos­tum­bra­mos a plan­tear re­tos pa­ra que lue­go apa­rez­can en el Guin­ness, pe­ro, ha­ce se­sen­ta años, los via­jes en fa­mi­lia en un SEAT 600 su­po­nían un ver­da­de­ro desafío. Nun­ca de­ja­rá de sor­pren­der­nos la po­li­va­len­cia de su ha­bi­tácu­lo, ca­paz de al­ber­gar has­ta a cin­co miem­bros y el equi­pa­je, que se dis­tri­buía en­tre el ma­le­te­ro, la ba­ca del te­cho y otros hue­cos que pa­re­cían sa­lir de la na­da, don­de siem­pre aca­ba­ba el bo­ti­jo, el ami­go in­se­pa­ra­ble en tiem­pos en los que no exis­tía el ai­re acon­di­cio­na­do. No era ra­ro ver in­clu­so seis y has­ta sie­te per­so­nas den­tro de un 600, lo que po­ne de re­lie­ve el pe­so ex­tra que el mí­ti­co mo­de­lo es­pa­ñol era ca­paz de mo­ver con su pe­que­ño mo­tor y sus li­mi­ta­cio­nes de re­fri­ge­ra­ción. Hay que re­cor­dar que el SEAT 600 cu­bría los más di­ver­sos ti­pos de uti­li­za­ción. Acer­có las pla­yas y pro­vin­cias a los es­pa­ño­les que des­cu­brían su pro­pio país, sir­vió pa­ra los des­pla­za­mien­tos co­ti­dia­nos al tra­ba­jo e in­clu­so pa­ra las múl­ti­ples vi­si­tas a las gran­des ciu­da­des pa­ra dis­fru­tar, ves­ti­dos con las me­jo­res ga­las, del ocio de la épo­ca. Por ello la his­to­ria de amor en­tre Es­pa­ña y el SEAT 600 du­ra­rá pa­ra siem­pre. Co­mo es­cri­bió Manuel Váz­quez Mon­tal­bán: «El día que los es­pa­ño­les se subie­ron al 600 em­pe­za­ron a ale­jar­se de su pa­sa­do e ini­cia­ron una ex­cur­sión de fin de se­ma­na de la que aún no han vuel­to».

Las pri­me­ras uni­da­des del SEAT 600 se fa­bri­ca­ron en la fac­to­ría de la Zo­na Fran­ca de Bar­ce­lo­na. Su pro­duc­ción fue un ver­da­de­ro mo­tor pa­ra la eco­no­mía es­pa­ño­la.

El 600 D fue el pri­mer des­ca­po­ta­ble real­men­te ase­qui­ble, pa­ra dis­fru­te de la cla­se me­dia

Aun­que el 600 no es lo que hoy con­ce­bi­mos co­mo un co­che fa­mi­liar, en su épo­ca fa­mi­lias en­te­ras via­ja­ban en él en­can­ta­das de la li­ber­tad que les da­ba.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.