GQPEDIA

An­net­te Ke­ller­man, in­ven­to­ra del ba­ña­dor e icono fe­mi­nis­ta.

GQ (Spain) - - Sumario -

¡In­de­cen­te! Esa fue la ex­pre­sión de los ba­ñis­tas de una pla­ya de Mas­sa­chu­setts re­fi­rién­do­se a una mu­jer que se ex­hi­bió an­te ellos em­bu­ti­da en un ba­ña­dor de pun­to ce­ñi­do de una so­la pie­za. El es­cán­da­lo tu­vo lu­gar fren­te a un ba­ta­llón de mu­je­res ata­via­das con pom­po­sos tra­jes de mu­se­li­na que cu­brían los bra­zos, es­co­te y, por su­pues­to, ca­si to­da la pier­na –en la ori­lla ha­bía cor­sés, som­bre­ros y has­ta za­pa­tos–. Pe­ro era 1907, una épo­ca en la que en las pla­yas es­ta­dou­ni­den­ses se prohi­bía que las mu­je­res en­se­ña­sen más de 15 cm de mus­lo por en­ci­ma de la ro­di­lla, al­go que ade­más com­pro­ba­ba un in­di­vi­duo co­no­ci­do co­mo el Me­di­dor de ba­ña­do­res. Aque­lla "des­ca­ra­da" mu­jer, que fue arres­ta­da, se lla­ma­ba An­net­te Ke­ller­man y te­nía 19 años. Ha­bía lle­ga­do a la pla­ya con in­ten­ción de en­tre­nar pa­ra una tra­ve­sía en Bos­ton: "Fui a Re­ve­re Beach pa­ra na­dar", se dis­cul­pó an­te los agen­tes. Na­da de pro­vo­ca­cio­nes, se­ño­ra. Es­to no es Aus­tra­lia, ni la sel­va, de­bie­ron de pen­sar al sa­ber que pro­ce­día de aquel lu­gar don­de a las na­da­do­ras sí que se les per­mi­tía usar tra­jes de ba­ño ajus­ta­dos. Ke­ller­man, na­ci­da en Sid­ney en 1886, ha­bía pa­de­ci­do ra­qui­tis­mo en su ni­ñez y, pa­ra for­ta­le­cer sus hue­sos, los mé­di­cos le re­co­men­da­ron que na­da­ra, co­sa que hi­zo du­ran­te to­da su in­fan­cia. Aque­llos años de prác­ti­ca des­per­ta­ron en ella una pa­sión por el agua que la acom­pa­ña­ría el res­to de su vi­da. Y no só­lo for­ja­ría su ca­rre­ra de na­da­do­ra sino que ins­pi­ró uno de sus me­jo­res ne­go­cios: el tra­je de ba­ño de una so­la pie­za. El pri­me­ro de la his­to­ria.

Con 15 años An­net­te co­men­zó a com­pe­tir y pron­to se con­vir­tió en una pro­fe­sio­nal de la na­ta­ción. En 1902 con­si­guió el ré­cord mun­dial fe­me­nino en lar­gas dis­tan­cias. Ade­más, era una ave­za­da sal­ta­do­ra –lle­gó a ha­cer cla­va­dos des­de 28 me­tros de al­tu­ra–. En aque­llos pri­me­ros años tam­bién co­men­zó con sus ex­hi­bi­cio­nes acuá­ti­cas en acua­rios, a ve­ces dis­fra­za­da de si­re­na con tra­jes que ella mis­ma con­fec­cio­na­ba. De sus pa­dres mú­si­cos he­re­dó el gus­to por desa­rro­llar es­pec­tácu­los mu­si­ca­les en los que in­cluía a un gru­po de chi­cas en­tre­nan­do pa­ra rea­li­zar mo­vi­mien­tos co­reo­grá­fi­cos en el agua, cla­ra pre­cue­la de la na­ta­ción sin­cro­ni­za­da. Da­do el éxi­to de sus shows –con­si­de­ra­dos ap­tos pa­ra el en­tre­te­ni­mien­to fa­mi­liar– en 1905 de­ci­dió via­jar a Eu­ro­pa pa­ra ha­cer de­mos­tra­cio­nes. En Lon­dres, don­de re­co­rrió a na­do 27 km en el río Tá­me­sis –tam­bién fue la primera mu­jer en in­ten­tar cru­zar el Ca­nal de la Man­cha– se to­pó con el pro­ble­ma de la mo­ral vic­to­ria­na. De mo­do que pa­ra pre­sen­tar­se an­te el pú­bli­co bri­tá­ni­co, y es­pe­cial­men­te fren­te a la fa­mi­lia real, An­net­te compró unas me­dias ne­gras que co­sió a los pan­ta­lo­nes cor­tos, crean­do de es­ta ma­ne­ra un tra­je de ba­ño que cum­plía con las con­ven­cio­nes mo­ra­les del Vie­jo Con­ti­nen­te.

