TOR­MEN­TA DE IDEAS

Cu­be­tas con are­na… ¿la ener­gía lim­pia de­fi­ni­ti­va?

GQ (Spain) - - Sumario - POR GIAN VOLPICELLI

Cuan­do el sol in­ci­de so­bre su su­per­fi­cie, la are­na se ca­lien­ta y que­ma. Pue­de abra­sar, de he­cho, y cual­quie­ra que ha­ya pi­sa­do la pla­ya en un mes de agos­to sa­be bien de lo que ha­bla­mos. Le­jos de ser un pro­ble­ma, es­to po­dría lle­gar a con­ver­tir­se en una gran opor­tu­ni­dad de ne­go­cio: la em­pre­sa ita­lia­na Ma­gal­di ha desa­rro­lla­do en Mi­laz­zo (Si­ci­lia) una tec­no­lo­gía lla­ma­da STEM (So­lar Ther­mo Elec­tric Ma­gal­di) que, se­gún sus res­pon­sa­bles, "se ba­sa en un re­cep­tor de le­cho flui­di­za­do de are­na/ai­re op­ti­mi­za­do pa­ra el al­ma­ce­na­mien­to y la cap­ta­ción de ener­gía so­lar". En cris­tiano, STEM es una ins­ta­la­ción de 786 he­lio­es­ta­tos o espejos mó­vi­les que re­fle­jan la luz en un es­pe­jo gi­gan­te. És­te a su vez la re­bo­ta so­bre un tan­que lleno de are­na de sí­li­ce (270 to­ne­la­das con­cre­ta­men­te). "Es co­mo un de­pó­si­to, pe­ro en vez de ga­soil con­tie­ne ro­cas di­mi­nu­tas", ex­pli­ca Gen­na­ro Som­ma, in­ge­nie­ro je­fe del pro­yec­to.

En una pla­ya cual­quie­ra (a la que va­yas es­te ve­rano, por ejem­plo), el sol ca­lien­ta la ca­pa su­pe­rior de la are­na. En el in­te­rior del tan­que, sin em­bar­go, va­rias bo­qui­llas ex­pul­san ai­re com­pri­mi­do y man­tie­nen el con­te­ni­do en mo­vi­mien­to, pro­vo­can­do que se al­can­cen tem­pe­ra­tu­ras ele­va­dí­si­mas. Cuan­do és­tas su­pe­ran los 650º C, el ca­lor en­tra en con­tac­to con agua al­ma­ce­na­da en un con­jun­to de tu­be­rías y crea una ca­pa de va­por que mue­ve una es­truc­tu­ra de tur­bi­nas que pro­du­ce ener­gía (es­te com­ple­jo ge­ne­ra 21,5 MWH). "Una nu­be pue­de re­ba­jar el ren­di­mien­to de una es­ta­ción fo­to­vol­tai­ca con­ven­cio­nal. La are­na, en cam­bio, al­ma­ce­na el ca­lor du­ran­te más tiem­po sin su­frir es­tos in­con­ve­nien­tes. Su pro­duc­ción es es­ta­ble", aña­de Som­ma.

El mó­du­lo de Mi­laz­zo, ope­ra­ti­vo des­de ju­nio de 2016, es el pri­me­ro de los 29 que la em­pre­sa ita­lia­na es­pe­ra mon­tar an­tes de oc­tu­bre de es­te año. El es­pa­cio que ocu­pa ca­da uno de ellos, eso sí, po­dría ser un obstáculo pa­ra el por­ve­nir del pro­yec­to: la ins­ta­la­ción de Mi­laz­zo ocu­pa 22.500 m2, unos tres cam­pos de fút­bol. Por eso, ex­pli­ca Som­ma, "paí­ses co­mo Chi­le o Aus­tra­lia, con mu­chas zo­nas de­sér­ti­cas, po­drían ser los más be­ne­fi­cia­dos si se im­plan­ta­se el uso de es­ta tec­no­lo­gía".

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.