EN­TRE­VIS­TA

To­ni Na­dal o có­mo ges­tio­nar el ego y el ta­len­to de un nú­me­ro uno.

GQ (Spain) - - Sumario - por Joa­quín Or­te­ga

DU­RAN­TE ES­TAS VA­CA­CIO­NES se­gu­ra­men­te tus pies aca­ba­rán en­te­rra­dos en la are­na de una pla­ya ates­ta­da de cuer­pos ro­sa­dos al sol y ar­ma­dos to­dos de un li­cor re­fres­can­te tru­fa­do de hie­los. En es­te te­rri­to­rio y con­tex­to, po­co o na­da pro­duc­ti­vo de­be sa­lir. Na­da re­le­van­te de­be pa­sar. La de­ci­sión más tras­cen­den­te y com­pli­ca­da que uno de­be to­mar es: el ron, ¿con co­co o pi­ña? Sin em­bar­go, en 1944, es­to no fue lo que pa­só. En ju­lio de aquel año los hués­pe­des de un re­sort de EE UU aca­ba­ron to­man­do una se­rie de de­ci­sio­nes que con­fi­gu­ra­ron el mun­do oc­ci­den­tal que hoy co­no­ce­mos. El ca­pi­ta­lis­mo de con­su­mo re­gi­do por Wall Street par­tió de allí, del Mount Was­hing­ton Ho­tel de Bret­ton Woods. El edi­fi­cio, una es­truc­tu­ra gi­gan­tes­ca en for­ma de Y, ro­dea­da por 800.000 acres –ca­si 325.000 hec­tá­reas– de bos­que y ba­jo la aten­ta mi­ra­da de las Whi­te Mon­tains de New Ham­ps­hi­re, fue le­van­ta­do por Joseph Stick­ney, un mi­llo­na­rio que hi­zo una in­men­sa for­tu­na con el car­bón an­tes de cum­plir los 30. El ho­tel abrió sus puer­tas el 28 de ju­lio de 1902 y es­ta­ba a la úl­ti­ma en ser­vi­cios y lu­jos pa­ra la épo­ca. Allí ve­ra­nea­ban los Van­der­bilt, los As­tor y los Roc­ke­fe­ller. Te­nía has­ta su pro­pia cen­tral eléc­tri­ca pa­ra evi­tar apagones. Sin em­bar­go, la Gran De­pre­sión hi­zo de­caer el es­ta­ble­ci­mien­to y fi­nal­men­te, en 1943, la fal­ta de su­mi­nis­tros con­se­cuen­cia de la II Gue­rra Mun­dial pro­vo­có su cie­rre. Al año si­guien­te, el pre­si­den­te Fran­klin D. Roo­se­velt lo con­si­de­ró el si­tio ideal pa­ra or­ga­ni­zar una con­fe­ren­cia don­de cu­pie­ran có­mo­da­men­te 730 de­le­ga­dos de 44 paí­ses di­fe­ren­tes. Tam­bién ayu­dó que Roo­se­velt fue­ra ín­ti­mo ami­go del go­ber­na­dor de New Ham­ps­hi­re y que el ve­rano allí no fue­ra tan so­fo­can­te. El ob­je­ti­vo de las con­ver­sa­cio­nes era al­can­zar un acuer­do so­bre el sis­te­ma eco­nó­mi­co y fi­nan­cie­ro mun­dial del futuro, una vez ter­mi­na­da la gue­rra. De las ne­go­cia­cio­nes bro­tó la ri­va­li­dad en­tre el se­cre­ta­rio ame­ri­cano Harry Dex­ter Whi­te y el cé­le­bre eco­no­mis­ta bri­tá­ni­co John May­nard Key­nes. La ba­ta­lla, sin em­bar­go, la ga­na­ron los ame­ri­ca­nos. Se crea­ron el FMI y el Ban­co Mun­dial y el em­brión de la fu­tu­ra OMC. Y, por en­ci­ma de to­do, alum­bra­ron una nue­va era en la que el dó­lar se­ría la mo­ne­da de re­fe­ren­cia in­ter­na­cio­nal. Pe­ro di­bu­jar el futuro fi­nan­cie­ro del mun­do en un ho­tel du­ran­te el ve­rano de­be ser una ex­cep­ción. Co­co, por su­pues­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.