Cuan­do lle­gó a EE UU ya era con­si­de­ra­da una estrella del vo­de­vil y ha­bía per­fec­cio­na­do sus co­reo­gra­fías acuá­ti­cas, lo que lla­mó la aten­ción de los pro­duc­to­res de ci­ne. En­tre 1909 y 1924, Ke­ller­man par­ti­ci­pó en 12 pe­lí­cu­las, con­vir­tién­do­se en la primera gran ac­triz aus­tra­lia­na de Holly­wood. Una de las gran­des ha­bi­li­da­des de An­net­te, que le per­mi­tió ha­cer gran­des se­cuen­cias ba­jo el agua, era que po­día con­te­ner la res­pi­ra­ción du­ran­te más de tres mi­nu­tos. Ke­ller­man tam­bién se con­vir­tió en la primera ac­triz en apa­re­cer des­nu­da en una pe­lí­cu­la, La hi­ja de los dio­ses (1916) en la que, cla­ro, su lar­ga ca­be­lle­ra cu­bría es­tra­té­gi­ca­men­te se­nos y pu­bis.

Pe­ro más allá de sus ha­za­ñas, Ke­ller­man pa­só a la his­to­ria co­mo un icono de mo­der­ni­dad fe­me­ni­na. En ape­nas unos años lo­gró que se im­pu­sie­ra el tra­je de ba­ño de una so­la pie­za co­mo un sím­bo­lo de la nue­va li­ber­tad pa­ra las mu­je­res. Ade­más, a lo lar­go de su vi­da pro­mo­vió con con­fe­ren­cias y cur­sos los be­ne­fi­cios del de­por­te, así co­mo de otros asun­tos re­la­cio­na­dos con la be­lle­za y la sa­lud. Co­mo em­pren­de­do­ra tam­po­co fue muy des­en­ca­mi­na­da en sus pro­pues­tas: en­tre sus ne­go­cios se in­cluían cen­tros de bie­nes­tar y en 1923 abrió una tien­da de co­mi­da sa­na en San Die­go. Tam­bién, es­cri­bió un li­bro di­dác­ti­co y una au­to­bio­gra­fía que nun­ca se pu­bli­có, aun­que la MGM compró los de­re­chos y con ella se reali­zó en 1952 la pe­lí­cu­la Mi­llion Do­llar Mer­maid, pro­ta­go­ni­za­da por otra gran ac­triz na­da­do­ra, Est­her Wi­lliams. Sin em­bar­go, la im­pre­sión de Ke­ller­man so­bre el re­sul­ta­do fue que era "in­sul­sa e in­tras­cen­den­te".

An­net­te re­gre­só a Aus­tra­lia en 1970 don­de si­guió na­dan­do y ha­cien­do ejer­ci­cio has­ta po­co an­tes de su muer­te en 1975. Sus ce­ni­zas fue­ron es­par­ci­das por la Gran Ba­rre­ra de Co­ral. Nun­ca usó bi­ki­ni.

GQUOTES

• "Quie­ro na­dar. Y no pue­do ha­cer­lo con más ro­pa de la que ca­be en un ar­ma­rio". • "No hay na­da más li­be­ra­dor que na­dar. To­dos los gri­lle­tes de la vi­da son arras­tra­dos por las olas". • "El bi­ki­ni mues­tra de­ma­sia­do. Un cuer­po lu­ce más her­mo­so cuan­do hay una lí­nea de te­ji­do inin­te­rrum­pi­da''.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.