Vis­to y no vis­to

GQ (Spain) - - Estilo - por Vi­cen­te Ga­llart

DES­DE QUE ONE DI­REC­TION (1D) se con­vir­tie­ra en la boy band más im­por­tan­te a ni­vel mun­dial, se veía ve­nir que uno de sus com­po­nen­tes, Harry Sty­les, con­se­gui­ría un es­ta­tus en el show bu­si­ness muy dis­tin­to al de sus cua­tro com­pa­ñe­ros. A lo lar­go de la in­ten­sa y exi­to­sa tra­yec­to­ria de 1D, Sty­les ya apun­ta­ba ma­ne­ras de lí­der con un sen­ti­do de la es­té­ti­ca que iba muy por de­lan­te del res­to de los com­po­nen­tes de un fe­nó­meno fan que tu­vo has­ta un do­cu­men­tal. Re­bo­bino. El pri­me­ro en cap­tar el gran po­ten­cial que po­seía es­te jo­ven fue Ch­ris­top­her Bai­ley, pre­si­den­te y di­rec­tor crea­ti­vo de Bur­berry, apre­su­rán­do­se en in­vi­tar­le a for­mar par­te de la ex­clu­si­va fa­mi­lia ce­le­brity que siem­pre se mue­ve al­re­de­dor de la fir­ma. To­do cua­dra­ba a la per­fec­ción, te­nien­do en cuen­ta el es­pí­ri­tu 100% bri­tá­ni­co de 1D y, có­mo no, del pro­pio Harry. De mo­do que Bur­berry pa­re­cía ser la op­ción per­fec­ta pa­ra el look de un pop star cu­ya in­fluen­cia en­tre los aman­tes de la mo­da más jó­ve­nes cre­cía de un mo­do es­pec­ta­cu­lar.

Fue en­ton­ces cuan­do Sty­les (y la es­ti­lis­ta del gru­po, Julie Fein­gold) de­ci­die­ron dar­le una vuel­ta de tuer­ca a su es­ti­lo apro­ve­chan­do la lle­ga­da de He­di Sli­ma­ne a Saint Lau­rent. Al ins­tan­te, el can­tan­te en­con­tró la hor­ma de su za­pa­to o, me­jor di­cho, la hor­ma de las Chel­sea boots que di­se­ñó Sli­ma­ne. A es­to su­mó el pan­ta­lón skinny y la ca­mi­sa es­tam­pa­da de se­da. Es­te jo­ven de 20 años se con­vir­tió así en un nue­vo icono de la mo­da mas­cu­li­na.

Co­mo era de es­pe­rar, 1D se se­pa­ró en el mo­men­to pre­ci­so y co­men­zó la cuen­ta atrás pa­ra el lan­za­mien­to de Harry Sty­les co­mo ar­tis­ta en so­li­ta­rio. ¡La ten­sa es­pe­ra ha fi­na­li­za­do! Su ál­bum de de­but es un éxi­to de crí­ti­ca y ven­tas y, una vez más, el can­tan­te ha sor­pren­di­do con un cam­bio de ima­gen. Aho­ra le to­ca el turno a Guc­ci, cu­yo ai­re bohe­mio le sien­ta de ma­ra­vi­lla. ¿Cuál se­rá su pró­xi­mo mo­vi­mien­to de fi­cha? Es­pe­ro an­sio­so.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.